Ciudad Real rinde homenaje al Padre Castro

La plaza de la Virgen de las Lágrimas está dedicada desde este jueves a su memoria

Desde hoy la Plaza de la Virgen de las Lágrimas está dedicada al Padre Castro. El alcalde de Ciudad Real, Francisco Cañizares, y el presidente del cabildo de la Catedral, Bernardo Torres, han sido los encargados de descubrir la placa con la que la capital recuerda la memoria de quien fuera “una figura clave”. Así ha definido el primer edil al Padre Castro, de quien ha destacado que “fue un gran hombre” que consiguió cambiar la ciudad por “amor al prójimo y a Dios”.

En su intervención, Cañizares ha asegurado que la ciudad “está en deuda con quienes nos han precedido” y ha comprometido el empeño de la corporación municipal “por hacer un ejercicio de memoria” con la obra de personas que han sido muy importantes para Ciudad Real, para alimentar así el “sentimiento de ciudad”.

Antes del descubrimiento de la placa Francisco Blanco, promotor de la idea de dedicar un espacio en la capital a la memoria del Padre Castro, glosaba parte del legado que dejó el que fuera párroco de Santiago durante más de una década a mediados del siglo XX, como su responsabilidad en que vinieran a la capital las Hermanas de la Cruz para atender a los enfermos pobres del barrio, en la creación de la Ciudad de Matrimonios Ancianos o en la construcción de la primera guardería para hijos de trabajadores del barrio del Perchel.

Al acto han asistido numerosos integrantes de la corporación municipal así como representantes del ámbito religioso, de las Hermandades de Semana Santa, y del tejido social de la ciudad.