APAM-CLM denuncia "la falta de criterio de la Junta para la renovación de la flota de vehículos de los agentes medioambientales"

Se trata de híbridos enchufables que "no son aptos para transitar por ciertas zonas", lamentan

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM)  ha denunciado hoy la falta de criterio de la Consejería de Desarrollo Sostenible en la renovación de la flota de vehículos de los AA.MM. ya que se trata de todocaminos híbridos que no son aptos para transitar por terrenos con pendientes pronunciadas, arenosos o con barro, así como el cruce o vadeo de arroyos, lo que pone en riesgo su trabajo.

En nota de prensa, APAM-CLM sostiene que los agentes no han recibido con entusiasmo, precisamente, la llegada de estos 39 vehículos híbridos y 15 pick-up todo terreno, que fueron entregados contando con la presencia del presidente de la región, Emiliano García-Page, ya que han comprobado in situ y han certificado con las especificaciones del fabricante, que no son una herramienta adecuada para afrontar las múltiples funciones que realizan los agentes en el medio natural.

Y es que, en el manual de uso se especifica que si bien estos vehículos poseen tracción a las cuatro ruedas, estos han sido diseñados para circular principalmente sobre terrenos asfaltados, no estando indicado para un uso constante off-road.  Asimismo, el fabricante recomienda evitar terrenos con pendientes pronunciadas, arenosos o con barro, así como el cruce o vadeo de arroyos.

 A propósito de este dato, justo después de la primera entrega de estos vehículos, en algunos casos los agentes medioambientales recibieron instrucciones por parte de sus superiores que les indicaban que solo se podían usar los vehículos en terrenos transitables de asfalto y seco, debiendo ceñirse a las especificaciones del manual de usuario y siendo responsables del uso inadecuado que se pudiera hacer de los vehículos.

 De igual forma, el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Junta también se ha pronunciado recientemente respecto al uso que se puede hacer de estos vehículos. El mencionado servicio dictamina que la ficha técnica del modelo híbrido enchufable cataloga a éste como turismo  y que, por tanto, estos vehículos deberán circular por vías que estén preferentemente pavimentadas. De esta forma y de acuerdo a las instrucciones dadas, los nuevos vehículos van a brindar un exiguo servicio a la protección medioambiental de la comunidad autónoma.

A este despropósito se suma además la ausencia de una infraestructura adecuada para la carga eléctrica de los vehículos, al carecer de puntos de carga rápida en la mayoría de los emplazamientos donde los vehículos descansan.

 Ante todo esto, los Agentes Medioambientales observan perplejos cómo se les entrega una herramienta de trabajo que no les va a ser útil en multitud de situaciones y escenarios.                       

A modo de ejemplo, los agentes que tengan asignados los nuevos híbridos no podrán participar en operaciones de extinción de incendios forestales de forma segura, y tampoco podrán dar una respuesta mínimamente garantizada en otro tipo de emergencias en el medio natural, como la búsqueda y rescate de personas desaparecidas o accidentadas. De igual manera, se verá fuertemente limitada la custodia y preservación de la amplia diversidad de espacios de nuestra comunidad autónoma.

Así, un negro panorama se presenta sobre el parque móvil de los agentes medioambientales: Por un lado, existe un importante número de unidades con kilometrajes desorbitados, que en algunos casos llegan a superar los veinte años de servicio, y que por lógica deberían haber finalizado ya su vida útil. Por otro lado, el insuficiente reemplazo de estas unidades se está realizando mayoritariamente con vehículos que a todas luces no son aptos para desempeñar con garantías el servicio que prestan los agentes. Viejos y ruinosos vehículos más nuevos vehículos no aptos darán como resultado un cuerpo de Agentes Medioambientales con sus capacidades operativas significativamente mermadas.

Esta alarmante situación es la consecuencia del “escaso esfuerzo de la Consejería de Desarrollo Sostenible por una eficiente renovación de la flota de vehículos en los últimos años -asegura APAM-. Se ha visto cómo en la anterior legislatura únicamente se adquirieron diez vehículos nuevos para toda la comunidad autónoma, y cómo de forma humillante para los agentes, el resto de vehículos que recalaron en el cuerpo fueron coches de segunda mano procedentes  de Geacam, a consecuencia de una renovación de flota integral que se acometió en dicha empresa pública”, añade.

APAM-CLM considera de justicia que se establezca un sistema de renovación ambicioso mediante un sistema de renting, a diferencia del sistema de compra actual, puesto que se ha comprobado que el sistema de compra conlleva la existencia de vehículos extremadamente antiguos.

Desde APAM-CLM se valora positivamente que se apueste por la introducción de vehículos de bajas emisiones ante el reto del cambio global, pero ante todo se considera primordial que se adquieran vehículos capaces de responder a las necesidades cotidianas de los agentes. En este sentido, se estima que las 15 pick-up todoterreno incorporadas en las últimas entregas de vehículos, son claramente vehículos más útiles y versátiles que los todocamino mayoritariamente adquiridos y a un coste incluso más bajo.

Asimismo, APAM-CLM lamenta que Desarrollo Sostenible no haya establecido un cauce de participación de los Agentes Medioambientales en los procesos de adquisición de los nuevos vehículos, y que se haya malgastado innecesariamente el dinero público. Esta circunstancia es la tónica generalizada por parte del equipo directivo de la Consejería de Desarrollo Sostenible, demostrando  una actitud  de inmovilismo y  bloqueo hacia la práctica totalidad de las mejoras que demanda el colectivo.

Comentarios