El subdelegado del Gobierno aplaude la inversión de más de 4,7 millones de euros en Herrera de la Mancha

Una reforma integral de los cuatro módulos, la enfermería, la cocina, las celdas, los locutorios y las duchas individuales
El subdelegado del Gobierno de España en Ciudad Real, David Broceño, ha visitado el centro penitenciario de Herrera de la Mancha acompañado por su director, Marceliano García-Catalán, para conocer la remodelación integral que el Gobierno de España está llevando a cabo.

Desde el Gobierno de España, a través de la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (SIEPSE), se está invirtiendo 4,5 millones de euros para acometer una remodelación integral del Centro Penitenciario. Las obras se están llevando a cabo en los cuatro módulos que contiene el centro penitenciario, y también se reformarán la enfermería, la cocina, las celdas y la instalación de duchas individuales con el fin de evitar las colectivas. Además, se mejorará la seguridad y se instalará una planta de energía fotovoltaica para autoconsumo del centro.

Además, la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias ha acometido la remodelación integral de los locutorios por una cuantía de 250.000 euros.

En la visita a las instalaciones, David Broceño ha conocido el trabajo que llevan a cabo los profesionales del centro así como la diferentes dependencias del penal, que datan de 1979, cuando era considerada la primera cárcel de máxima seguridad de España.

El centro apuesta por la reinserción social de los internos a través del trabajo, la formación y la educación reglada. Actualmente, hay 251 internos matriculados en diferentes enseñanzas que se imparten, que engloba desde clases de Educación para adultos (Primaria y ESO) hasta formación universitaria a través de la UNED o el Centro de Inserción Social Concepción Arenal de Ciudad Real.

Respecto a la Formación Profesional, se imparten cursos con titulación homologada, entre los que destacan pintura, decoración, manipulador de alimentos, carretillero, panadería, repostería y gestión de residuos. Lo que permite a los usuarios acceder a los puestos de trabajo que hay dentro del centro o en el exterior gracias a diversas empresas colaboradoras.

La plantilla del centro penitenciario es de 223 funcionarios y personal laboral. A esto hay que añadir cinco maestros de Educación Primaria y un profesor de Secundaria.

También desempeñan su labor diferentes ONG de la provincia, como Proyecto Hombre, Cruz Roja, Cáritas Siloé y Plena Inclusión, que colaboran con el centro.

David Broceño ha reconocido la labor que desempeñan los profesionales para intentar reconducir las vidas de los internos cuando cumplan con su condena y así contar con una segunda oportunidad.

“Con las obras que se están realizando conseguiremos dignificar las condiciones del centro” ha afirmaba el subdelegado del Gobierno de España en Ciudad Real. 

El centro penitenciario Herrera de la Mancha cuenta con una población reclusa de 391 internos, cifra que se mantiene estable en los últimos años, y cuya mayoría se encuentra en segundo grado.