Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha reclama la adopción inmediata de un ambicioso plan de actuaciones prioritarias

Los informes oficiales certifican el estado de conservación desfavorable del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

En la reunión del Patronato del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel se presentaron sendos informes sobre la situación hidrológica y la situación ecológica del espacio protegido. Ambos, como por desgracia era de esperar, llevan a la conclusión de que el estado de conservación del humedal es absolutamente desfavorable y requiere de actuaciones sin demora.

Falta de agua, deterioro de los hábitats vegetales, desaparición de especies protegidas de fauna y flora, intromisión de especies exóticas invasoras, conllevan que las Tablas de Daimiel hayan perdido buena parte de los valores que las hicieron merecedoras de ser declaradas parque nacional hace 50 años.

Las circunstancias que determinan dicha situación son conocidas de sobra, la sobrexplotación de los acuíferos que debían alimentar al parque nacional a causa de la excesiva extracción de caudales con destino al regadío agrícola.

En este sentido, y en consonancia con los datos aportados al Patronato, Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha reclama un Marco de Actuaciones Prioritarias que no se quede en un mero anuncio de inversiones, sino que ataje de forma decidida y con todos los medios necesarios la reducción del consumo de agua en la zona y restablecimiento de los caudales que deben alimentar al parque nacional.

Este podría ser el caso del Marco de Actuaciones Prioritarias que al parecer va tomando cuerpo, pero para ello es preciso que el Ministerio de Transición Ecológica y, en especial, el Gobierno de la Junta de Castilla-La Mancha, muestren una sincera y decidida voluntad de regenerar el Parque Nacional y con él, los acuíferos naturales del Alto Guadiana.

Hasta la fecha las señales al respecto son contradictorias y, además, no se conoce el documento en el que se dice estar trabajando y que al parecer contaría con el compromiso de la autoridad ambiental de la Comisión Europea. El historial de actuaciones precedentes, todas ellas fracasadas con una onerosa carga para el erario público, también juega en contra de la credibilidad de las administraciones y de los responsables políticos sobre los que recae la responsabilidad de dirigirlas en este objetivo.

Ante esta situación se queda de entrada muy corta la propuesta de que sea sólo un grupo de trabajo el que tutele el desarrollo del anunciado marco de actuaciones, lo verdaderamente importante es que se den todos los pasos, legales y administrativos, para que el plan sea creíble.

A tal fin Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha reclama que de una vez por todas se cumpla con la Ley de Parques Nacionales y se declare el estado de conservación desfavorable de las Tablas de Daimiel, lo que permitirá articular sobre una base legal y científica todas las medidas a aplicar, obligando a todas las administraciones, singularmente a la de Castilla-La

Mancha a actuar en la dirección correcta. Convienen recordar que la Ley de Parques Nacionales contiene también medidas para reclamar la intervención directa de la Administración General del Estado cuando una comunidad autónoma no esté actuando correctamente en un parque nacional.

Asimismo, para hacer creíble todo el proceso se requiere un mayor compromiso con el parque nacional, impulsando su ampliación, ya que su superficie actual está muy por debajo de las 5.000 hectáreas que exige la Ley estatal.

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha hace un llamamiento a las organizaciones políticas, sociales y económicas de la comarca y de la región para que se comprometan con la recuperación del parque nacional, ya que dicho compromiso es imprescindible para evitar que el parque nacional deje de existir.

Comentarios