Repsol reforzará al Complejo Industrial de Puertollano para mantenerlo entre "los más avanzados del mundo"

La compañía multienergética creará nuevas iniciativas bajas en carbono, dotándolas de la escala necesaria y asegurando que acompasa la inversión al entorno regulatorio

Repsol ha presentado este jueves su Actualización Estratégica 2024-2027. En este plan, la compañía fija sus prioridades para los próximos cuatro años para reforzar su crecimiento rentable, consolidar su apuesta multienergética y alcanzar sus objetivos de descarbonización para 2027 y 2030 y las cero emisiones netas en 2050. En el caso del Complejo Industrial de Puertollano, Repsol reforzará su competitividad para mantener estas instalaciones entre las más avanzadas del mundo y creará nuevas iniciativas bajas en carbono, dotándolas de la escala necesaria y asegurando que acompasa la inversión al entorno regulatorio.

Una de las claves de la estrategia de descarbonización de Repsol se encuentra en la evolución de los complejos industriales de la compañía en polos multienergéticos. Estos activos garantizan el suministro energético y apoyan el mantenimiento de más de 5.000 puestos de trabajo directos de la compañía en la Península Ibérica.

En este sentido, Repsol prevé inversiones netas en su negocio Industrial de entre 5.500 y 6.800 millones de euros entre 2024 y 2027 para mantener a la vanguardia estas instalaciones y desarrollar productos de bajas emisiones, como los combustibles renovables, el hidrógeno renovable y el biometano. Las inversiones en iniciativas bajas en carbono están condicionadas a la evolución del marco regulatorio y fiscal en España.

Los proyectos para desarrollar nuevas iniciativas bajas en carbono están condicionados a la evolución del marco regulatorio y fiscal en España.   

Entre estos nuevos proyectos, se encuentra la nueva planta de combustibles renovables, prevista para 2025 y anunciada el pasado mes de julio. Con una inversión de 120 millones de euros, se reconvertirá una de las unidades del complejo industrial para producir más de 200.000 toneladas de combustibles renovables a partir de aceite de cocina usado, grasas agropecuarias y otros residuos de aceites vegetales, garantizando la competitividad de la refinería.

Esta planta de Puertollano será la segunda de Repsol, tras la puesta en marcha durante este mes de la de Cartagena, que producirá 250.000 toneladas de combustibles renovables, que evitarán 900.000 toneladas de CO2 al año, equivalente a poner en las carreteras 400.000 vehículos eléctricos, el actual parque de coches enchufables en España.

El hidrógeno renovable será también importante para la descarbonización de los complejos industriales. Repsol, el mayor productor y consumidor de hidrógeno de la Península Ibérica, prevé instalar electrolizadores en sus seis centros industriales de España y Portugal. En Puertollano, prevé poner en marcha un electrolizador para la producción de hidrógeno de 30 MW en 2026, que se utilizará como materia prima para producir combustibles renovables y otros productos descarbonizados.

Los combustibles renovables se fabrican a partir de residuos orgánicos (como aceites de cocina usados o biomasa) o combinando hidrógeno renovable y CO2 capturado. Su huella de carbono es cero o muy cercana a cero y, por tanto, son una solución rápida, inclusiva y eficiente en costes para la descarbonización inmediata del transporte (coches, camiones, aviones y barcos). Además, para el procesado de estas materias primas de origen renovable se aprovechan instalaciones industriales y logísticas ya existentes.

El objetivo de Repsol es alcanzar una capacidad total de producción de combustibles renovables, incluyendo hidrógeno renovable, de entre 1,5 y 1,7 millones de toneladas en 2027 y de entre 2,4 y 2,7 millones en 2030 en la Península Ibérica y en Estados Unidos, y liderar el mercado de biocombustibles.

El Complejo Industrial de Repsol en Puertollano es uno de los principales motores económicos y de generación de empleo de la región, siendo la empresa que más empleo directo genera en la provincia de Ciudad Real y está entre las cinco primeras de Castilla-La Mancha. En sus instalaciones trabajan cerca de 1.500 profesionales con una elevada cualificación que desempeñan su trabajo en puestos muy especializados. Además del empleo directo, el complejo industrial genera adicionalmente más de 1.000 empleos indirectos en las empresas de servicios y auxiliares, la mayoría, de la comarca. En 2023, Repsol mantuvo relación comercial con más de 130 empresas, un porcentaje muy alto del entorno más cercano a Puertollano, con una aportación económica de 150 millones de euros. Este movimiento económico genera más de 8.700 puestos de trabajo inducidos. El 21% de la población activa de la ciudad de Puertollano tiene algún tipo de relación laboral con Repsol y su Complejo Industrial.

Repsol en Castilla-La Mancha es un motor socioeconómico fundamental en la región: su aportación al PIB de la comunidad autónoma es de un 3% y genera casi el 4% de las exportaciones a nivel regional.

Comentarios