Arqueología del vino en Tomelloso con la recuperación de tinajas centenarias (con vídeo)

El destino y unas obras recientes en pleno centro de Tomelloso han permitido abrir una ventana al pasado y dejar al descubierto un hueco por el fondo de la cueva que albergaba la bodega y casa de la familia López Montero, propietarios de Bodegas Verum y destilerías ALTOSA, S.A. (Alcoholes Tomelloso, S.A.), entre las principales del mundo en destilado de vino y crianza de brandy.

En la calle mayor 12, hoy llamada Francisco García Pavón está el solar donde se ubicaba la casa-bodega en la que se cree que José López de la Fuente, antepasado de la familia, instaló el primer alambique para destilar vino de Tomelloso a finales del siglo XVIII.

La ciudad está literalmente hueca en su subsuelo por las más de 2.000 cuevas que se horadaron en el siglo XIX y principios del XX para albergar las bodegas de elaboración y conservación de los vinos. No siempre estas cuevas se han podido conservar como es el caso. La familia ha querido proteger las viejas las tinajas de barro cocido que albergaban, siendo el legado más preciado de las primeras bodegas que fueron testigo de la prosperidad que el vino y el brandy ha dado a la ciudad de Tomelloso y que llega hasta nuestros días.

En las obras estuvo presente Pedro José López Montero, consejero delegado de ALTOSA que destacó el valor intangible de estas tinajas, que forman parte de un momento clave en la historia vitivinícola y del destilado de España.

De la cueva que albergaba la casa, se han extraído 8 grandes tinajas de barro en perfecto estado que tras un proceso de limpieza, se les dará una nueva ubicación con el objetivo de que el enólogo Elías López Montero vuelva a elaborar y criar vino en ellas uniéndose al proyecto de recuperación de variedades ancestrales como la Tinto Velasco.

Comentarios