El alcalde de Ciudad Real reivindica los principios de "convivencia y respeto" contra el terrorismo

En el acto de homenaje en el marco del Día de las Víctimas del Terrorismo en la Policía Nacional

 El Parque de Atocha ha sido el escenario elegido para conmemorar el ‘Día de las Víctimas del Terrorismo en la Policía Nacional’, ceremonia copresidida por el comisario jefe de la Comisaría provincial, Alberto Camacho, y el subdelegado del Gobierno en Ciudad Real, David Broceño y a la que han asistido numerosas autoridades civiles y militares, entre ellas, el alcalde de la capital, Francisco Cañizares, y miembros de la corporación municipal. Cañizares ha elogiado la labor de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, en especial a la Policía Nacional, “en su defensa de la libertad y, en su compromiso con la defensa del Estado de derecho y la seguridad de todos los españoles”.

Para Cañizares, días así, suponen un “símbolo de reconocimiento y, de solidarizarnos con la Policía Nacional, para que su memoria se perpetúe en la sociedad”. Y añade, “reivindicamos los principios de convivencia y respeto contra la barbarie terrorista”.

El alcalde de Ciudad Real se ha sumado a este homenaje con el deseo de que “las generaciones futuras no olviden, el alto precio que ha costado la paz”. En esa misma línea, mantiene que “es un sentido homenaje a quienes con su vida hicieron posible que hoy podamos disfrutar de una sociedad española que mira al futuro en paz y de una convivencia pacífica”.

Muy presentes han estado en todo momento, los policías víctimas del terrorismo nacidos en la provincia: Agustín Ginés Navarro, Samuel Bresó Fernández, Luis Antonio Rodríguez García, así como los compañeros heridos en atentados terroristas: Julián Romero Sierra y Mariano López Ramos.

El comisario jefe de la comisaría ciudadrealeña, Alberto Camacho, explicaba que “se trata de un acto emotivo, cargado de simbolismo y de significado, que mira al pasado con el deseo de un futuro de paz y seguridad anhelado durante mucho tiempo y del que ahora disfrutamos”.

Alberto Camacho incidía en su alocución, que “el terrorismo no ha diferenciado entre niños y ancianos, padres e hijos y que se ha ensañado con determinados colectivos, entre ellos, la Policía Nacional”.

188 agentes han sido asesinados entre 1968 y 2015, cifra a la que hay que añadir, la decena de policías heridos y de familias destrozadas que padecieron el terrorismo en primera persona por pertenecer a una institución con dos siglos de antigüedad, que se dedica a defender a los ciudadanos y a la estabilidad de las instituciones.

El comisario jefe de la Comandancia de Ciudad Real, avanza que “la lucha no ha acabado, continúa con más fuerza que nunca, nuevas formas de terrorismo y de ataque, pero con nuevos esfuerzos y nuevos métodos de investigación, con el uso de las nuevas tecnologías y con el auxilio de las policías de otros países, pero con la misma pasión, dedicación y sacrificio que desde sus inicios, han tenido sus integrantes”.

Alberto Camacho también ha hecho mención “al 46 aniversario de la incorporación de la mujer a la Policía Nacional, en 1978 se incorporaban a su periodo de formación 42 nuevas inspectoras de policía que iniciaron un año después, su andadura profesional, algunas de ellas en el País Vasco, como María José García Sánchez, asesinada por integrantes de ETA el 16 de junio de 1981, por este motivo, se ha escogido este día para conmemorar esta efeméride”.

Tras las intervenciones, se han entregado placas a los familiares de las víctimas, se ha depositado una corona de laurel a los pies de la imagen del patrón de esta institución, salvas en recuerdo de los que ya no están, para finalizar con el himno de la Policía Nacional.

Al acto han asistido, también el presidente de la diputación provincial, Miguel Ángel Valverde, la delegada de la Junta de Comunidades, Blanca Fernández, el fiscal jefe de Audiencia Provincial, Miguel Ángel Carballo y vicepresidentes de la diputación provincial.

Comentarios