InicioCulturaExposición GAUDÍ

En CentroCentro de Madrid, hasta el 5 de febrero 2023

Exposición GAUDÍ

Hace más de 20 años que Madrid no acoge una muestra tan extensa sobre Gaudí, una de las figuras más destacadas de la arquitectura y el arte internacionales

Por José Belló Aliaga

CentroCentro acogerá del 14 de octubre 2022 al 5 de febrero de 2023 la exposición GAUDÍ, comisariada por Charo Sanjuán, que reúne más de 150 piezas procedentes de las más importantes colecciones del arquitecto catalán, entre las que se exhiben planos, dibujos, maquetas, muebles, elementos arquitectónicos, cerámica y fotos de época.

Rueda de prensa

La exposición GAUDÍ fue presentada en rueda de prensa a los medios de comunicación y en acto intervinieron Giulietta Zanmatti Speranza, Directora Artística de CentroCentro; Andrea Levy, Delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid y Charo Sanjuán, Comisaría de la exposición.

Charo Sanjúan, comisaria de la exposición Gaudí, durante la presentación en CentroCentro de Madrid. Del 14 de octubre de 2022 al 5 de febrero de 2023

Destacan, entre otros, los planos para el proyecto para la Sociedad Cooperativa La Obrera Mataronense; la hoja de palmito en hierro fundido de la reja de la Casa Vicens; los planos originales correspondientes a las casas Calvet, Batlló y Milà; el mosaico hidráulico que diseñó para el piso principal de la Casa Batlló; la planta general del Templo de la Sagrada Família, datado en 1885; y las fotos del Park Güell, realizadas por Adolf Mas, las mismas que se exhibieron en la muestra de París de 1910.

Hace más de 20 años que Madrid no acoge una muestra tan extensa sobre Gaudí, una de las figuras más destacadas de la arquitectura y el arte internacionales.

Catalogo

La exposición se acompaña de un importante catálogo que incluye textos de Charo Sanjuán Gómez, comisaria de la exposición; Antoni Ramon Graells (ETSAB Escola Técnica Superior arquitectura de Barcelona – UPC); Francesc Fontbona de Vallescar (Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi); Jordi Pomés Vives (Universitat Autònoma de Barcelona); Jaume Sanmartí i Verdaguer (Doctor arquitecto); y Carmen Rodríguez Pedret (Cátedra Rodríguez ETSAB. UPC)

Antoni Gaudí

Antoni Gaudí (Reus, 1852 – Barcelona, 1926) está considerado un genio de la arquitectura y del arte a nivel mundial. Siete de sus edificios han sido declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO: el Park Güell, el Palau Güell y la Casa Milà —«La Pedrera»—, desde 1984; la Casa Batlló, la cripta de la Colònia Güell, la Casa Vicens y la cripta y la fachada de la Natividad de la Sagrada Família, desde 2005. Sus obras atraen desde hace años multitud de visitantes de todo el mundo, que quedan sorprendidos y fascinados por su originalidad y belleza.

Formado según los cánones de la época en la Escola Provincial d’Arquitectura de Barcelona, Gaudí surge en ese período de efervescencia creativa que es el Modernismo catalán y desarrolla una arquitectura nueva y diferente, recorriendo su propio camino de creador individual. Pero es importante señalar que no se trata de un genio aislado, fuera de contexto; está estrechamente relacionado con la realidad cultural catalana y, además, es conocedor de las corrientes renovadoras del arte europeo de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX.

La exposición

La exposición GAUDÍ pone de manifiesto que la originalidad de las formas, la ornamentación, el cromatismo, la riqueza de los símbolos y su inspiración en la naturaleza son elementos que fascinan a primera vista. Pero luego, con una mirada más atenta, se descubren otros aspectos que subyacen en su trabajo y que evidencian al gran arquitecto: muestran que, detrás de la forma, está la racionalidad de su sistema constructivo y que su arquitectura es un prodigio de inventiva, soluciones constructivas e innovación, fruto de su propio genio personal, pero también del estudio y de un trabajo minucioso e ingente al que dedicó toda su vida.

La importancia de la comprensión de su trabajo, un espíritu didáctico, es el que subyace en la presente exposición. Se exhiben planos, dibujos, maquetas, muebles, elementos arquitectónicos, esculturas, fotografías y audiovisuales que permiten acercar al visitante las principales obras del eminente arquitecto y artista, en un recorrido que abarca desde proyectos iniciales, como La Obrera Mataronense, el Colegio de las Teresianas, la Casa Vicens o la Casa Botines, hasta el templo de la Sagrada Família —su obra más conocida—, pasando por el Palau Güell y las casas urbanas Calvet, Batlló y Milà.

Recorrido por la exposición GAUDÍ, en CentroCentro de Madrid. Del 14 de octubre 2022 al 5 de febrero de 2023

Importantes colecciones

Las más de 150 obras y los materiales que se muestran proceden de las más importantes colecciones del genio catalán: Ajuntament de Barcelona. Arxiu Municipal Contemporani; Ajuntament de Barcelona. Arxiu Municipal Districte de Sant Martí; Arxiu Comarcal del Maresme. Departament de Cultura. Generalitat de Catalunya; Arxiu Històric del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya, Barcelona; Casa Batlló, Barcelona; Casa Vicens Gaudí, Barcelona; Càtedra Gaudí. Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona (ETSAB); Universitat Politècnica de Catalunya; Colección Josep Maria Tarragona; Colección María del Carmen Gómez Navarro; Fundació Catalunya La Pedrera, Barcelona; Fundación María José Jove, A Coruña; Fundación Obra Social de Castilla y León (FUNDOS). Museo Casa Botines Gaudí, León; Gaudí Centre Reus; Institut d’Art i Investigació de Barcelona; Museu del Disseny de Barcelona; Museu del Modernisme de Barcelona. Gothsland Galeria d’Art, Barcelona; Palau Güell – Diputació de Barcelona.

GAUDÍ propone un recorrido a través de 7 ámbitos:

I. GAUDÍ, UN AYUDANTE EFICAZ

Antoni Gaudí simultaneó sus estudios en la Escola Provincial d’Arquitectura de Barcelona con el trabajo como asistente de arquitectos y maestros de obras.

Participó como delineante en el estudio de Francisco de Paula del Villar, en el proyecto del ábside de la iglesia de Montserrat.

Una persona decisiva en su trayectoria profesional fue Joan Martorell i Montells, un reconocido arquitecto fiel al estilo medievalista, para quien trabajó en diversas ocasiones.

A finales del siglo XIX la catedral gótica de Barcelona no estaba terminada, le faltaba la fachada, y Martorell presentó un proyecto, pero finalmente fue desestimado. Gaudí realizó el dibujo de la fachada y Lluís Domènech i Montaner, que llegaría a ser una de las figuras más importantes de la arquitectura modernista catalana, se encargó de la rotulación.

También colaboró con Josep Fontserè i Mestre, autor del proyecto de urbanización del Parc de la Ciutadella, donde se presentaría la Exposición Universal de 1888. Participó en varios trabajos relacionados con este recinto, como la valla de cerramiento, la fuente monumental y, especialmente, la construcción y cálculo del gran depósito de agua.

II. EL PRIMER GAUDÍ: SOCIEDAD COOPERATIVA LA OBRERA MATARONENSE

Hacia 1874, cuando todavía era estudiante de Arquitectura, Gaudí entró en contacto con la cooperativa La Obrera Mataronense, que había comenzado a construir su nueva fábrica en Mataró.

Una vez obtenido el título (1878), se convirtió en arquitecto principal de La Obrera y diseñó el plano general del proyecto, que plasmaba el ideario próximo al socialismo utópico de Salvador Pagès —fundador y director de la cooperativa— y contemplaba desde las viviendas hasta la biblioteca, la escuela, la tienda, el casino, espacios para las reuniones, un gimnasio al aire libre… A mediados de la década de 1880 la crisis del sector textil provocó el abandono de las obras cuando solo se habían construido dos viviendas, el edificio de entrada y la báscula, el de la portería, la nave de blanqueo y el edículo de los retretes.

Este proyecto pone de manifiesto el interés que, durante unos años, mantuvo Gaudí por la realidad social de la clase obrera y su conexión con el obrerismo de corte moderado y reformista, y es también una muestra de la única ocasión en que el arquitecto, que a lo largo de toda su carrera profesional trabajó para la burguesía y la iglesia, tuvo como cliente una cooperativa obrera.

III. PRIMERAS OBRAS

En 1883, el mismo año en que recibe el encargo de las obras de la Sagrada Família, Gaudí inicia la construcción de la Casa Vicens, una residencia de veraneo para Manuel Vicens i Montaner que está considerada como una de sus primeras obras importantes. En su estructura predomina la línea recta, mientras que en la decoración interior destaca el gusto por el arte oriental.

Cuando estaba construyendo el Palau Güell, en 1888 el reverendo Enric d’Ossó, fundador de la Congregación de Santa Teresa, le encarga construir el Colegio y Convento de las Teresianas. La obra la había iniciado el arquitecto Joan B. Pons i Trabal, por lo que tuvo que aceptar el perímetro general de la planta. Aun así, y con escasos medios, el talento de Gaudí logra elevar una modesta construcción a la categoría de arquitectura.

En diciembre de 1891 firmó los planos de un edificio que tenía que construir en el centro de la ciudad de León para los señores Fernández y Andrés —comerciantes de tejidos y clientes de Eusebi Güell—. Es la Casa Botines, uno de los tres únicos proyectos de Gaudí fuera de Catalunya, junto con El Capricho de Comillas y el Palacio Episcopal de Astorga.

IV. ANTONIO GAUDÍ Y EUSEBI GÜELL

Según cuentan, fue en la Exposición Universal de París de 1878 donde Eusebi Güell Bacigalupi (Barcelona, 1846-1918) entra en contacto con la obra de Gaudí, al observar una vitrina que la guantería Comella de Barcelona había encargado al joven arquitecto. Después lo conoce personalmente y tras su primer encargo, los pabellones de la Finca Güell, se convirtió en su mecenas y uno de sus mejores amigos.

Esta relación proporcionará al arquitecto la oportunidad de entrar en contacto con personajes influyentes y probables clientes, y, sobre todo, hará posible la realización de grandes proyectos: el Palau Güell, el Park Güell y la iglesia de la Colònia Güell, aunque de esta solo se llegó a construir la cripta. También fue Güell quien, interesado en la proyección internacional del arquitecto, financió la exposición de sus obras en el Salon de la Société Nationale des Beaux-Arts de París en 1910.

Por su parte, Gaudí dotará a Güell de la posibilidad de construir su programa simbólico, consistente en la superación de su condición burguesa para convertirse en una especie de «príncipe», a lo que también contribuyó el título de conde que le concedió Alfonso XII en 1910.

V. RESIDENCIAS URBANAS: CASA CALVET, CASA BATLLÓ Y CASA MILÀ “LA PEDRERA”

A mediados del siglo XIX, el crecimiento económico y demográfico, y los cambios sociales provocados por la Revolución Industrial hicieron necesaria la ampliación urbanística de Barcelona.

La Barcelona en la que interviene Antoni Gaudí está marcada por el proyecto del ingeniero Ildefons Cerdà (1860), que planifica el ensanche de la ciudad, hasta hacía pocos años amurallada. A lo largo de la década del siglo XIX y a inicios del XX tiene lugar el éxodo de la burguesía desde la ciudad antigua hacia El Eixample, donde se ubicará la mayor parte de la arquitectura modernista.

En este nuevo espacio el arquitecto construirá entre 1898 y 1912 tres edificios de viviendas para miembros de la alta burguesía industrial: la Casa Calvet, en la calle de Casp, y las casas Batlló y Milà, en el Passeig de Gràcia, la vía más representativa de la nueva ciudad.

Mediante planos, maquetas y fotografías se observa la evolución en fachadas, plantas y cubiertas, que se inicia en la Casa Calvet, se desarrolla con mayor originalidad en la Casa Batlló y culmina, de forma espectacular, en la Casa Milà, «La Pedrera».

VI. GAUDÍ DISEÑADOR

Gaudí preparaba con sumo detalle cada uno de sus proyectos, ocupándose de todos los elementos, porque todos ellos eran importantes para transmitir el relato que subyace tras sus realizaciones. Planteaba cada uno de ellos bajo una concepción total y unitaria que incluía tanto el aspecto constructivo como la decoración, los muebles y hasta los más pequeños detalles.

En el interior de la Casa Batlló, las formas marinas y la espiral constituyen el motivo central, como se observa en el mosaico hidráulico que diseñó para el piso principal y luego solo utilizó en la Casa Milà; en el patio interior recubierto de azulejos, con distintos tonos que van del blanco al azul ultramar intenso; en las puertas diseñadas para el domicilio del propietario, que presentan formas orgánicas; en los cielos rasos…

El diseño ergonómico de los asientos para el despacho de la Casa Calvet y el comedor de la Casa Batlló, y de los pomos y tiradores de las puertas de la Casa Milà pone de manifiesto su capacidad de conjugar funcionalidad y comodidad, sin renunciar a una intencionada expresividad y belleza.

VII. TEMPLO DE LA SAGRADA FAMILIA

La construcción de la Sagrada Família fue un encargo de la Asociación Espiritual de Devotos de San José, fundada por Josep Maria Bocabella, que impulsó el proyecto de un templo expiatorio para difundir los valores de la familia cristiana en un período de grandes transformaciones económicas y enfrentamientos sociales, en la Barcelona conocida como «la Ciudad de las Bombas» y la «Rosa del Fuego».

Las obras comenzaron en 1882, siguiendo el proyecto de Francisco de Paula del Villar. Un año después, Gaudí fue nombrado arquitecto de la Sagrada Família, en cuya construcción trabajó hasta su muerte, convirtiendo la modesta iglesia inicial en un proyecto de una magnificencia extraordinaria, que solo pudo construir parcialmente y en el que la utilización de maquetas se convirtió en el método más empleado para ir avanzando.

En el recinto de las obras estaba el obrador, que albergaba el estudio del arquitecto, el taller fotográfico para los grupos escultóricos y el almacén para los modelos en yeso de las esculturas y las maquetas de la nave del templo. En julio de 1936 un incendio destruyó este espacio y se perdieron los planos, los dibujos, las fotografías originales y una parte de las maquetas a escala.

José Belló Aliaga

blank
La exposición GAUDÍ podrá ser visitada hasta el 5 de febrero de 2023
blank
Giulietta Zanmatti Speranza, Directora Artistica de CentroCentro
blank
La Sagrada Familia en construcción, 1898
blank
Andrea Levy, Delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid
blank
Fotografías del Parque Güell
blank
Charo Sanjuán, Comisaría de la exposición
blank
Colgador para el despacho del señor Calvet, ca. 1900. Roble y hierro forjado. Antoni Gaudí
blank
Giulietta Zanmatti Speranza, Directora Artística e CentroCentro; Andrea Levy, Delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid; Charo Sanjuán, Comisaría de la exposición y Jesús Rodríguez, de Evolucionarte
blank
Gaudí diseñador
blank
Modelos de chimeneas de la azotea de la Casa Milá, “La Pedrera”
blank
Maqueta de la planta libre de la Casa Milá, “La Pedrera”
blank
Archivador de la Casa Calvet, ca. 1900. Roble, 45 x 75 x 30 cm. Antoni Gaudí
blank
Rastrillo. Antonio Gaudí
blank
Maqueta general de la Casa Milá, “La Pedrera” Escala 1:150 . Yeso, 145,4 x 240 x 180 cm. Realizada por el Taller de Maquetes de l’Escola Técnica Superior ‘Arquitectura del Vallés, UPC
blank
Vista de la exposición
blank
Patio interior de la Casa Batlló revestido de baldosas de cerámica vidriada. Casa Batlló, Barcelona
blank
Maqueta de la cubierta de las escuelas provisionales de la Sagrada
blank
Pieza de parqué. Antoni Gaudí
blank
Dibujo de la fachada de la Catedral de Barcelona
blank
Busto de Antoni Gaudí, 1924. Joan Matamala
blank
Maqueta de la Casa Vicens. Escala 1:50. Poliuretano y esmalte acrilico, 75,5 x 75,5 x 75,5 cm.
Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO