Uno de ellos en Medicina Interna

Puertollano incorpora a ocho residentes de Medicina Familiar y Comunitaria a sus centros

Durante los próximos años se formarán en el Área Sanitaria de Ciudad Real y Alcázar de San Juan 84 residentes en distintas especialidades médicas. En Ciudad Real serán 53 médicos, 13 de ellos de Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC), 1 en Medicina del Trabajo y 1 en Medicina Preventiva y Salud Pública. En Puertollano serán ocho residentes en MFyC, uno de ellos en Medicina Interna, y en Alcázar serán 23 médicos residentes, 8 de los cuales MFyC. Como en los últimos años, casi todos ellos se dieron cita en las sedes del Colegio de Médicos de Ciudad Real y Alcázar de San Juan, para participar en el acto de bienvenida de la entidad colegial.

Los doctores Mª Concepción Villafánez, presidenta del Colegio de Médicos de Ciudad Real, Marian Montero, jefa de Estudios de la Unidad de Investigación, Docencia, Formación y Calidad de la Gerencia de Atención Integrada de Ciudad Real, Ángeles Ruiz, jefa de Estudios de Atención Familiar y Comunitaria de la U. D. de Ciudad Real, Constanza Muñoz Hornero, jefa de Estudios de Especialidades Hospitalarias del Hospital Santa Bárbara (Puertollano),  Beatriz Serrano Montalbán, vocal de médicos en Formación del Colegio de Médicos  y Antonio José Morandeira, jefe de Estudios  de la Unidad de Investigación, Docencia y Formación de la Gerencia Atención Integrada Alcázar de San Juan,  José Mª Alises Moraleda, jefe de Estudios U.D.M.F.C., los tres últimos a través de videoconferencia, se dirigieron a los residentes para darles la bienvenida y comentarles aspectos de la actividad colegial y docente. Por último, la Dra. Mar Sánchez Fernández explicó con detalle el Programa de Atención al Médico Enfermo (PAIME), que coordina en Castilla-La Mancha.

La Dra. Mª Concepción Villafánez, empezó su intervención felicitando, especialmente, a los residentes que han escogido la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria. “Sois muy valientes y vais a ser los pilares del sistema sanitario. Resolveréis más del 80% de las patologías. Sin vosotros, todo el sistema se va abajo”.  Con respecto al Colegio, les comentó que era importante que lo fueran conociendo en función de sus necesidades e inquietudes, y que cualquier aportación era bienvenida. Hizo un breve repaso por las actuaciones formativas, por los premios y por las actividades lúdicas que ofrece la institución colegial, así como de las Fundaciones de la OMC que tienen que tener siempre presentes (Fundación para la Protección Social, Fundación para la Formación y Fundación de Cooperación Internacional). “Tenemos la profesión más bonita del mundo, sed humanos, cuidad de los pacientes porque ellos son siempre nuestra razón de ser. Aprovechad el tiempo al máximo, pero también disfrutad al máximo. Lo más importante en la vida es ser felices”.

La Dra. Montero, que es también vocal de médicos Tutores y Docentes, alentó a los nuevos residentes a conocer el Colegio “porque os vais a dar cuenta que tiene funciones importantes: ofrece cursos, asesoría legal y apoyo constante, así como actividades de ocio y tiempo”. Asimismo, insistió en la ventaja de pertenecer a un Colegio pequeño por la cercanía que representa.

La Dra. Ángeles Ruiz insistió en la importancia de los colegios profesionales. “Tenemos una profesión de riesgo en nuestra labor diaria. El Colegio supone ayuda para el correcto ejercicio de la profesión, es nuestra casa y nos ofrece protección y amparo, asesoría jurídica, formación e impulsa la investigación. Pertenecer al Colegio nos permite ejercer de forma tranquila y segura”.

La Dra. Constanza Muñoz, instó a los presentes a aprovechar la residencia, “preguntar lo que tengáis que preguntar, nunca os quedéis con dudas. Es una etapa donde hay cosas muy bonitas, muchas guardias con momentos duros, pero también buenos. Podéis cumplir con vuestro objetivo de cuidar de una persona que os está pidiendo ayuda. Hay mucho que estudiar, pero cuando lleguéis a adjuntos os vais a alegrar de la formación recibida”.

El Dr. Antonio Morandeira, dio la enhorabuena a todos deseándoles lo mejor en este recorrido que inician. “Es una época dura, pero aprovecharla, disfrutarla e intentar hacer piña entre vosotros porque estamos en una provincia que lo permite”.

El Dr. José María Alises, incidió en la idea de que la residencia era un periodo de formación con dificultades pero que también tiene partes gratificantes, entre ellas, alcanzar la formación necesaria para ejercer la profesión.

Por último, Beatriz Serrano, desde Alcázar, puso a disposición de los nuevos residentes la vocalía que representa y les alentó a aprovechar esta etapa a nivel formativo. “El Colegio nuestra casa, siempre seréis bienvenidos y os atenderemos, informaremos y asesoraremos en lo que preciséis”.