Daimiel: Manuel Molina abarrota el espacio cultural 'Casino de la Armonía' en la presentación de 'Pan con chocolate'

Su última novela ha sido presentada este sábado por la mañana con un acto conducido por el periodista Isidro López de Toro

El autor daimieleño Manuel Molina presentó en la mañana del sábado 13 de abril su última novela ‘Pan con chocolate’. Lo hizo en el espacio cultural ‘Casino de la Armonía’ con un aforo rebosante. Se trataba además de la primera presentación que se realiza en el nuevo emplazamiento municipal de Cardenal Monescillo.

El acto, conducido por el periodista Isidro López de Toro, contó con la intervención del alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, y el también periodista Ismael Terriza. Junto al autor, mantuvieron una charla coloquio sobre ‘Pan con chocolate’.

En intervención, el alcalde destacó que la lectura que ha podido disfrutar por sus frecuentes viajes a Madrid, le trasladó a un viaje personal lleno de nostalgia, con “el recuerdo como parte de nuestra identidad”. Resaltó que “perder la memoria es perder lo que somos” y “nos convertimos en un libro al que desaparecen las letras”, citando al autor y sintiéndose identificado en esta analogía por experiencia personal. 

Contrastó la vida en el pueblo y la ciudad y elogió el sacrificio de una generación que dedicó su vida al cuidado de sus hijos y luego de sus padres. Asimismo agradeció a la editorial por permitir que se conozca la obra de Manuel Molina y así poder “disfrutar de su talento como escritor”.

A su vez, destacó la importancia del nuevo espacio cultural y del inicio de una nueva edición de las Jornadas del Libro organizadas por la delegación de Cultura cuyas actividades “cada vez calan más en los daimieleños”.

El presentador López de Toro, reseñó que ‘Pan con chocolate’ es “un libro que ha leído, disfrutado y llorado. Es un libro que toca, donde verse identificado con nuestra familia.” Introdujo así al autor, quien se mostró “agradecido y muy querido” frente al nuevo espacio lleno para acompañarle en la presentación.

Reflexionó inicialmente Molina que “Pan con chocolate es un libro de ficción pero uno escribe sobre lo que ha vivido”. En este sentido, la expresión "Ser de pueblo", por la que inicialmente le preguntaron, algo que el autor solía escuchar de su abuela y que aparece en el libro, conllevaba el significado de "estudiar para no tener que trabajar en el campo, para no tener que dedicarse a la labranza". Una expresión que “tenía que estar” en ‘Pan con chocolate’.

Por su parte, el periodista Terriza, valoró que es un libro "bien escrito, con una prosa muy amable de vocablos muy bien elegidos”. Señaló la universalidad de los temas tratados “en un ecosistema daimieleño, contando cosas que llegan muy adentro”. También hizo notable el acierto del autor al crear personajes sin nombres específicos, lo que facilita la identificación del lector con sus experiencias y emociones. Para Molina, esta intencionalidad sirve “para envolverte y verte en el espejo”. 

Un libro que, apunta el autor, también muestra la importancia de la mujer en el entorno rural. Es “muy de mujeres, las que en estos entornos han sostenido de un modo diferente las casas y comunidades rurales”. Un homenaje a “gente humilde, a gente que no está en los libros de historia ni documentales. Es un pequeño testimonio de mujeres sacrificadas, de su calle, de su trabajo, de sus hijos, de todo el mundo menos de ellas”.

La novela relata cómo el protagonista vuelve a su pueblo natal antes de que la casa familiar sea demolida, con el fin de rescatar los recuerdos de su abuela, utilizando una pequeña caja de madera, busca entre los escombros los objetos, que para el escritor son “las llaves de cada capítulo”. 

Una novela que, según su autor, aborda temas de identidad, el paso del tiempo, la vejez, la pérdida de memoria y el desarraigo. Un viaje a la infancia y a la casa de la abuela. Aunque pueda parecer un libro triste, Molina señala que "no es así". La novela, sin tramas laberínticas, es un libro para disfrutarlo, “casi un poemario por capítulos que habla de la vida, un canto a seguir caminando pese a los escombros que vayan quedando atrás”, reconoce.

Después de la charla coloquio, la presentación culminó con la firma de libros por parte del autor, en una actividad integrada en las Jornadas del Libro 2024 organizadas por la delegación de Cultura del Ayuntamiento de Daimiel.