Fúnez y Belda consideran que los jóvenes necesitan "más incentivos tributarios"

Ambos consideran que "un adecuado tratamiento fiscal de las personas más jóvenes de nuestra tierra favorecerá sus oportunidades de emancipación, desarrollo y realización personal"
La diputada del Partido Popular por la provincia de Ciudad Real, Carmen Fúnez
La diputada del Partido Popular por la provincia de Ciudad Real, Carmen Fúnez

Los diputados del Partido Popular por la provincia de Ciudad Real, Carmen Fúnez y Enrique Belda, consideran que un adecuado tratamiento fiscal de las personas más jóvenes de nuestra tierra favorecerá sus oportunidades de emancipación, desarrollo y realización personal.

“La tónica de los últimos cinco años en la radiografía social de los y las jóvenes de nuestra provincia es una cifra de paro inasumible, mientras que los que encuentran trabajo o emprenden una actividad por su cuenta, siguen en situación precaria, por contratos temporales o por salarios muy ajustados”, advierten, y entienden que hasta que se pueda avanzar con políticas coherentes en mejoras globales, los poderes públicos están en la obligación de adaptar la carga impositiva.

Proponen desde el Partido Popular que los jóvenes trabajadores vean bonificada su cuota tributaria correspondiente a los primeros 30.000 euros, y que el ahorro fiscal resultante se destine a nutrir una cuenta de ahorro durante cuatro ejercicios posteriores. “Se podrán beneficiar los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 años con el fin de incentivar tanto la educación superior como la formación profesional, según recomienda el Banco de España, y hasta los 34 años incluidos”, informan.

Explican que la bonificación se empezaría a contar en el ejercicio en que comenzasen su actividad laboral de la que se derivase pago de IRPF, y la intensidad de la ayuda fiscal se iría reduciendo cada año, comenzando con el 100% de bonificación el primer ejercicio y finalizando el cuarto año en un 25% (primer año: 100%; segundo año: 75%; tercer año: 50%; cuarto año: 25%). Este ahorro está condicionado a que los fondos que se dejan de ingresar a la hacienda pública se destinen a alguno de los siguientes fines: entrada para la compra de una vivienda, emprendimiento, formación y natalidad.

“Planteamos también que se puedan utilizar de manera incondicionada por aquellos progenitores que lo sean por primera vez antes de los 27 años, o tengan dos hijos antes de los 35”, han precisado.

El periodo de bonificación será de cuatro años y el periodo máximo para su aplicación será de otros cuatro años máximo sin capacidad de prórroga. Los requisitos que el Partido Popular considera oportunos tras evaluar la franja de edad afectada son tener más de 18 años y menos de 35, y ser trabajador por cuenta propia o ajena.

Finalmente, han aclarado que el beneficio se aplicará sobre la renta obtenida con un tope máximo de 30.000 euros. Para los jóvenes que ganen hasta 45.000 euros también se aplicará dicho beneficio de manera íntegra con una base imponible máxima de 30.000 euros. A partir de esta cifra se aplicará una escala regresiva.

Comentarios