Cultura de Daimiel celebra el Día Mundial de las Bibliotecas

El día 24 de octubre se celebra el Día Mundial de las Bibliotecas. Una efeméride que el área de Cultura recuerda con una serie de actividades que ya empezaron a realizarse desde este viernes. Precisamente la concejal responsable de la delegación de Cultura, Lourdes Rodríguez de Guzmán, visitó en la mañana del viernes la instalación desde donde aprovechó para comentar las distintas iniciativas que se han promovido con tal motivo.

Para conmemorar este día, desde el 23 de octubre se reparten marcapáginas a todas las personas que asistan a este servicio municipal para consulta o préstamo de libros y otros ejemplares de lectura. Junto a esta singular invitación, se publicará a través de sus redes sociales un álbum de fotos donde se recogerán diferentes momentos desde la puesta en funcionamiento de la Biblioteca.

Precisamente, la bibliotecaria Laura García-Carpintero, ha explicado que se utilizará ese recurso on-line para promocionar y participar de la propuesta de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura, que bajo el lema 'Bibliotecas, siempre a tu lado' se centra en destacar el importante papel que juegan las bibliotecas ofreciendo acceso a la cultura, al conocimiento y al entretenimiento en cualquier lugar y circunstancia.

En Daimiel, los primeros intentos para abrir una Biblioteca municipal son durante la II República. En el pleno de 16 de junio de 1932. Un año después se da cuenta de una propuesta de adquisición de libros para el establecimiento de una biblioteca municipal. La Guerra Civil y la posguerra dejaron aparcado este proyecto que vuelve a retomarse el 24 de abril de 1941 con una nueva propuesta. Sin embargo, habrá que esperar 14 años (1955) para que, según reza en los documentos del Archivo Municipal, encontrar algún movimiento al respecto, que remitía al Instituto Laboral con un servicio similar que, estuvo funcionando también como biblioteca municipal hasta la creación oficial de ésta en marzo de 1961. El emplazamiento elegido fue la planta baja del Mercado Municipal, por la calle Luis Ruiz Valdepeñas, en lo que más tarde sería el edificio de la Escuela de Música, donde actualmente se ubica el Archivo Municipal.

El presupuesto consignado para la Biblioteca Municipal en su primer año de vida, en 1961, fue de 25.000 pesetas (0,55% de presupuesto), de las que 20.000 fueron para la asignación del encargado de la Biblioteca Municipal, y 5.000 pesetas se destinaron a la adquisición de libros. Desde el 19 de marzo de 1989 y hasta ahora, la localización cambió pasando a calle Gregorio Molinero. Tres décadas después sigue dando servicio allí, en la segunda planta del edificio de la Casa de Cultura.

Comentarios