Región

Busca luchar contra la soledad de las personas mayores

La Consejería de Bienestar Social valora el novedoso proyecto ‘En Bici sin Edad’

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, se ha reunido este lunes con el responsable de la ONG ‘En Bici sin Edad’, Óscar Garrido, para interesarse por los beneficios de la iniciativa para las personas mayores, con discapacidad o con movilidad reducida

La iniciativa, que nació en Dinamarca, se desarrolla en estos momentos en más de 450 ciudades de más de 40 países y acaba de aterrizar en Albacete

La Comarca

11/03/2019

(Última actualización: 15/03/2019 14:21)

Imprimir

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, se ha reunido este lunes en la Casa Perona de Albacete con el responsable del novedoso proyecto social ‘En Bici sin Edad’, Óscar Garrido, que pretende luchar contra la soledad de las personas mayores, pero también de las personas con discapacidad y con movilidad reducida mediante paseos gratuitos por la ciudad a bordo de triciclos adaptados.

La ONG está afiliada al movimiento internacional ‘Cycling Whithout Age’, que está funcionando en más de 450 ciudades de más de 40 países, y ha llegado a Albacete de la mano de su presidente, quien ha querido mostrarle a la consejera los beneficios de su proyecto y le ha trasladado su voluntad de crecer, de darse a conocer entre las administraciones y prestar su servicio a otros centros y recursos, ya que por ahora solo se circunscribe al Asilo de San Antón de la ciudad.

Tras el encuentro, Sánchez ha podido conocer de primera mano las sensaciones que provoca el servicio con dos personas mayores que han llegado hasta la Casa Perona disfrutando de un agradable paseo y también ha intercambiado impresiones con el voluntario que conducía el triciclo adaptado, que le ha explicado su funcionamiento, le trasladado la seguridad del vehículo tanto para las personas usuarias como para el voluntario y que puede circular tanto por el carril bici como por la calzada, aunque también realizan estos paseos por parques.

La iniciativa se sustenta gracias a la generosidad de las personas voluntarias, que con sus cuidados crean redes de apoyo mutuo. Además, el pedaleo y el ritmo lento respeta y permite que las personas usuarias interactúen con el entorno, con el resto de la sociedad, así como la transmisión del saber e intercambio de experiencias entre las personas usuarias y voluntarias.