Región

Se trata de edificios civiles y religiosos en las provincias de Toledo y Guadalajara

Tres nuevos monumentos de Castilla- La Mancha entran en la Lista Roja

El convento de los carmelitas del siglo XVII de Budia, así como la Casa Rincón y la Casa Palacio del siglo XVIII de Borox

La Comarca

11/04/2019

(Última actualización: 15/04/2019 11:49)

Imprimir

Tres nuevos monumentos castellano manchegos más se encuentran en estado de total abandono y de ruina, por lo que la asociación Hispania Nostra los acaba de incluir en su Lista Roja del Patrimonio (www.listarojapatrimonio.org).

Uno de los más extraordinarios se encuentra en Budia (Guadalajara). Se trata del magnífico convento de los carmelitas del siglo XVII, que fue abandonado y expoliado tras la penosa Desamortización de Mendizabal en 1835. Es un ejemplo notable de la arquitectura carmelita del siglo XVII. Fue fundado en 1688, bajo la protección de Nuestra Señora de la Concepción. A este convento pertenecían las cartas de Ana de San Bartolomé y de Santa Teresa de Jesús. La época de mayor esplendor del inmueble tuvo lugar entre 1732 y 1835, cuando se fabricaba en él gran parte del paño necesario para las vestimentas de la Orden de Castilla. En la actualidad está abandonado y pertenece al Obispado de Sigüenza/Guadalajara. Además, su atrio exterior frontal y lateral se está empleando como cementerio municipal.

Mantiene la estructura de la iglesia conventual, con su magnífica fachada todavía en pie donde presenta tres arcos bajos de acceso. El central se escolta de planas pilastras, y se remata con vacía

hornacina. Sobre ella aparece un enorme ventanal escoltado de almohadillado, que tenía por misión dar luz al coro, y sobre ella todavía gran remate triangular con botones. El interior solo conserva los muros, muy deteriorados. Es de una sola nave con capillas laterales comunicadas entre sí, por lo que podríamos hablar de tres naves diferenciadas y unos brazos de crucero muy cortos escoltando la cabecera de nave cuadrilátera.

En Toledo se encuentran los otros dos monumentos que acaban de ser incorporados a la Lista Roja del Patrimonio. Se trata de dos edificaciones nobles en la localidad de Borox: la Casa Rincón y la Casa Palacio del siglo XVIII.

La Casa Rincón es la construcción típica de la burguesía rural castellana entre los siglos XVI-XVIII. Se añadieron algunos elementos entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El edificio está deshabitado y abandonado por sus propietarios desde hace años. Recientemente, el inmueble fue puesto a la venta por dos millones de euros, no para su rehabilitación, sino para su derribo. La intención es construir un nuevo edificio. El proyecto no preocupa al ayuntamiento de Borox, que por otra parte, en el 2011 intentó apropiarse de la casa para transformarla en una biblioteca con museo, en contra de la voluntad de sus propietarios.

Posee todas las dependencias típicas: bodega y lagar, almazara con grandes tinajas para almacenar el aceite, graneros y pajares para custodiar los aperos de labranza, cueva de gran longitud, y por supuesto las dependencias para vivienda propiamente dicha, que terminan en un torreón, en la zona más elevada. Se encuentra en grave peligro de derrumbe, especialmente las cubiertas, por donde entra el agua cada vez que llueve.

La Casa Palacio del siglo XVIII es una casa solariega singular datada en 1766, según la inscripción situada en las paredes del espacio reservado a la escalinata principal. Construcción tradicional de la época y del entorno. Es uno de los pocos ejemplos de este tipo que aún quedan en la localidad de Borox y en esa zona de Castilla La Mancha. Entre los elementos arquitectónicos, destacan los voladizos de madera vistosos que dan al patio.

Se encuentra en grave peligro de derrumbe. Ya hay elementos desplomados, sobre todo de las techumbres. Es un edificio singular del siglo XVIII que se ha ido perdiendo por la desidia de sus propietarios y de las autoridades públicas.