Solana del Pino vuelve a a ser la capital mundial del lobo

Unos doscientos defensores del lobo, su hábitat y la naturaleza han participado del 27 al 29 de septiembre en la séptima edición de Emlobados, un evento organizado por la Asociación naturalista Aullidos de Sierra Madrona (Anasma) que va creciendo año tras año y que en esta ocasión ha otorgado el premio Lobo Ibérico a Javier Castroviejo Bolivar, ex director de la Estación Biológica de Doñana y el programa MaB de la Unesco, “por su dedicación científica al mundo del lobo ibérico y de la conservación de la naturaleza ibérica en general”.

Han sido tres días de ponencias, charlas, tertulias, rutas y ricas comidas en camaradería desarrolladas en la localidad de Solana del Pino, un lugar donde la mayoría de sus habitantes están convencidos de que el entorno del Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona es un paraíso de biodiversidad y que sus recursos naturales sólo pueden sumar y aportarles ventajas. Unos recursos, a los que se puede unir en breve el lobo ibérico, que supondrían el complemento necesario al desarrollo económico cuya única alternativa en estos momentos es la caza.

En ese sentido, Emlobados pretende "reivindicar al lobo como la cima ecológica en los ecosistemas mediterráneos", por lo que tiene como objetivo alcanzar la sensibilización ambiental y la concienciación a favor del lobo ibérico en todo el territorio peninsular.

Los organizadores han mostrado en las redes sociales su satisfacción “ante el gran éxito de las jornadas de este año, gracias a todos los que hacemos posible que la manada de Emlobados siga creciendo año tras año”.

También muestran su agradecimiento al Ayuntamiento de Solana del Pino “por su colaboración inestimable y por cedernos los locales para el evento y el alojamiento de participantes, gracias a Tasin, Tani, Javi el lucero, Machole, Lorenzo, Conra, Vangel etc. Por prestarnos el mobiliario y lo que nos ha hecho falta, a Cristóbal por donarnos el cordero y a las casas rurales por acoger a la gente”.

Así como “a los socios que han colaborado en el montaje del tinglado y la elaboración de las comidas, a los que montaron sus puestos para hacer un poco más interesante el evento, Carnicería el Lucero, Lucas Notario, Imaginat, José el de BaraKaldo, a la panadería por mantenerla abierta a pesar de tener otros compromisos y como no a el amigo Virgilio por deleitarnos en directo con su cerámica.

A milano negro por hacerle ese cuento tan chulo a nuestros niños del pueblo.Y como no podía ser de otra manera a todos los ponentes, participantes y organización, por el buen rollo, la unión y el compañerismo característico ya de estas jornadas, que hacen posible que año tras año, Solana del Pino, capital mundial del lobo por unos días” concluye la Asociación naturalista Aullidos de Sierra Madrona (Anasma) organizadora año tras año de este evento.

Comentarios