Las máquinas de coser tradicionales, pieza del mes en el Museo Etnológico de Puertollano

Tal y como ha explicado la Asociación Cultural 'Portus Planus' con una magnífica disección

Las máquinas de coser tradicionales son la pieza del mes en el Museo Etnológico de Puertollano, tal y como ha explicado la Asociación Cultural 'Portus Planus' con una magnífica disección:

'Portus Planus'.- En la primera mitad del año, se impartieron en nuestro museo, con la colaboración económica de Repsol, cuatro cursos sobre oficios tradicionales, algunos ya con muy poca presencia en la sociedad.

Los cursos fueron: fabricación de zambombas, trabajos con esparto, apicultura y costura. A todos se le dio un enfoque tradicional.

Los traemos a nuestra sección de la “Pieza del mes” con la idea de que nuestros mayores recuerden y nuestros jóvenes aprendan de nuestra historia.

Por razones de oportunidad, el de fabricación de Zambombas lo dejaremos para diciembre y a partir de julio se presentarán los de Costura, Esparto y Apicultura.

Comenzamos pues con el de Costura, oficio que se mantiene vigente, aunque los medios y métodos utilizados ahora son muy diferentes de los de antaño.

El curso se celebró del 18 al 22 de marzo, fue impartido por Lucia Lara Blázquez, profesora de la academia Textil y Crear. Asistieron 18 mujeres y 2 hombres y se utilizaron las dos máquinas antiguas de las que dispone el museo y algunas más.

Comenzó el curso haciendo prácticas de costura sobre papel para ir familiarizándose con las máquinas, seguidamente empezaron a preparar la que iba a ser la prenda del curso, una FALTRIQUERA, especie de bolsa en la que las mujeres de antaño llevaban sus cosas de valor, eran bastante pequeñas y en esta ocasión se aumentó el tamaño para que pudiera entrar algo tan popular hoy como es el teléfono móvil.

En las fotos vemos una máquina antigua reconvertida con un mueble mas moderno, así quedaron muchas máquinas en el último tercio del siglo pasado, les quitaban su soporte original y las metían en este tipo de mueble moderno, con los soportes originales se hicieron muchas mesas y otros fueron directamente a la chatarra.

La otra máquina es una Singer, donada recientemente al museo por José Arévalo Mesas.

Comentarios