García-Page resalta que Castilla-La Mancha vuelve a ser la región de España en la que más confía el empresariado para invertir

Con un índice de confianza empresarial de 14,3 puntos por encima de la media nacional
 El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page
 El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha destacado hoy que Castilla-La Mancha vuelve a ser la región de España en la que más confía el empresariado para invertir, volviendo a encabezar el ranking de confianza empresarial con 14,3 puntos por encima de la media nacional.

Un dato que se ha conocido esta mañana y al que el presidente regional se ha referido en Talavera de la Reina (Toledo) durante el acto de colocación de la primera piedra del Centro de Día de Alzheimer y Centro de Mayores que el Gobierno regional va a construir en la Ciudad de la Cerámica.

Para Emiliano García-Page es “enormemente importante” que nuestra región “vuelva a ser la primera de España en confianza empresarial y que los empresarios de España cuando tienen que mirar a un sitio en el que invertir y en el que confiar Castilla-La Mancha sea la primera y encabece la lista”.

Un primer puesto que, sobre todo, es “capital por lo que significa de esperanza para Castilla-La Mancha”, porque “de esa confianza empresarial se derivarán en el día de mañana más empresas, más empleo, más inversiones” para llevar a cabo como Gobierno actuaciones sociales, como el centro cuya primera piedra ha colocado.

Y junto a este gran registro económico y relacionado con el acto celebrado en Talavera, García-Page también ha resaltado otro baremo de carácter social relevante como es que “Castilla-La Mancha acaba ya de sobrepasar las 100.000 prestaciones por dependencia”, que es exactamente el doble que las que se encontró en 2015 cuando tomó posesión como presidente de la región.

Una cifra que va a seguir aumentando porque, tal y como ha destacado, “ya existe el compromiso de llegar a las 115.000 prestaciones”, un horizonte que ha considerado “indispensable y que no es una opción”, porque cada vez se vive más y es porque vivimos mejor y la “consecuencia amable de ello es que tenemos que crear una buena red entre todos, organizaciones, asociaciones, administraciones, profesionales de la sanidad y de bienestar social para atender las dolencias que van acompañando a la edad”.

En este sentido y a propósito del primer año de la presente legislatura, Emiliano García-Page ha remarcado que “todos los compromisos que adquirí con la sociedad hace ahora un año los vamos a cumplir”, incluso si se produce un escenario económico adverso, porque “está región será una región a salvo de cualquier tipo de hachazo o de recorte aunque se pongan difíciles las cosas, como otras veces, en la situación económica y, sobre todo, financiera de la Unión Europea”.

Acogimiento de menores

Emiliano García-Page también ha hecho referencia en su intervención en Talavera de la Reina a un relevante tema de actualidad como es la política migratoria en relación al acogimiento de menores inmigrantes no acompañados, defendiendo que “es indispensable en España que se normalice y se regule la cooperación entre las autonomías”.

Porque ha considerado que más que una cuestión de solidaridad de lo que se trata es de que “las leyes en España regulen el tráfico de cooperación constitucional, razonable en algo tan sensible como la atención a personas menores”, una cuestión que ha considerado que tenía que haber “estado fuera de la neurosis frentista que hay hoy en este país y, sobre todo, en la política nacional”.

Asimismo, ha recalcado que “Castilla-La Mancha va a cumplir siempre y, de hecho, lo estamos haciendo y se requiere en este sentido estar a la altura de las circunstancias” y hacerlo de “una manera normal sin que se utilice a los menores como pim, pam, pum”.

Por ello, ha asegurado que le “da vergüenza que nos tengamos que entender con algunos partidos políticos”, en referencia directa a los independentistas de Cataluña, “que exhiben hoy en España lo peor de la condición humana: la xenofobia, el racismo, el odio” que lo es “no solo con los que vienen a España desde fuera sino con muchos de los españoles que lo somos en igualdad de condiciones”.

En este sentido, ha asegurado que le da “mucho apuro” que “la gobernabilidad de España dependa de gente tan xenófoba, tan radical y tan generadora de odio con el conjunto de España y con quienes vienen de fuera y siendo menores”.

Comentarios