InicioOpinión23 de abril, Día Mundial del Libro

Artículo de Opinión de la Comisión Ejecutiva Local del PSOE de Ciudad Real

23 de abril, Día Mundial del Libro

Comisión Ejecutiva Local del PSOE de Ciudad Real.- Cada 23 de abril celebramos el Día Mundial del Libro, cuyo origen data de 1995, cuando en una Conferencia General de la UNESCO se decidió rendirle un merecido homenaje.

Los libros, esos objetos curiosos que los hombres crearon para contar historias, para preservar el saber, para salvaguardar la memoria, han sido venerados, perseguidos, coleccionados como fetiche inherente a la historia de la humanidad, pues encarnan la materialización del rasgo principal que nos diferencia de las demás especies animales, la capacidad de imaginar. Es a través de la lectura cuando nos trasladamos a los páramos inquietantes de Yorkshire para asistir al amor más allá de la muerte en Cumbres Borrascosas, o nos derrumbamos con los versos de hambre y guerra en las Nanas de la Cebolla. ¿Acaso no leyó a Julio Verne antes quien diseñó la primera nave espacial?

Los libros han tratado de explicar el mundo, lo han deseado, añorado y soñado, convirtiendo el proceso de lectura no sólo en enriquecimiento individual sino en instrumento para la socialización. Martha Nussbaum, filósofa estadounidense, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales en 2012, dice que la lectura forma parte de la preparación necesaria para vivir en democracia, ya que a través de ella empatizamos con la mirada del otro, con sus experiencias. De ahí, que los sistemas totalitarios hayan decidido a lo largo de su presencia en la historia acabar con los libros, porque saben que esa destrucción conlleva a la manipulación y la sumisión absoluta.

El socialismo, especialmente sensible con la importancia de la cultura y su papel como principal instrumento de trasformación social, considera la lectura herramienta fundamental en el proceso de trasmutar información en conocimiento. A través del hábito lector los ciudadanos pueden aspirar a participar y disfrutar en igualdad las posibilidades que ofrece la «sociedad del conocimiento». Leer es elegir perspectivas desde las que situar nuestra mirada invitando a reflexionar y a crear.

Así lo entiende el gobierno socialista, quien a través de leyes como la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas, desarrolla el apoyo de los poderes públicos al libro y reconoce la labor de sus diversos protagonistas, escritores, autores, traductores, ilustradores y correctores, sin los cuales no existirían las obras que toman la forma de libro. La nueva Ley educativa LOMLOE sigue reconociendo y refuerza la importancia del fomento lector, cuya principal novedad es la obligación de un tiempo diario de lectura en el aula. Por otra parte, elPlan de Fomento de la Lectura 2021-2024 del Ministerio de Cultura y Deporte, se presenta como un plan estratégico estructurado basado en la mejora continuada de la lectura en España.

Ciudad Real, comprometida profundamente con la cultura desde el primer gobierno socialista al frente de Pilar Zamora, ha desarrollado planes que ponen de manifiesto la importancia de todo lo que representa el libro. Las bibliotecas municipales acercan cada día el libro al barrio a través de sus talleres de lectura, la recién inaugurada Universidad Popular anima con sus actividades literarias el encuentro de lectores que disfrutan y comparten el arte de las letras. La Concejalía de Cultura ha recuperado la Feria del Libro durante cinco años, a excepción de la pandemia, donde nuestros libreros y editores locales sirven de nexo de unión entre creedores y lectores. El ayuntamiento de Ciudad Real pone al servicio del genio creador de nuestra localidad lugares emblemáticos donde vestir la palabra escrita, y se siente orgullosa de las asociaciones literarias que toman la voz en esos mismos espacios; la representación de la palabra ha recuperado su vida en el nuevo escenario del Teatro Quijano. Del mismo modo, la Diputación Provincial, a través de su Biblioteca de Autores Manchegos, cada año promueve y preserva el patrimonio literario con sabor a lo nuestro, y ha logrado hacer del vino y la palabra un maridaje perfecto en las actividades que se están llevando a cabo bajo el novedoso proyecto La Cultura del Vino.

Cuenta la leyenda que el viajero se detuvo cuando leyó en la puerta frontal de un templo egipcio que su biblioteca era un lugar donde se guardaban los tesoros que cuidaban el alma, por ello, debe celebrarse universalmente aquello que nos cuida y que tantas veces nos salva. Disfrutemos, vecinos y vecinas de Ciudad Real, de los libros no sólo este día, y dejemos que sean ellos los que nos cuiden el alma.

Comisión Ejecutiva Local del PSOE de Ciudad Real

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO