Era una pieza única con una antigüedad de más de un siglo y representaba lo que ha sido la trashumancia en España y, en este caso, la que ha tenido origen o destino en el Valle de Alcudia

Denuncian la demolición del histórico cargadero de ganado de la estación de ferrocarril de Caracollera

Juan Carlos López Peco, presidente de la Federación Castellano Manchega de Amigos del Ferrocarril, ha denunciado la reciente demolición del histórico cargadero de ganado de la estación de ferrocarril de Caracollera.

Era una pieza única con una antigüedad de más de un siglo y representaba lo que ha sido la trashumancia en España y, en este caso, la que ha tenido origen o destino en el Valle de Alcudia.

Carta de Juan Carlos López Peco, presidente de la Federación Castellano Manchega de Amigos del Ferrocarril

Hace unos días nuestra Federación ha tenido conocimiento de la reciente demolición del histórico cargadero de ganado de la estación de ferrocarril de Caracollera (Ciudad Real).

Dicha estación se encuentra situada en el punto kilométrico 247/550 de la línea de ferrocarril convencional nº 520.

Por la información que ahora mismo tiene nuestra Federación, NO nos consta que esta demolición haya sido autorizada por el administrador de Infraestructuras Ferroviarias ADIF, titular de la línea y de la propia estación de Caracollera.

Ignoramos quien ha sido el responsable o responsables de la demolición del cargadero.

Lo que sí conoce nuestra Federación es que, desde hace unos meses, la empresa COMSA SAU está realizando los trabajos de la renovación de la vía en el tramo comprendido entre las estaciones de Brazatortas-Veredas y Guadalmez-Los Pedroches.

La adjudicación de los contratos de ejecución de las obras del proyecto constructivo de renovación de vía de dicho tramo fue publicada en el B.O.E. de fecha 18/8/2022, por un importe de 29.933.267,87 €.

Conviene destacar que, desde un punto de vista técnico, entre la obra demolida y la vía general hay un andén y una vía de apartado que daba servicio al citado cargadero, por lo que, en nuestra opinión, el cargadero no suponía ningún inconveniente para la ejecución de la obra de renovación de vía.

Lo que sí es cierto es que el cargadero de ganado demolido contaba con una antigüedad de más de un siglo y que se trataba de una pieza única de lo que ha representado la trashumancia en España y, en nuestro caso, de la que ha tenido origen o destino en el Valle de Alcudia, que tiene una tradición de siglos desde la época de La Mesta.

Como su propio nombre indica, un cargadero de ganado es una estructura de obra de fábrica realizada en mampostería, que incorpora piedras de sillería talladas por canteros de la época de la construcción. Sin techumbre, y con tres rampas a distintos niveles para que el ganado se pudiera introducir en vagones de un piso, principalmente: toros, burros, mulas, etc., o bien, a vagones jaula, que disponen de tres pisos, para el transporte de ganado ovino o caprino.

En esta línea, en la provincia de Ciudad Real, han contado con cargadero de ganado, tres de sus estaciones: Brazatortas-Veredas, Almadenejos-Almadén y Caracollera, ahora demolida.

Las dos primeras todavía “están en pie” salvo que, con la citada obra de renovación de vía, hipotéticamente también pudieran ser demolidas.

Mediante el presente escrito SOLICITAMOS a esa Delegación Provincial o al Departamento de esa Consejería que corresponda:

1.- Que, una vez analizados los hechos que denuncia nuestra Federación, si es procedente, se estudie la posibilidad de incoar el correspondiente Expediente al responsable o responsables de esta demolición por una agresión contra el patrimonio histórico ferroviario.

2.- También sí cabría exigir, por el procedimiento legal correspondiente, la reposición del inmueble demolido, cuyos gastos deberían ser asumidos por los responsables de la demolición.

3.- Por otra parte también solicitamos que, para el resto de cargaderos de ganado de las estaciones de la línea en la provincia de Ciudad Real, se inicie el procedimiento de urgencia preventivo de protección que corresponda según la legislación vigente, para evitar que también puedan ser también demolidos, así como otros elementos o instalaciones históricas (ya no precisas para el servicio ferroviario) en las estaciones, por ejemplo: los “cubatos” (depósitos de agua), sus grúas de agua, gálibos, basculas de pesaje, etc.

Quedamos a disposición de esa Delegación Provincial para la información añadida que estime conveniente.

Juan Carlos López Peco, presidente de la Federación Castellano Manchega de Amigos del Ferrocarril

Comentarios