Romero: una hierba hermosa y aromática para el hogar y el jardín

El romero es una planta que durante siglos ha ocupado un lugar destacado en la cocina y la medicina. Los pequeños arbustos con hojas perennes en forma de agujas son típicos del paisaje mediterráneo. El romero medicinal es adecuado para el cultivo en macetas y en el jardín. ¿Cómo sembrarlo? ¿Cómo cuidarlo? Aquí te ofrecemos consejos prácticos sobre el cultivo del romero. ¡Te invitamos a leer!

Conozcamos mejor el romero

En la naturaleza, el romero se encuentra en las regiones del Mediterráneo y Europa. Es una planta de la familia Lamiaceae, que alcanza de 50 a 150 cm de altura, dependiendo de la variedad. Los tallos del romero son erguidos, lignificándose en el segundo año de cultivo. Los arbustos de romero tienen un fuerte aroma a pino y especias. Las hojas coriáceas, de color verde oliva, recuerdan a las agujas de los pinos. Las flores del romero son pequeñas, de color azul o violeta pálido, melíferas y brotan en las ramificaciones de las hojas.

El romero actualmente se cultiva a escala industrial en muchos países. Se utiliza en la producción de especias, medicamentos herbales y cosméticos. La composición química del romero es beneficiosa para la salud. Su alto contenido en flavonoides hace que la planta tenga efectos positivos sobre muchas dolencias. Además, sus propiedades regenerativas y calmantes se aprovechan en cosmética. Los productos que contienen romero se recomiendan para aliviar el cansancio y mejorar el bienestar. En la cocina, el romero es una valiosa especia para carnes, pescados y patatas al horno. También puede enriquecer el sabor de platos de pasta, salsas y ensaladas.

¿Dónde quiere crecer el romero?

El romero es una especie que ama el sol intenso. Sin embargo, los arbustos deben protegerse de los vientos fríos, por lo que es mejor mantenerlo en un lugar resguardado. El romero crece bien en suelos arenosos, permeables, calcáreos y con pH alcalino. Sus necesidades de agua son muy bajas y es absolutamente intolerante al exceso de humedad en el suelo.

En el jardín, el romero es una planta que se puede plantar en parterres soleados y jardines rocosos. Es un elemento interesante para bordes y una decoración aromática única para balcones y terrazas. Al optar por el romero, hay que recordar que la planta no sobrevive al invierno en el suelo en nuestras latitudes, por lo que debe protegerse del frío (en otoño, las plantas deben trasplantarse a macetas y llevarse al interior).

Siembra del romero

El romero se cultiva de dos maneras: a partir de semillas y esquejes. Mientras que los esquejes no son baratos, las semillas de romero son una excelente alternativa. El romero tiene un largo período de germinación, por lo que se debe sembrar con suficiente antelación. El período estándar de siembra del romero es en marzo. Las semillas de romero se siembran de 2 a 3 en pequeños contenedores, a una profundidad de 0,5 cm. El cultivo en mini invernaderos es muy efectivo, ya que proporciona condiciones óptimas para la germinación. Un factor crucial para la germinación es el calor. Los contenedores con las semillas sembradas deben mantenerse a una temperatura de 18-20⁰C.

Las plántulas de romero necesitan ser trasplantadas. Los esquejes se plantan en el suelo en mayo y a principios de junio, pero es mejor cultivar el romero en contenedores móviles que se puedan llevar al interior en invierno. En primavera, se puede volver a sacar el romero al jardín.

Para comenzar a cultivar romero, vale la pena invertir en semillas de alta calidad. En la oferta de Garden Seeds Market encontrarás no solo semillas de romero, sino también una amplia variedad de otras semillas de hierbas. Las semillas disponibles en la tienda están cuidadosamente seleccionadas, lo que garantiza plantas sanas y vigorosas. Cultivar romero a partir de semillas no solo es un método económico, sino también gratificante para enriquecer tu jardín con esta aromática hierba.