Osteoporosis: Los tratamientos más efectivos para combatirla

s

La osteoporosis es una enfermedad que pueden padecer personas de todas las edades, pero se da con mayor frecuencia en adultos de la tercera edad, y más en las mujeres que en los hombres. Según datos de la OMS, en España hay 3,5 millones de personas que padecen osteoporosis o corren un alto riesgo de padecerla. Esta enfermedad no se puede curar, pero existen numerosos medicamentos que pueden hacer que no empeore. Hoy nos ponemos en contacto con los profesionales de farmaciaamer.com para que nos expliquen en qué consiste esta enfermedad y qué remedios farmacéuticos y naturales pueden ayudarnos a paliar sus efectos.

 

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis, o enfermedad de los huesos porosos, es una enfermedad que como su propio nombre indica, afecta a los huesos. El nombre viene del griego osteon (hueso) poro (vía, conducto) y el sufijo -osis (enfermedad, anomalía) y hace referencia al proceso degenerativo mediante el cual el interior de un hueso sano, que tiene pequeños espacios similares a la construcción de un panal de abejas, empieza a perder fuerza y densidad debido al aumento en el tamaño de esos orificios que lo conforman, provocando además que éste se vuelva más fino y débil en su parte exterior.

 

Los primeros estadios de la osteoporosis no presentan síntomas, y en la mayoría de los casos, las personas con osteoporosis no saben que la padecen hasta que sufren una fractura. Si aparecen síntomas, algunos de los primeros que salen a la superficie son la retracción de encías, pérdida de fuerza de agarre y uñas débiles y quebradizas.

 

Síntomas de la osteoporosis agravada

A medida que los huesos se debilitan, aumenta el riesgo de fractura,  y sin un tratamiento adecuado, la osteoporosis puede empeorar hasta convertirse en una enfermedad grave. Los síntomas de la osteoporosis grave suelen incluir  fracturas por una caída o por un golpe y dolor de espalda o cuello, e incluso pérdida de altura por rotura de una de las vértebras del cuello o la espalda, tan débiles que se rompen bajo la presión normal de la columna.

 

Factores de riesgo de la osteoporosis

La edad es el factor de riesgo principal asociado a la osteoporosis. A lo largo de la vida, el cuerpo descompone el hueso viejo y produce hueso nuevo. Sin embargo, a partir de los 30 años, el cuerpo empieza a descomponer el hueso más rápido de lo que es capaz de reemplazarlo. De esta manera, el hueso va perdiendo densidad y se vuelve cada vez más frágil, lo cual a su vez provoca que se pueda romper con mayor facilidad. 

 

La menopausia es otro factor de riesgo primario en las mujeres entre los 45 y los 55 años debido a que los cambios hormonales que esta etapa provoca hacen que se acelere el proceso natural de pérdida de hueso. 

 

Además de los ya mencionados, existen otros factores de riesgo tales como:

 

- El sexo (las mujeres son más propensas).

- La raza (blancos y asiáticos son más propensos).

- Tener antecedentes familiares de osteoporosis.

- Mala alimentación.

- Inactividad física.

- Fumar.

- Tener bajo peso corporal.

- Tener huesos pequeños.

¿Cómo combatir la osteoporosis?

Algunos de los factores de riesgo de la osteoporosis, como la mala alimentación y la inactividad, se pueden controlar haciendo pequeños cambios en el estilo de vida. Por ejemplo, puedes dejar de fumar, mejorar tu dieta para incluir alimentos ricos en calcio y empezar a hacer ejercicio de fuerza para tener unos músculos fuertes que puedan ayudar a soportar tu estructura ósea. 

 

Sin embargo, hay otros factores de riesgo que no puedes controlar, como la edad o el sexo, por lo que la enfermedad puede aparecer de todas formas, y en estos casos la mejor alternativa para combatirla son los medicamentos.

 

Raloxifeno

El raloxifeno es un modulador selectivo del receptor de estrógenos (SERM) que actúa imitando los efectos beneficiosos del estrógeno en los huesos sin los riesgos asociados a la terapia hormonal. Existe numerosa evidencia científica sobre el impacto positivo del Raloxifeno, especialmiente en  mujeres postmenopáusicas ya que reduce el riesgo de fracturas vertebrales.

 

Ácido Alendrónico

Pertenece a la clase de bisfosfonatos y reduce la actividad de los osteoclastos, las células que descomponen el tejido óseo. Se administra generalmente una vez a la semana y es eficaz en el aumento de la masa ósea y la reducción de las fracturas vertebrales y de cadera.

 

Ibandronato

También de la familia de los bisfosfonatos, el ibandronato se puede administrar mensualmente por vía oral o cada tres meses por vía intravenosa. Ayuda a prevenir la pérdida ósea y reduce el riesgo de fracturas vertebrales.

 

Ácido Risedrónico

Similar al ácido alendrónico, este bisfosfonato se toma diaria o mensualmente. Es eficaz para aumentar la densidad ósea y reducir el riesgo de fracturas vertebrales y no vertebrales.

 

Ácido Zoledrónico

Se administra mediante infusión intravenosa una vez al año, lo que facilita la adherencia al tratamiento a largo plazo. Reduce significativamente el riesgo de fracturas vertebrales, de cadera y otras no vertebrales.