La Diputación colabora con la cuestación de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Ciudad Real

El presidente, Miguel Angel Valverde, ha hecho entrega de un donativo en nombre de la institución en la mesa que ha sido instalada frente al Palacio Provincial
La Diputación de Ciudad Real ha colaborado esta mañana con la Asociación de Esclerosis Múltiple de Ciudad Real, AEDEM-CR, que reúne a afectados por esta dolencia y a familiares, con motivo de la celebración del Día Mundial de esta enfermedad que se conmemora el 30 de mayo, con el objetivo de visibilizar y sensibilizar a la población sobre esta patología neurológica de carácter crónico. Un acto que ha contado con la instalación de varias mesas para recavar fondos para luchar contra esta patología.

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel Valverde, junto a la portavoz del Equipo de gobierno, Rocío Zarco, el vicepresidente cuarto, Adrián Fernández, y la diputada provincial, María Isabel Mansilla, han hecho entrega de un donativo en nombre de la institución en la mesa que ha sido instalada junto al Palacio Provincial.

Valverde, que ha aprovechado para dialogar con el voluntariado que ha participado en la cuestación, se ha interesado por la enfermedad y la evolución de los tratamientos, que están en constante adaptación. Una asociación que ofrece ayuda al paciente con atención psicológica y recursos para hacer frente a la aceptación del diagnóstico, por lo que el presidente de la Diputación les ha felicitado por la excelente labor que llevan a cabo con el objetivo de ayudar a quienes padecen esta dolencia. La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad neurodegenerativa autoinmune, del Sistema Nervioso Central, que afecta a 55,000 personas en España y a 2.9 millones en todo el mundo. Generalmente, se diagnostica entre los 20 y los 40 años, en pleno desarrollo personal y laboral. AEDEM- CR se fundó en 1995 y cuenta con unos 350 asociados de los que, aproximadamente, más de la mitad son personas afectadas.

Entre las principales reivindicaciones de la asociación destacan la obtención de un diagnóstico precoz en sus etapas iniciales, que permite aplicar estrategias para retrasar su progresión y minimizar las discapacidades asociadas, el acceso a un tratamiento de rehabilitación integral, personalizado, gratuito y continuado, o mayor apoyo gubernamental para avanzar en la investigación y para poder ofrecer otros servicios imprescindibles como son la fisioterapia.