Puertollano

Para colaborar con la Asociación 'Parkinson y Enfermedades Neuronales de Puertollano'

Habilitan una 'Fila Cero' para la función 'Cinco horas con Mario' en Puertollano (con vídeo)

Las personas interesadas podrán adquirir una entrada simbólica que contará como una más dentro de la venta global del espectáculo

La Comarca

07/02/2019

(Última actualización: 07/02/2019 23:27)

Imprimir

Repsol y el Ayuntamiento de Puertollano han habilitado la opción de ‘Fila Cero’ para la función ‘Cinco horas con Mario’ que se representará el jueves 28 de febrero a las 21:00 horas en el Auditorio Pedro Almodóvar de la localidad. Así, todo aquel que lo desee podrá colaborar con la entidad beneficiaria, la Asociación 'Parkinson y Enfermedades Neuronales de Puertollano', aunque no pueda asistir a la función.

Las personas interesadas podrán adquirir una entrada simbólica que contará como una más dentro de la venta global del espectáculo. Eso no significa que ocupen asiento, por lo que no afectará al aforo. Pueden adquirirse desde este jueves a través de este enlace y en la taquilla del Auditorio en horario habitual.

El objetivo es mantener esta iniciativa en el resto de espectáculos patrocinados por Repsol y Fundación Repsol.

Estreno en 1979

Lola Herrera estrenó en 1979 con 44 años este personaje al que va sustancialmente ligada su vida, más allá del ámbito profesional, y lo interpretó durante diez años convirtiéndolo en uno de los mayores éxitos de la historia del teatro español. En 2001, volvió a encarnarlo con 66 años, con igual o mayor éxito y, en 2018, con 82, lo devuelve a las tablas.

'Cinco horas con Mario' ha sido uno de los mayores y más originales éxitos teatrales de los últimos años en España. Fue llevada a la escena por primera vez el 26 de noviembre de 1979 en el Teatro Marquina de Madrid. Lola Herrera dio vida entonces a Carmen Sotillo y ahora, casi 40 años después, vuelve para interpretarla.

La soledad de Carmen Sotillo

Estamos en marzo de 1966. Carmen Sotillo acaba de perder a su marido Mario de forma inesperada. Una vez que las visitas y la familia se han retirado, ella sola vela durante la última noche el cadáver de su marido e inicia con él un monólogo-diálogo en el que descubrimos sus personalidades y los conflictos de su matrimonio.

Con una forma entrecortada, detallista al mínimo, reiterativa y llena de tópicos, Carmen Sotillo dice cosas, manifiesta sentimientos y emite juicios, que hoy nos pueden parecer del todo increíbles. Pero damos fe de que ese lenguaje existía, de que esos juicios se emitían, de que esas “cosas” de Carmen estaban entonces en la vida de todos los días.

Cinco horas con Mario es, entre otras muchas cosas, un documento vivo de esos años sesenta. De las preocupaciones económicas, religiosas, políticas, sexuales y morales entonces imperantes que Delibes, a través del lenguaje de su protagonista, dejó retratadas con nitidez, de forma que la vida española de entonces llega a palpitar viva en sus palabras.