Región

Representa la última cena de Cristo con sus apósteles

La Sagrada Cena recorre por primera vez las calles de Mota del Cuervo

Ha sido portado en su carroza por la Hermandad de la Sagrada Cena y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de la Aurora

La Comarca

15/04/2019

(Última actualización: 16/04/2019 00:49)

Imprimir

La Semana Santa de Mota del Cuervo ha sacado este domingo a la calle por primera vez el paso de la Santa Cena. El paso representa la última cena de Cristo con sus apósteles y fue portado en su carroza por la Hermandad de la Sagrada Cena y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de la Aurora, creando una gran expectación entre la multitud que arropó a esta hermandad en su primer desfile procesional. Además fueron acompañados por la Venerable Hermandad de la Santa Cena de Cuenca, madrina de la hermandad moteña.

Tras la cruz guía de la Hermandad y con una impecable organización, comenzaban a salir los primeros nazarenos con hábito compuesto por túnica y capa de color blanco, hasta que los ciriales anunciaban la salida del paso, la del misterio de la Cena.

La Agrupación Musical del Cristo de la Columna y Esperanza y Caridad de Mota del Cuervo acompañaron este misterio por primera vez. Durante el recorrido se interpretaron marchas dedicadas al Señor de la Cena, como "Pescador de hombres" o "Señor de San Román". Oír tocar a los 60 integrantes de esta banda fue también uno de los motivos para acercarse a disfrutar de esta procesión que recorrió la calle Mayor, Calle La Paz y Calle Hospital, entre otras.

La Hermandad de la Sagrada Cena y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de la Aurora adquirió un apostolado completo a la Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía de Zaragoza, mientras que el Cristo del misterio eucarístico es obra de José Antonio Navarro Arteaga, uno de los imagineros más prestigiosos de la actualidad.

La talla del Señor muestra a Cristo con los ojos vueltos al cielo y los labios entreabiertos en el acto de la transustanciación, mientras que la talla sostiene en una de las dos manos el Cuerpo de Cristo con la forma tradicional católica. Se trata de una imagen muy expresiva y cuyos rasgos y características recuerdan a las imágenes de estilo sevillano.