Daimiel aprueba la moción para la derogación del canon del agua

Ha salido adelante con los votos del PP y Vox

El Ayuntamiento de Daimiel celebró Pleno este lunes por la tarde. La sesión, para apenas tres puntos, se extendió casi dos horas. En ella se conoció la liquidación del presupuesto 2023. Poco después llegó el debate mediante dos propuestas, una del PSOE, y otra del PP.

El grupo municipal socialista presentó una propuesta de acuerdo de modificación del ROM (Reglamento Orgánico Municipal) para contemplar la opción de réplica en el turno de preguntas mediante la modificación del artículo 86.7 que finalmente fue desestimada con los votos en contra del PP y la abstención de Vox.

Su portavoz, Teresa Ortega, argumentó la intención de su grupo de “mejorar la transparencia y dinamismo de los plenos”. En su opinión, permitiría defender “respuestas vagas, inexactas y torticeras por parte del equipo de Gobierno”, consideró.   

Teresa Ortega durante el pleno

Teresa Ortega durante el pleno

En la alteración de ese articulado, el PSOE formuló un párrafo donde se contemplaban varios tiempos “de alusiones, de rectificación, de réplica y para pedir disculpas a la Corporación municipal”. Todos ellos, indicó Ortega, “con una duración de menos de 3 minutos, excepto el de réplica, que podría alcanzar los 5 minutos”.

Una explicación que no convenció al portavoz de Vox, Juan Carlos Sendarrubias, quien manifestó su desacuerdo. El edil consideró que la propuesta le “genera dudas”, basándose en que, en su opinión, “no deben desvirtualizarse los tiempos ya establecidos”. Por ello, fijó su posición en la abstención, concluyendo que “no vemos claro el sentido y utilización de la moción”.

Sendarrubias en el pleno

Sendarrubias en el pleno

Por su parte, la portavoz del equipo de Gobierno, Lourdes Rodríguez de Guzmán, precisó que esta propuesta tiene informe “desfavorable” de Secretaría “al no quedar claro el objetivo” con “tiempos añadidos de alusiones, réplicas, rectificaciones y disculpas al artículo 86.7 que es el que regula las preguntas”. Un supuesto donde se desconoce si esos tiempos son para “contra-preguntar” o “responder a una respuesta”, comentó la portavoz popular, quien también se remitió al artículo 84 del ROM que alude a las deliberaciones donde ya se admiten las réplicas.

En esa línea defendió Rodríguez de Guzmán que “lo bueno si es breve, dos veces bueno”. En su opinión, los tiempos que proponen los socialistas en su moción “no mejoran la sesión plenaria, sino que la entorpecen y dan demasiadas vueltas a las cuestiones”.

Rodríguez de Guzmán en el pleno

Rodríguez de Guzmán en el pleno

Se trata de la primera vez desde 1987 que se lleva a pleno una propuesta para modificar el ROM sin consensuar, enfatizó durante su intervención el alcalde, Leopoldo Sierra. El primer edil recordó la función de las comisiones informativas para dar respuesta a cuestiones sobre Daimiel y cuya herramienta permite el “debate previo” por lo que afeó a los socialistas que trasladen a Pleno asuntos que pertenecen a ese órgano y, en repetidas ocasiones, con preguntas “nada constructivas”.

Tras ello, anunció que, a partir de ahora se contestarán en el próximo pleno, con las explicaciones de los técnicos involucrados. Antes, subrayó que “fue el PP quien consiguió que las preguntas de los ciudadanos fueran abiertas, es decir, sobre asuntos fuera del orden del día si así lo querían”, algo que, acentuó, “no era así en la etapa socialista”.

Leopoldo Sierra durante su intervención en el pleno

Leopoldo Sierra durante su intervención en el pleno

Canon del Agua

Antes del turno de urgencias, ruegos y preguntas, el Partido Popular presentó una moción para la derogación del canon del agua denominado canon medioambiental (DMA) que quedó aprobada con los votos del grupo proponente y el apoyo explícito del edil de Vox.

El concejal de Hacienda, Román Ortega, defendió que se trata de un nuevo impuesto de la JCCM “que aumenta la carga fiscal de los daimieleños sin una repercusión directa”.

También argumentó que no es una medida impuesta por Europa y criticó la falta de empatía del gobierno regional con el Ayuntamiento. “Los 300.000 euros que se llevaría la Junta serían un agujero importante en nuestros presupuestos”, remarcó. Motivo por el que el popular Ortega pidió su eliminación o una repercusión directa con el municipio.

Ortega durante su inetrvención

Ortega durante su intervención

En ese punto encontró el apoyo de Vox cuyo portavoz calificó de “impuestazo con tintes electoralistas” este canon que tildó de “injusto” y “con afán recaudatorio”. A juicio de Sendarrubias, el 25% de lo recaudado que retornaría a los ayuntamientos después, “es una limosna a cambio de embolsarse la Junta el 75% sin compromiso alguno”. La ocasión fue aprovechada para reclamar un Plan Nacional del Agua que “es un bien de todos los españoles, independientemente de donde vivan”, declaró.

Desde el PSOE, el concejal Diego Mata defendió que la medida pretende “cumplir la directiva comunitaria” al tiempo que, dijo, llega con “múltiples bonificaciones. El edil socialista sostuvo que su establecimiento quedó “retenido debido a la inflación que tenía Castilla-La Mancha”.

Mata criticó la actitud del PP en torno al agua “que siempre utilizan como instrumento político” puesto que “nunca defienden los intereses regionales en esta materia”. Por otro lado, indicó que el impuesto medioambiental no entraría en vigor este año, simplemente “se ha levantado la suspensión”.

Mata en el pleno

Diego Mata en el pleno

Ante la “sensibilización” manifestada desde el PSOE, el edil popular Román Ortega, que argumentó la moción del canon del agua, pidió que “corrigiesen ese concepto erróneo de sensibilización” por “educar y concienciar” tras la “recaudación récord” del gobierno de España en IRPF, IVA y otros tantos impuestos más citando su repercusión en los consumos de gas, luz, combustibles, cesta de la compra y cuotas de autónomos.

El debate lo cerró el alcalde daimieleño, quien aprovechó para tutelar un texto enfocado a “evitar” que “todos los daimieleños paguen este canon, consuman o no agua”. Un impuesto que, señaló, “es regional, pero en la factura aparecerá el Ayuntamiento de Daimiel”, una cuestión que quiso dejar claro al mismo tiempo que lamentaba su imposición.

 Del mismo modo cuestionó la subvención que la JCCM destinaría a Daimiel a través de este impuesto una vez realizada la recaudación y lo comparó con otras decisiones pendientes con el ejecutivo autonómico donde “aún esperamos las negociaciones de GICAMAN”, subrayó.

La sesión finalizó con varios ruegos y preguntas cuya respuesta quedará para el siguiente pleno. Finalmente se dio contestación a dos preguntas ciudadanas por parte del concejal de ciclo hidráulico Jesús Javier Villar.