El Ayuntamiento de Daimiel reconoce a los empleados que se han jubilado en el último año

Tomas Reguillos, Julián Díaz del Campo, Manuel Jesús González de la Aleja, Manuel Molina y Alejandro García Consuegra han recibido este miércoles una placa y un diploma personalizado

Los últimos cinco empleados públicos que se han jubilado en el Ayuntamiento de Daimiel han recibido este miércoles el homenaje de la Corporación Municipal y de sus compañeros, en un acto celebrado en el Salón de Plenos. Una cita que, además, ha coincidido con Santa Rita, patrona de los funcionarios y los trabajadores municipales que se festeja cada 22 de mayo.

De este modo, Tomas Reguillos, Julián Díaz del Campo, Manuel Jesús González de la Aleja, Manuel Molina y Alejandro García Consuegra, han recibido placa y un diploma personalizado y, sobre todo, “el reconocimiento por su profesionalidad al servicio de los vecinos de Daimiel”, como ha destacado el alcalde, Leopoldo Sierra.

El primer edil los ha felicitado por su labor “cara al público “en cada una de las áreas municipales en las que han trabajado. En el caso de Tomas, como agente de la Policía Local, Julián, encargado del Mercado, ente otros, Manuel y Alejandro en Obras y Manuel Molina en el colegio Infante Don Felipe, como conserje. En todos los casos, son trayectorias avaladas con más de treinta y cinco años de trabajo.

Precisamente este último, Manuel Molina, confesaba la emoción que le producen los recuerdos de su trabajo y los “buenos momentos” que ha vivido rodeado de diferentes profesores, profesoras y alumnado.

Ilusionado y emocionado se ha mostrado Julián, que recordaba sus inicios desempeñando labores de limpieza en las calles daimieleñas. En su caso, ha estado al frente de varias funciones municipales y de todas guarda “un magnífico recuerdo”.

Múltiples anécdotas atesoran de todos estos años Manuel y Alejandro, hasta hace unos meses adscritos a la delegación de Obras Municipales. Un tiempo en el que han destacado “la evolución de la maquinaria”, sobre todo.

Recuerdos y experiencias que quedan grabados para siempre como las que se lleva Tomás, quien ha ejercido como agende de Policía Local más de treinta años. No han faltado los “días duros”, decía, aunque prefiere recordar las grandes satisfacciones que le ha brindado el puesto “salvando vidas”, por ejemplo.

Finalmente, el alcalde les ha deseado lo mejor en esta nueva etapa donde podrán disfrutar de más tiempo libre para dedicárselo a sus familias y a sus aficiones.