España de “rebajas” electorales

Según cita literal de Píndaro, fragmento 292, recogido también por Platón, Teeteto 173e: (Meditaciones de Marco Aurelio, Libro II,13).

Y esa es la nueva sensación que produce alguna clase política, irrumpiendo a través de situaciones ciertamente incomprensibles para una gran parte del electorado entre los que me encuentro, y en las que imagino subyacen otros objetivos ¿políticamente espurios? que no desean que compartamos.

Ciertamente, las actuaciones políticas que se vienen desarrollando de un tiempo a esta parte, se parecen mucho al supuesto .

Viene a mi memoria un artículo remitido a este mismo Medio, 48 horas previas al escrutinio de las últimas elecciones, titulado: cuya premonición, desde luego, no supuso ningún mérito dadas las circunstancias.

Vuelven a presentarse de nuevo las sombras de otra máxima de Marco Aurelio, citada en el mismo Artículo:

De nuevo, gran parte del electorado se somete ante nuevas preguntas procedentes de la misma raíz, pero inmersas, al día de hoy, en reacciones desconocidas.

No puedo evitar apartar de mi memoria un suceso curioso acaecido en España hace unos cuantos años:

Sucedió en Julio de 1982, y se jugaba en el Estadio Santiago Bernabéu la final del Campeonato del Mundo entre Italia y Alemania.

En el palco rebosante de personalidades, prácticamente, hombros con hombros, compartían un escaso hueco de distancia, el entonces presidente del Gobierno Español, Leopoldo Calvo-Sotelo (en su más íntimo círculo familiar: Leti) y, el presidente de la República Italiana, Sandro Pertini.

Me cuentan, salvo que voluntariamente desearas eludir la conversación de ambos mandatarios, que resultaba imposible distanciarse de los mismos... por lo que resultó labor imposible desatender la siguiente conversación:

El mandatario italiano, octogenario por aquellas fechas, también de sagacidad política, espetaba al presidente español, a su vez rebosante de adustez protocolaria:

Observamos pues, una similar situación técnica de convocatoria de elecciones, ante muy parecidas situaciones de antaño y actuales: .

Para los actuales, la nueva convocatoria supone una óptica distinta entroncada.

Con mucha probabilidad, el resultado se corresponderá con un nuevo escenario inescrutable en estos momentos e imprevisiblemente cambiante, a medida que se acerque el 10 N, aunque el análisis actual conlleve las típicas dificultades del tiempo que falta por recorrer.

Para el gobierno de Calvo-Sotelo, se trataba de una situación palpable, y su decisión estuvo plenamente identificada ante lo que desconocía ¡y, a lo que le tocaría enfrentarse!

Era como si se tratara de una mina agotada de la época romana, qué en lugar de réditos, daría problemas, por lo que optó por una solución prudente: contemplar las cosas, tal y como eran en esos momentos, apartándose del ejecutivo.

Continúo realizándome la misma pregunta, sólo qué de otra forma, refiriéndome a aparentes desmedidas ambiciones políticas y, a las que aún se encuentran por llegar, junto a voluntades probablemente espurias y deliberadas para no alcanzar acuerdos con ninguno de los componentes de nuestro arco parlamentario.

Resulta prematuro todavía aventurar acontecimientos, ya que, en política, los colores y no precisamente los del arco iris, son tan cambiantes como los humores.

Tal y como mencionaba en algún párrafo anterior, aún falta mucho tiempo para el 10 N. así que mantengamos la confianza en nosotros mismos, únicos garantes de nuestro leal saber y entender, y desconfiemos de los habituales “cantos de sirenas” que ya se anuncian por esos caminos de Dios..., y que cada cual vote o no, en conciencia, pero aseverando, que España se merece un trato más distinguido.

Comentarios