El 17 de marzo se pondrá en marcha el Mercado Vecinal de Segunda Mano de Argamasilla de Calatrava

El Ayuntamiento ofrece 20 puestos gratuitos para particulares y asociaciones
Cartel del nuevo mercadillo
Cartel del nuevo mercadillo
El Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava ha organizado un Mercado Vecinal de Segunda Mano como espacio en el que la vecindad rabanera podrá poner a la venta o intercambiar de aquellos artículos que ya no utilizan y de los cuales quieren deshacerse.

Una iniciativa para cuya celebración la Concejalía de Promoción Económica ha establecido diferentes fechas de domingo hasta otoño y que va a transcurrir, fundamentalmente siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan, en la Plaza del Ayuntamiento.

El primer día establecido será el 17 de marzo, siguiendo el 21 de abril, el 19 mayo, el 16 junio, el 29 septiembre, el 27 octubre y, por último, el 24 noviembre, siendo necesario que cada persona interesada en tener su espacio lo haya solicitado con anterioridad.

“Con la iniciativa queremos facilitar un marco físico y de confianza para que transacciones como las que tienen tanto seguimiento en determinadas aplicaciones móviles, se puedan realizar in situ, sin trampa ni cartón para los adquirientes”, dice la edil Ana Belén Sáez.

La responsable del área de Promoción Económica subraya que “en nuestro actual modelo de sociedad, donde tanto se consume y tanto se desecha, dar una segunda vida a artículos que la pueden ofrecer por estar en perfecto o en un estado bueno, nos beneficia a todos”.

Para hacerlo posible el Ayuntamiento contempla la reserva, gratuita, de una veintena de puestos que van a contar con unas dimensiones máximas de 3x3 metros y que serán distribuidos y asignados por técnicos municipales a lo largo y ancho del emplazamiento.

Y en cuanto a los artículos objeto de venta o intercambio serán exclusivamente productos usados, de segunda mano, incluidas antigüedades, no pudiendo ofrecerse aquellos que se puedan adquirir normalmente en comercios de venta al público.

Tampoco se podrán ofrecer aquellos otros que por normativa general o específica así lo prohíba, ni tampoco lo que tengan una procedencia dudosa, “algo que vamos a supervisar en todo momento”, apostilla Sáez.

Los puestos consistirán en mesas expositoras o, a lo sumo, estructuras metálicas tipo mercadillo, fácilmente desmontables y transportables y ocuparán solo el espacio autorizado, no pudiendo sobresalir ni interferir el trasiego normal de personas.

Su montaje y desmontaje, así como la limpieza de los mismos y del espacio ocupado, será a cuenta del peticionario, quien también responderá civilmente de todos los daños y perjuicios que se causen a terceros como consecuencia de su actividad en el mercadillo.

Para garantizar la participación del mayor número de solicitantes, los beneficiarios de autorización estarán obligados a asistir al mercado en todas sus ediciones y, de no hacerlo a dos de ellas, verán revocado su permiso y pasarán al final de la lista de reserva.

No en vano, si el número de solicitudes supera el número de puestos disponibles, se creará dicha lista de reserva con preferencia a los solicitantes empadronados en el municipio.

Las personas o asociaciones interesadas en tomar parte en el mercado deberán presentar instancia con el modelo de solicitud establecido, así como firmando declaraciones juradas de no ejercer actividad profesional o empresarial alguna relacionada con los artículos a ofrecer y de que los bienes objeto de venta o intercambio son propiedad del peticionario.

Comentarios