Daimiel: Pablo Sánchez-Crespo tributa un homenaje a los voluntarios de la Casa de Abraham

Por su papel en el proceso de recuperación de las personas sin hogar

La presentación del libro ‘Matices de: el espejo de lo moral’ de Pablo Sánchez-Crespo la aprovechó su autor para agradecer la generosa y entregada labor de la Casa de Abraham con las personas sin hogar, y en especial, la de sus voluntarios que, en su caso y en otros muchos, facilitan y propician una segunda oportunidad después de vivir en la calle.

Sánchez-Crespo se deshizo en elogios a todos ellos, y en especial a Eli, de la que dijo fue su confidente durante su proceso de recuperación. En ella ejemplificó lo que resume en la primera página del libro y que leyó para cerrar su intervención. “Cuando estamos mal física o psicológicamente, y la ayuda que recibimos está basada en el esfuerzo, en el sacrificio y en la más digna humildad, nuestro desaliento se volverá una sonrisa de esperanza, esto no es filosofía, es sentido común sobre un acto de fe a una persona enferma”, destacó. 

Poco después se vivió un momento que da a entender la importancia de lo que supone su testimonio. Un usuario recién llegado a la Casa de Abraham se acercó hasta él, contó los años que ha estado en la calle y que hace unos días había entrado en el recurso. No hizo falta decir mucho más. Pablo se levantó, bajo del estrado de Casa de Cultura y se fundieron en un abrazo entre lágrimas.

Fue el broche a una presentación donde la directora de la Casa de Abraham, María José Navarro, repasó la biografía del escritor y destacó sus valores y su fuerza. Dijo que Pablo es un valiente por abrir su corazón en la presentación y en un libro que “tiene como objetivo, solo y nada más, ayudar a otras personas que están una situación parecida” a la que él vivió cuando lo escribió. “Esto solo lo puede hacer un soñador y alguien que no pierde la esperanza por muy duro que la vida se lo ponga”, incidió.

Así también se lo reconocía el alcalde, Leopoldo Sierra, que alabó la trascendencia del relato autobiográfico de Pablo, a la vez que se sumó a sus palabras de agradecimiento y reconocimiento a lo que significa la Casa de Abraham durante las tres décadas que lleva abierto en el municipio. “Gracias Pablo por compartir este mensaje significativo. Estas vivencias dan muestra de la importancia de la Casa de Abraham. Esta familia es difícil de olvidar por el papel que desempeña en el refuerzo de la autoestima y, finalmente, en la reinserción” de sus usuarios, subrayaba.

El libro se puede comprar en las imprentas locales por 10 euros y la recaudación que se consiga se destinará a servicio de Cáritas Diocesana en Daimiel. Una colaboración que repetirá con la novela que tiene escrita y con todo lo que pueda hacer en el futuro.