InicioComarcaAlmodóvar del CampoAgradabilísimo reencuentro de la poetisa Seda Cruz con su inspiradora Almodóvar del...

Ha cerrado las Jornadas Cervantinas en cálida cita con amistades del Club de Lectura

Agradabilísimo reencuentro de la poetisa Seda Cruz con su inspiradora Almodóvar del Campo

Seda Cruz, entusiasta poetisa que está abriendo en torno a su creación un amplio círculo de atención y seguimiento en Madrid y en redes sociales, regresaba la pasada semana a Almodóvar del Campo como Vanessa, nombre de pila con que aquí creció y se le aprecia.

Lo hacía en el marco de las XXIII Jornadas Cervantinas para departir con el Club de Lectura de la localidad en torno al que es hasta la fecha su primer poemario publicado, con un título que condensa en dos palabras todo lo que entrañan sus versos, ‘Nuevo despertar’.

Y se mostraba tremendamente agradecida y feliz “de tener la oportunidad de dar las gracias a mi pueblo”, recalcando que “es aquí donde yo me inspiro, es mi tierra manchega, Almodóvar del Campo, donde yo más he escrito en toda mi vida”.

Empezó a residir con 8 años de edad, en la zona cercana al acceso hacia el cerro de Santa Brígida, en esta población “que para mí significa naturaleza pura, tranquilidad y una tierra manchega que siempre me ha dado muy buenos frutos literarios, mucha inspiración”.

Su afición a las letras le viene de familia. “Toda la rama paterna [su padre es el reconocido pediatra Eduardo Cruz que ejerce en Puertollano] está muy vinculada a la literatura y mi tío, Manolo Cruz, [recientemente fallecido] ha sido locutor de radio y poeta”.

Su abuelo abrió esta trayectoria. “Fíjate que, en aquellos tiempos, que tuvo cinco hijos, en vez de ponerlos a trabajar, los puso a estudiar y en casa podría faltar de todo, pero un libro… ¡Jamás! Y esa afición me vino directamente de mi padre, de la lectura”.

En su ejemplo, Seda Cruz lo tomó desde bien pequeñita, hasta el punto de que, confiesa transmitiendo con sus palabras cierta nostalgia infantil, “yo acababa dormida con el libro en la cabeza”.

Desde la precocidad de los 8 años

Pero su aportación más personal a este mundo la iniciará a esos 8 años. “Siempre de noche, porque tenía insomnio…”, comenta y escribiendo “impresiones, lo que soñaba o cosas del día a día y, luego, ya más mayor, con 13 o 14 años, dándole una forma literaria”.

Coincidía con su etapa de estudiante en el Instituto de Almodóvar, donde “nos pidieron una vez un poema y yo hice uno de la lluvia, con las calles asfaltadas mojadas y ahí fue cuando lo leí en clase de Literatura y mi profesora de dijo ‘está muy bien’ y mis amigas también me lo dijeron”, compartía Vanessa.

Fue así que decidió mantener esa vía “sin mucha perspectiva de nada, porque uno escribe para uno mismo al final y además poesía que es algo muy rítmico, con una musicalidad especial y como a mí me gusta mucho la música, cantar por ejemplo, me salió así”.

Completado periplo educativo en Almodóvar, se trasladaría a Ciudad Real para estudiar la carrera de Filología Hispánica, etapa vital que ratificaría esta vocación. “Para mí era fácil vincular mi existencia, mis vivencias a algo tan rítmico, musical y vivo, como es la poesía”.

Allí, incluso antes de iniciarse como universitaria, con 17 años, ratificó esta querencia cuando se presentó al premio poético del grupo literario ‘La Fragua’, “por el mero hecho de presentarme” y lo ganó, aunque tampoco le dio mucha importancia.

Aunque su percepción sobre lo que era capaz de transmitir a otras personas sí que ya cobraría bríos definitivos. Máxime cuando en la residencia de estudiantes donde se alojaba, la ‘Santo Tomás de Villanueva’, todos los años ganó su certamen poético.

Terminada la carrera y en la oportunidad de empezar a ejercer en la docencia, como profesora de Literatura en Secundaria y Bachillerato, en Madrid, donde vive desde entonces, es donde ya Vanessa forjaría su labor poética como Seda Cruz.

La capital del reino “es una ciudad muy viva en poesía” y allí viene participando en eventos diferentes, declamando y cantando sus poemas en diferentes actos culturales y espacios públicos, como los parques del Retiro o Fuente del Berro, centros culturales, incluido el propio Matadero de Madrid.

La sorpresa de querer publicarle

Fue a raíz de una de estas intervenciones cara al público que “me propusieron publicar y me quedé sorprendida”. Todo un regalo casi en el día de su cumpleaños, en 2019. Sorprendida, ante la propuesta, preguntó como novel si había que pagar algo.

Pero, bien al contrario, Editorial Nueva Estrella, un sello pequeño y liderado por mujeres, le dio la satisfacción de ver publicado este ‘Nuevo despertar’ con el aliciente añadido de que un 10% de las ventas está siendo donando a una causa solidaria.

“Es un grupo que fomenta mucho la poesía joven y mi poemario está ilustrado, facilitándome totalmente para que pudiera tener a todo color las páginas en un formato muy amable a los ojos y muy fácil de leer”, apostilla Cruz Anguita.

Además, en un estilo muy actual de interacción y cercanía, tanto Lidia González, directora de la firma editora como la propia Seda Cruz, a través de referencias de contacto, buscan saber el parecer de los lectores tras leer el poemario. “Me interesa saber su opinión y que haya un vínculo con el lector pues es algo muy personal y con cada persona que me va leyendo vamos intercambiando algo muy bonito”, refiere la autora.

Un afecto que también recababa en la populosa Feria del Libro de Madrid, en una experiencia que lleva grabada a fuego también en su corazón, además de diferentes presentaciones que ha protagonizado.

En este sentir tenía lugar el encuentro con el Club de Lectura de Almodóvar del Campo, a cuyos responsables, en particular a María Dolores García-Minguillán, presente en la cita junto a la edil de Cultura Virginia López y su compañera Carmen Santos, agradecía la labor.

“Gracias por estos encuentros con autor y a todas las lectoras y lectores que hayan podido acceder al libro porque, para mí, es una de las cosas más emocionantes y es el día que estoy más nerviosa, más que en Madrid, porque aquí fue donde nació ‘Nuevo despertar”.

Seda Cruz, Vanessa para sus paisanos, gusta tanto de fomentar el amor a la poesía, a sus “imágenes, metáforas, símbolos y a un mundo que incita a la imaginación por ser muy creativo”, que también tiene en Spotify un podcast a ella dedicada.

Titulado ‘A cada día un poema con Seda Cruz’, “está teniendo muy buena acogida”, en particular porque, explica, “toca mucho el tema de la poesía recitada por audio, mucho”, lo cual también demuestra los comentarios y mensajes que le llegan también por esta vía.

blank
blank
blank
blank
blank
Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO