La Gerencia de Hellín incorpora nuevas técnicas quirúrgicas al Servicio de Urología

Permiten una mejor recuperación del paciente, menor estancia hospitalaria y evita desplazamientos a otros centros sanitarios

La Gerencia de Atención Integrada de Hellín, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), está incorporando nuevas técnicas quirúrgicas en el Servicio de Urología, unos procedimientos menos invasivos que permiten una mejor recuperación del paciente, menor estancia hospitalaria y evita desplazamientos a otros centros sanitarios.

Desde finales de 2023, el equipo formado por los especialistas José Julián Vázquez y Óscar Legido está llevando a cabo una introducción de técnicas que, hasta el momento, no se realizaban en el Hospital de Hellín. Estas prácticas clínicas mínimamente invasivas se están aplicando en el ámbito de la cirugía urológica y en el diagnóstico.

Entre estos procedimientos de reciente aplicación, destaca la nefrectomía laparascópica. Mediante el método de la laparoscopia, usando incisiones de pequeño tamaño, se consigue extraer el riñón. De esta manera, tanto el tiempo de recuperación del paciente como su estancia hospitalaria se acorta.

Para la implementación de esta técnica, los profesionales de la Gerencia de Hellín han contado con el apoyo del doctor Salinas, jefe del Servicio de Urología de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete. Una necesaria colaboración entre gerencias que está ayudando a prestar un más óptimo servicio de esta especialidad que diagnostica y trata las enfermedades del aparato urinario, aparato reproductor masculino y retroperitoneo.

El Servicio de Urología de la Gerencia de Atención Integrada de Hellín también está usando láseres de fibra de thulio y de holmio que permiten pulverizar las litiasis tanto vesicales como en otro lugar del aparato urinario, como son el uréter o riñón.

Como ha explicado el responsable del servicio, José Julián Vázquez, “con una cirugía endoscópica se resuelven estas patologías sin tener que recurrir a las cirugías abiertas que además de prolongar la estancia acarrean heridas quirúrgicas dolorosas, de gran tamaño y más susceptibles a la infección”.

En el ámbito diagnóstico, también se están introduciendo la ureterorrenoscopia flexible, la citoscopia flexible y biopsias prostáticas transperineales. Unos métodos que superan el abordaje clásico y con el que se está demostrando mayor tolerancia a la prueba por parte del paciente, mejor diagnóstico del cáncer de próstata y una menor tasa de infecciones urinarias.

Desde la Gerencia de Atención Integrada de Hellín se está trabajando para ahondar en este tipo de técnicas de cirugía menos invasivas y en implementar la endourología, con la puesta en marcha de más intervenciones quirúrgicas urológicas de este tipo, por ejemplo, la nefrolitotomía percutánea y que, nuevamente, redundará en la reducción de la estancia hospitalaria y una mejor atención a los pacientes.

Comentarios