Vox renueva en Ciudad Real su compromiso con "la defensa de la vida y la dignidad de la persona, desde la concepción hasta la muerte natural"

Se ha leído un manifiesto en defensa de la vida en la plaza Mayor de la capital que ha contado con la presencia de Ricardo Chamorro, primer teniente de alcalde de la capital y diputado nacional

Este jueves Vox ha realizado en la plaza Mayor la lectura de su manifiesto por la vida en el día de los Santos Inocentes.

Para Vox, “la vida del no nacido es un bien que debe gozar de protección por parte del Estado. Sin embargo, el consenso progre dedica más recursos a promocionar la cultura de la muerte que la cultura de la vida”.

Por eso las políticas de Vox "están enfocadas en informar y apoyar a las mujeres para favorecer la maternidad y frenar de esta manera el número de abortos, cada año con cifras más altas. Estas políticas se han materializado en la creación de la primera consejería de natalidad de un gobierno en España".

En el manifiesto leído esta mañana los de Vox abogan “por poner los medios para que la mujeres y familias que se enfrentan a una situación de dificultad o soledad en el embarazo tengan toda la información, apoyo y alternativas. Consideramos imprescindible la ayuda a las mujeres y familias que deciden seguir adelante con su embarazo. No podemos permitir que se pierda una vida por motivos económicos, por la imposibilidad de acceder a una vivienda, tener un empleo estable o por las condiciones de emergencia social que estamos atravesando por culpa de unas nefastas políticas que impiden sobre todo a los jóvenes formar sus propios proyectos familiares”

Para defender la “cultura de la vida” los de Abascal proponen ofrecer a cada familia que se vea en dificultades todas las medidas posibles para que puedan criar a su hijo en las mejores condiciones.

“En un momento en el que las políticas antinatalistas pretenden condenar a España al suicidio demográfico, desde VOX queremos lanzar un mensaje a los jóvenes. Frente al aborto, la eutanasia o la mercantilización de la persona, no hay mayor acto de rebeldía que casarse y formar una familia. Frente a la cultura del descarte y de la muerte, es importante poner sobre la mesa, como hacemos hoy y cada 28 de diciembre, la visión trascendental de la vida”.