Puertollano

Al procesado se le atribuye un delito de homicidio en grado de tentativa

Condenado a siete años de prisión por asestar varios hachazos a un hombre en Puertollano

También deberá hacer frente a una indemnización de más de 150.000 euros por las lesiones y secuelas causadas a la víctima

La Comarca

09/04/2019

(Última actualización: 10/04/2019 08:39)

Imprimir

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado por unanimidad a siete años de prisión por homicidio en grado de tentativa a un hombre que golpeó varias veces en la cabeza a otro con un hacha en Puertollano. Asimismo, se le impone inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena, una orden de alejamiento de la víctima de 50 metros durante diez años, el abono de las costas procesales y la indemnización 150.253,27 euros en concepto de responsabilidad civil por las lesiones y secuelas causadas a la víctima.

Contra esta resolución puede interponerse recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en el plazo en los diez días siguientes al de su notificación. Esta condena es idéntica a la que solicitaba la Fiscalía, mientras que la acusación particular pedía un año más de prisión. Por su parte, la defensa exigía la libre absolución del acusado.

Los hechos probados

F.M.D.R., mayor de edad y con antecedentes penales computables, se encontraba jugando a las caras en la plaza Don Bosco de Puertollano el 19 de marzo de 2016 y posteriormente se desplazó hasta el bar Cara o Cruz de la localidad, momento en el que se produjo un incidente con J.C.N.R. sin que se conozcan los detalles del mismo.

Dicho incidente motivó que los empleados del bar llamasen a la Policía, la cual acudió y el tumulto formado se disipó, yéndose cada uno a su casa. El procesado lo hizo acompañado de un vecino que se encontraba trabajando en dicho evento.

A una hora no determinada, pero antes de las 11 de la noche, J.C.N.R. se presentó en el domicilio de F.M.D.R y llamó a la puerta. El condenado gritó entonces desde la ventana “vienes a mi casa a matarme” y abrió la puerta. La víctima respondió “que no Veneno (apodo del procesado), que no”.

En ese momento F.M.D.R golpeó a J.C.N.R. con un hacha metálica de un filo con astil de madera de 60 centímetros de longitud al menos tres veces en la cabeza. En ese momento ambos cayeron al suelo, con el torso sobre la acera y la cabeza entre dos coches que se encontraban allí estacionados. La víctima comenzó a sangrar y se marchó a su domicilio, donde fue atendido por los servicios sanitarios médicos siendo trasladado al Hospital Santa Bárbara de Puertollano.

A consecuencia de estos hechos, la víctima, nacida el 13 de mayo de 1976 y con una edad de 39 años en aquel momento, sufrió un traumatismo craneoencefálico contuso con fractura-hundimiento de bóveda craneana en temporal izquierdo consistente en una herida inciso-contusa de seis centímetros en región parietal izquierda, una herida paralela a la anterior de unos cuatro centímetros en región ciliar izquierda y dos heridas inciso-contusas en región parietal izquierda de tres centímetros de longitud, foco contusivo temporal izquierdo de 14 milímetros con burbujas de aire, lámina de hematoma subdural temporal izquierdo y fractura multifragmentaria con desplazamiento intracraneal de fragmentos de temporal izquierdo.

La víctima requirió de tratamiento médico-quirúrgico consistente en craneotomía fronto-temporal izquierda y craniectomía temporal izquierda más drenaje de hematoma epidural y extracción de fragmentos óseos intraparenquimatosos, y precisó para su estabilización de un total de 325 días, restándole como secuelas pérdida de sustancia ósea que no requiere craneoplastia, daño neuropsicológico en grado moderado y perjuicio estético ligero constituido por las cicatrices en cuero cabelludo no visibles y el área de hundimiento, con 55 puntos.

Por su parte, F.M.D.R. presentaba eritema alrededor del cuello con señales de presión de los dedos sobre el mismo, eritema conjuntival del ojo derecho y dolor a nivel submandibular a la palpación.