Puertollano

Puertollano y el nacimiento de las Comisiones Obreras

La huelga de 1962 en Puertollano (y V): Al final del viaje está el horizonte - El nacimiento de las Comisiones Obreras

Con esta quinta entrega finalizamos la publicación del texto íntegro con sus correspondientes imágenes de la conferencia impartida por el historiador de Puertollano Luis Pizarro en el año 2012 con motivo entonces del 50 aniversario de la huelga de 1962 en Puertollano, también conocida como la huelga de los 30 duros y de la creación de las primeras Comisiones Obreras en esta localidad

Luis F. Pizarro Ruiz

13/05/2019

(Última actualización: 14/05/2019 20:29)

Imprimir

Como vemos, no todo estaba ganado, ni mucho menos y hacía falta la audacia, el genio y el deseo de libertad que iban a demostrar una minoría de activistas clandestinos. No olvidemos que, además, entre el 5 y el 8 de junio de 1962, se había producido lo que el diario Arriba dio en llamar el Contubernio de Múnich, en el que estuvieron todas las tendencias opositoras al régimen franquista, excepto el PCE. Entre unas cosas y otras ─también se acababa de producir el primer y fracasado intento español de ingresar en el Mercado Común─, el régimen acusaba nerviosismo y rápidamente se puso en marcha el adulador movimiento de adhesión típico de la dictadura, como vemos en el documento del Archivo Histórico Provincial enviado por el delegado provincial de Sindicatos al ministro Solís Ruiz.

En cuanto a Puertollano, el 17 de julio de 1962, el alcalde, Emilio Caballero, se pronunció en el tono amenazante propio de la época:

Y que los trabajadores sepan que en la paz de Franco se admiten las reivindicaciones justas, que en todos nosotros hay la inquietud permanente de mejorar su nivel de vida y que estamos empeñados en ganar, lo mismo que se ganó la guerra, la nueva batalla del bienestar para todos [...] Pero también hay que decir que las causas más defendibles se vienen abajo si por impaciencia o por obedecer a los eternos enemigos de España, se produce la indisciplina social, cosa que no toleraremos porque con esto nos podremos jugar en el futuro el porvenir de nuestra Patria” (1).

En este punto recurrimos de nuevo al escrito citado con anterioridad, dirigido a José María del Moral, el 7 de septiembre de 1962, en el que encontramos nuevos datos ─con afirmaciones en algunos casos bastante curiosas─, sobre el proceso seguido a partir de la huelga de mayo, en los que régimen reconocía la existencia de comisiones y de una oposición comunista, que generaría sus correspondientes estructuras en Puertollano:

Respecto a las nuevas comisiones que hablas, ocurre que hemos nombrado Enlaces en las empresas con Jurados que no los tenían, y los hemos nombrado limpiamente, votando los trabajadores a los que les dio la gana, sin previa proclamación de candidatos y han salido gente de todos los matices, desde camaradas nuestros excelentes, hasta comunistas. Han votado a los que creen los defienden, por su carácter rebelde, a los que piden y protestan, sean del matiz que sean.

Estos enlaces están ahora en sus primeras actuaciones y en efecto nos reunimos con ellos con mucha frecuencia, y piden cosas, la mayoría justas, que entran, es triste confesarlo en la vía muerta de la gestión oficial, sobre todo si se trata de Calvo Sotelo [...]

En fin que R.E.I. no está bien orientada en estas cuestiones, pero como en tantas otras le interesa no estarlo […]

El problema gordo es la desigualdad de salarios provocada por el Decreto en cuestión [...]”.

En consecuencia, a pesar de las amenazas y la dura represión, estaba claro que en Puertollano había surgido una semilla que ya nunca se iba a apagar. Hacemos nuestras las palabras de Damián González y Óscar Martín, en La luz que llega..., que afirman:

“[...] la propia movilización [de mayo del 62] consolidó formas de organización de la acción colectiva que se revelaron como un eficiente instrumento de labor sindical por su pluralidad, flexibilidad y destreza para integrar repertorios ilegales con la acción abierta y pública a través del Sindicato Vertical. En Puertollano, como en otras muchas partes del país, las Comisiones Obreras se extendieron al calor del ciclo de protestas abierto en 1962. Desde entonces, con la ayuda de los contactos a nivel nacional, se fueron asentando las iniciales estructuras locales y sectoriales, las cuales adquirieron un mayor grado de consolidación con las elecciones sindicales de 1966 [...] La importante conflictividad social, desconocida desde la guerra, que se produjo en la cuenca minera a partir de la huelga de 1962, también propició el crecimiento en la zona de la oposición política a la dictadura. Hecho que a su vez extendió nuevas protestas impulsadas desde unas vanguardias más politizadas y principalmente relacionadas con el PCE”.

Fueron las vanguardias clandestinas las que constituyeron las primeras organizaciones estables, tanto de Comisiones como del PCE en Puertollano. Las fuentes consultadas (Modesto Arias, Damián González o el testimonio de Pedro Ruiz) coinciden que fue el 25 de julio de 1962 cuando se formó el Comité Comarcal de Dirección del Partido Comunista de España, del que formaron parte Andrés Barranquero Luna, Eladio Caballero, Francisco Huete Trapero, Tomás Camacho, Eutimio Ruiz, Rafael Román y el propio Pedro Ruiz. Sin embargo, mientras Modesto Arias afirma que primero se creó “la primera Comisión Obrera estable en Puertollano, y a la vez en Castilla-La Mancha”, y luego el Comité del PCE, para Pedro Ruiz la estructura de Comisiones Obreras fue creada poco después de la del Partido Comunista (2).

Por lo que respecta a Comisiones Obreras, como es bien sabido, sus organizadores fueron Pedro Ruiz García, Manuel Caballero Vigara, Francisco Huete Trapero, Andrés Cejudo Cano y Antonio Ruiz Fernández "Tole", del que se podría decir muy bien el célebre tópico “de casta le viene al galgo”, pues era sobrino del legendario socialista Pedro Fernández, la primera víctima de la cruel represión franquista en Puertollano en 1939. En cuanto a Pedro Ruiz, se da el caso curioso que nació el 18 de julio de 1936 ─“el mismo día que la derecha se levantó contra las libertades, contra la República”, le gusta a él decir siempre─, y llegó a Puertollano con su familia en 1948, cuando tenía doce años, procedente de Villanueva de Córdoba.

A partir de ahí, nos quedamos con las palabras de Pedro Ruiz: “Tanto el PCE como CCOO organizan a partir del 64 populosas asambleas clandestinas en el campo, al final de la calle San Agustín, donde ahora están los repetidores de televisión, ‘una temeridad porque todo el mundo sabía dónde se celebraban las asambleas, [en las que] a veces se reunían más de 300 personas’. Para domesticar las protestas crecientes en España el gobierno de Franco convocó elecciones sindicales a enlaces y jurados de empresa en octubre del 66 [y] ‘en un acto electoral organizado en el Vertical los que dirigíamos Comisiones nos levantamos y pedimos plenas garantías de que el proceso electoral iba a ser limpio, los jerarcas y las fuerzas de orden no salían de su asombro”.

No era para menos porque podemos citar documentación inédita, encontrada en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, que demuestra lo que les dolía la cabeza a los capitostes del régimen con el activismo sindical, por ejemplo, de militantes como Francisco López García, Rafael Román Fuentes, Teodomiro Fuentes García, pero, sobre todo, de los hermanos Francisco y Pedro Ruiz García (“los más destacados y conocidos jefes del partido comunista en Puertollano"). He aquí una muestra en un informe de la Guardia Civil:

Noticias recibidas en esta Sección señalan que en vísperas de las elecciones para el nombramiento de Vocales de las Secciones Económica y Social entre los recientemente elegidos Enlaces Sindicales de la ENCASO en Puertollano (Ciudad Real), los hermanos Pedro y Francisco Ruiz García, de filiación comunista, se destacan por la preponderancia que han adquirido entre el resto de los Enlaces, los que demuestran una completa adhesión hacia la persona del primero en especial, ejerciendo ‘caudillaje’ sobre los mismos, y dándose por ello como seguro, que en las elecciones se note la influencia de este individuo sobre la votación y, por descontado el nombramiento del mismo en su día, con carácter provincial y hasta posiblemente nacional” (3).

Otro informe de 24 de julio de 1967, de la Dirección General de la Guardia Civil, dirigido al ministro de Información y Turismo, a la sazón, Manuel Fraga Iribarne, nos permite descubrir que, cinco años después del movimiento de 1962, las Comisiones Obreras de Puertollano intranquilizaban sobremanera a la dictadura, lo que originaba a los sindicalistas las consabidas amenazas:

“[...] entre los productores de la Empresa Nacional ‘Calvo Sotelo’, en Puertollano (Ciudad Real), reina creciente malestar laboral ante la demora que está sufriendo la firma del Convenio Colectivo por el Ministro de Trabajo, que daría valor legal al mismo y la empresa empezaría a abonar los nuevos salarios estipulados en él.

Se comenta que estarán en expectación de espera hasta recibir la liquidación mensual, y, caso de que no les sean abonados los atrasos que tienen pendientes, crear un plante de carácter general en señal de protesta, del cual podría incluso derivarse alguna huelga.

En la reunión celebrada últimamente en la Delegación Comarcal de Sindicatos de aquella ciudad por los Enlaces Sindicales de la Empresa, a la que asistieron, entre otros, los destacados elementos izquierdistas hermanos Pedro y Francisco Ruiz García, Basilio Fernández Espinosa y José Adán Poyatos, con objeto de tratar sobre el Convenio, el citado Francisco, en tono insolente e irrespetuoso, dijo al Delegado Comarcal que su cargo le obligaba a defender los intereses de los obreros y que en realidad lo que hacía “era darles puñaladas por la espalda”, frases que se hicieron constar en el acta levantada y que han sido puestas en conocimiento del Delegado Provincial para que, caso de que lo apruebe, presentar la correspondiente querella contra el susodicho Francisco” (4).

Documento también interesante es el que nos informa de la realización de colectas entre los “productores” de Puertollano con destino a los parados de Bilbao, que, de paso, demuestra que las propuestas sindicales tenían su eco entre los trabajadores:

“[...] algunos enlaces de la Empresa Nacional ‘Calvo Sotelo’ de Puertollano (Ciudad Real), encabezados por Francisco Ruiz García, de matiz comunista, han abierto una suscripción entre los productores, que según manifiestan, es para allegar fondos con objeto de ayudar a los ‘parados de Bilbao’.

Esta suscripción ha encontrado eco entre el personal, siendo muchos los que han entregado cantidades al personal encargado para hacer la colecta, operación que se realiza con el mayor sigilo, lo que obliga a creer que con el pretexto de ayudar a los ‘parados’, se destinan a aquellos individuos que tomaron parte en los recientes conflictos laborales surgidos en Vizcaya.

Parece ser que esta maniobra es una más de provocación a las Autoridades para conseguir crear algún problema anormal, como detenciones, llamadas al orden u otro cualquiera que pudiera justificar la creación de conflictos laborales, que por otro medio les ha sido imposible conseguir, dada la actitud pasiva del resto de los productores de aquella cuenca minera y complejo industrial”(5)

Este informe se completó el 16 de febrero de 1967 con otro en el que se reconocía la detención de Francisco Ruiz García, José Gil Broceño, Juan Núñez Adán y Antonio Fuentes del Fresno, que fueron puestos en libertad después de ser interrogados, y a los que se les encontraron 430 pesetas de la colecta para los parados de Bilbao (en concreto a favor de trabajadores despedidos de la empresa Echevarri de Basauri [Vizcaya]). No obstante la libertad posterior, nada más ser detenidos, se concentraron “algunos elementos de izquierdas”, en uno de los vestíbulos de la Delegación Comarcal de Sindicatos, estando entre ellos Pedro Ruiz García, Modesto López Martín, Julián Andrés Ramos, Conrado Luna Luna, Andrés Cejudo Cano y Mariano Martín Arribas, “quienes manifestaban que no saldrían hasta tanto no se pusiera en libertad a sus compañeros, por considerarse seguros de que allí no serían detenidos”. Posteriormente, cuando tuvieron conocimiento de que se les ponía en libertad, se dirigieron todos a la Comisaría, “donde esperaron pacientemente, pese al intenso frío, la salida de sus compañeros, no dispersándose hasta las 24 horas en que salió el último de los interrogados, habiéndose apreciado que a medida que iban saliendo, el llamado Conrado Luna les advertía que se presentasen a Pedro [Ruiz], lo que denota la ascendencia que este Enlace ejerce sobre los demás”. En cualquier caso, la situación desembocó en la remisión de un escrito al Gobernador Civil, solicitando autorización para continuar con la colecta, y se añadía: “La orden de abrir la suscripción, según confidencia, fue dada por el Partido Comunista, indicando que todo lo recaudado se entregara a Antonio Jiménez Castillo, de matiz comunista, quien se encargaría de su remisión a Vicaya" [...] Y concluye el documento con un párrafo sin desperdicio para conocer aquellos primeros movimientos de las Comisiones Obreras de Puertollano: “Se ha llegado a saber que entre algunos productores de la SMMP también se recaudó algún dinero, pero con tal sigilo y precaución que no trascendió, habiendo comentado éstos que “los jóvenes” (refiriéndose a los de la Calvo Sotelo), lo han hecho tan descaradamente que ha trascendido a las Autoridades, y que van a terminar por comprometerlos a todos con su forma de actuar” (6).

En suma, a la espera de dar a conocer nuevos documentos que permitan un mayor acercamiento al nacimiento de Comisiones Obreras, señalaremos que aquellos pioneros que se enfrentaron a la cruel represión del franquismo por defender la libertad y la mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora constituyen un hito más que jalona la importancia de la historia del movimiento obrero en Puertollano.

Luis Pizarro, 22 de noviembre de 2012 ©

Mi gratitud a Jesús Camacho Segura, Herminio Sobrino López y Julio López Espeso

(1) Varios autores. Programa de Feria 1963, Ayuntamiento de Puertollano, La Económica, 1963.

(2) La versión de Pedro Ruiz en http://www.lamanchaobrera.es/?p=13991. Arias Fernández, Modesto, 2005, p. 151.

(3) Archivo General de la Administración (AGA), 42-08845-00011-009 y 012, informes de la Dirección General de la Guardia Civil, 7 de octubre de 1966 y 7 de noviembre de 1966 (texto citado).

(4) AGA (42-08845-00011-002), informe de la Dirección General de la Guardia Civil, 24 de julio de 1967.

(5) AGA (42-08845-00011-005), informe de la Dirección General de la Guardia Civil, 13 de febrero de 1967.

(6) AGA (42-08845-00011-006 y 007).

Enlace a los capítulos anteriores

- Capítulo 1: Desasosiego y zozobra en los trabajadores

- Capítulo 2: “No se atreven a secundar las consignas...

- Capítulo 3: La huelga de los treinta duros o de las mantas

- Capítulo 4: “Puertollano y su responsabilidad o el triunfo de los trabajadores”

----

FUENTES

1. ARCHIVOS

Archivo de Repsol Petróleo (ARP), Puertollano.

Archivo del Museo Municipal (AMMP), Puertollano.

Archivo General de la Administración (AGA), Alcalá de Henares.

Archivo Histórico Provincial (AHP), Ciudad Real.

2.FUENTES DIGITALES

- http://elpais.com

- http://hemeroteca.abc.es

- http://hemeroteca.abcdesevilla.es

- http://hemeroteca.lavanguardia.com

- http://prensahistorica.mcu.es

- http://www.lamanchaobrera.es/?p=13991

- http://www.lanzadigital.com/hemerotecaHistorica.html

- http://www.nocierreslosojos.com/los-conflictos-sociales-de-los-mineros-asturianos

- http://www.ugt.es/fflc/biblioteca/archivo.htm

3. FUENTES HEMEROGRÁFICAS

Lanza, Ciudad Real.

4. FUENTES ORALES

García Castillo, Sebastián

Ruiz García, Pedro

Sierra Tapiador, Pilar

Zancudo Fernández, Raimundo

BIBLIOGRAFÍA

ARIAS FERNÁNDEZ, Modesto (2005): La etapa del franquismo en Puertollano, Intuición Grupo Editorial, Puertollano.

GONZÁLEZ MADRID, Damián A. y MARTÍN GARCÍA, Óscar J. (2008): “La luz que llega. Puertollano y las huelgas de 1962”, en González Madrid, Damián A. (coord.), El franquismo y la Transición en España, Los Libros de la Catarata, Madrid.

LÓPEZ GARCÍA, Julián y PIZARRO RUIZ, Luis (2010): Cien años para la libertad. Historia y memoria del socialismo en Puertollano, Ediciones Puertollano.

MUÑOZ FERNÁNDEZ, Pedro (1980): Joel con la huelga, La Económica, Puertollano.

VARIOS AUTORES (1963): Programa de la Feria de mayo. Ayuntamiento de Puertollano, La Económica.