Un estudio de la UCLM podría contribuir a prevenir la ceguera en pacientes con diabetes

Los hallazgos se centran en un método alternativo para el diagnóstico de la retinopatía diabética: la autofluorescencia cutánea
La retinopatía diabética es uno de los principales causantes de la ceguera en pacientes que sufren diabetes. Hasta ahora, el examen de fondo de ojo había sido el método de diagnóstico más utilizado para identificar esta patología. Sin embargo, un revelador estudio liderado por investigadores de la Facultad de Enfermería de Cuenca ha aclarado que este invasivo, complejo y extenso procedimiento que fuerza la dilatación de la pupila puede sustituirse por una prueba más rápida y sencilla: la autofluorescencia cutánea (SAF por sus siglas en inglés).

El procedimiento de la SAF es sencillo. El dispositivo con forma de almohada se coloca en el antebrazo e ilumina la piel, identificando y midiendo los productos de la glicación avanzada, formaciones que aparecen cuando el azúcar en sangre se adhiere a las proteínas, acumulándose en los vasos sanguíneos e inflamándose. La propiedad autofluorescente de estos productos provoca que se iluminen cuando son excitados por una luz de una longitud de onda específica.

La inflamación de los vasos sanguíneos y la acumulación de estos productos pueden causar daños irreversibles en el organismo, obstruyendo con mayor rapidez los pequeños vasos, como son precisamente los de la retina. Este método permitiría otorgar diagnósticos precoces de riesgo y daño cardiovascular, previniendo complicaciones microvasculares como la retinopatía diabética y posterior ceguera en personas diabéticas. Por ello, con esta prueba la atención primaria del sistema sanitario podría abaratar costes a corto y largo plazo, ahorrar tiempo y ganar en efectividad al ser un método no invasivo, preciso y rápido.

Los hallazgos beben de la tesis doctoral de Irene Martínez García, doctoranda en “Investigación Sociosanitaria y de la Actividad Física” de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). A su vez, han formado parte de esta investigación los profesores de la universidad regional Iván Cavero Redondo (siendo también el director de la tesis), Carlos Pascual Morena (codirector de tesis), Celia Álvarez Bueno y Alicia del Saz Lara y María Dolores Gómez Guijarro como personal investigador de la universidad regional. Los participantes pertenecen al Centro de Estudios Sociosanitarios, al grupo de Investigación CarVasCare, y al grupo de investigación AgeABC de la Facultad de Enfermería de Cuenca.

Así, esta revisión sistemática y su posterior metaanálisis han conseguido revelar que la SAF muestra una precisión suficiente para su uso como método de cribado de retinopatía diabética en entornos clínicos. El estudio lleva por nombre “Auto fluorescencia cutánea no invasiva como método de cribado de la retinopatía diabética” y se ha publicado en la prestigiosa revista “Diabetes/Metabolism Research and reviews”.

En la actualidad, otros estudios continúan trabajando en esta línea, destacando la influencia de factores como la edad, el sexo, el hábito tabáquico, el color de la piel y el sueño en la acumulación de productos de la glicación avanzada, contribuyendo así con un aumento del riesgo cardiovascular. Abordar estos factores podría suponer avances en la prevención de la salud y detección avanzada de otras patologías, como las enfermedades cardiovasculares o la insuficiencia renal, problemáticas vinculadas con el deterioro de los vasos sanguíneos.