Los alumnos de los talleres de teatro municipales de Daimiel muestran sus habilidades interpretativas

En las actuaciones con las que están bajando el telón del curso

Los alumnos de los talleres municipales de teatro mostraron este jueves sus tablas en las representaciones con las que han despedido el curso. Las primeras en hacerlo fueron dos de las alumnas más pequeñas, Vera García-Manzanares y Emma Gómez Rico, que en el escenario de la Casa de Cultural ofrecieron una “improvisación controlada”.

Así lo explicó el monitor de los talleres, Cristian Navarro, quien también hizo balance de las diferentes dinámicas que han trabajado durante el curso. Clases para que “se conocieran entre ellos, de distensión y relajación, juegos donde han mostrado cómo son, de vocalización, y desde enero, empezamos a trabajar en la muestra al público”. Unas piezas donde “les indicaba cómo empezar, continuar y acabar, pero todo lo demás salía de ellas, algo complicado y lo han defendido muy bien”, resaltaba.

A esta primera muestra acudieron, además de sus familias, el alcalde, Leopoldo Sierra, y la concejala de Cultura, Lourdes Rodríguez de Guzmán, que felicitaron a las alumnas y al monitor por el montaje y por su compromiso con los talleres desde octubre.

El alcalde valoraba la dificultad de subirse a un escenario y de superar los nervios de enfrentarse al público. “Han demostrado una gran naturalidad y eso quiere decir que le gusta la interpretación. Espero que continúen muchos más años y animo a los daimieleños a que se apunten a estos talleres si comparten ese gusanillo”, expuso.

La concejala de Cultura recordaba que “este el segundo año de los talleres después de la pandemia”, y confiaba en que en los próximos cursos suba el número de participantes. Esta temporada ha contado con “alrededor de 20 de alumnos, entre adultos y niños, que se han ido repartiendo en diferentes grupos”, aseguraba Rodríguez de Guzmán.

El de los mayores tomó el relevo ya por la noche en el teatro Ayala, y en este caso se subieron a las tablas del Ayala cuatro intérpretes: Julián Pozuelo, Beatriz Fernández, Granada Duque y María Dolores Hernández. “Ellos tienen más experiencia en clases de teatro, y les he metido más caña. Sus improvisaciones han sido guionizadas”, matizaba Navarro.

Unos y otros recibieron un diploma acreditativo de su paso por estos talleres durante un curso que se cerrará el próximo jueves 20 de junio, con la actuación del otro grupo infantil, a partir de las 17:30 horas en Casa de Cultura