Opinión

Con sanciones superiores a los mil millones de euros por actividades fraudulentas

La Unión Europea pone el ojo en el sector farmacéutico

Examinados 100 casos por posibles infracciones de normas de la competencia y más de 80 por concentraciones de empresas farmaceuticas

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

02/02/2019

(Última actualización: 02/02/2019 23:31)

Imprimir

Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el transcurso de 2009-2017, ha sido un periodo donde la Comisión Europea ha intensificado su vigilancia y como consecuencia de la misma, ha publicado un Informe conjunto con las autoridades nacionales de los Estados Miembros, en un quehacer de significados puntales de las Autoridades citadas en primer lugar.

Dicho informe, desde sus inicios, ha supuesto, entre otros, la supervisión constante de un mercado farmacéutico que contiene unas particularidades que condicionan su funcionamiento en un mercado o sector excesivamente regulado y con múltiples intereses en juego.

Las distintas aplicaciones de las normas de la Competencia, pretenden reforzar y contribuir a la mejora de dicho mercado.

Las actividades llevadas a cabo por la Comisión durante dicho periodo, han supuesto la investigación de unos 100 casos relacionados con posibles infracciones en el marco de la Competencia, así como 80 relativas a Concentraciones, con objeto de garantizar que el mercado farmacéutico no se concentrara en exceso, y por ello, con grandes posibilidades de haber hecho peligrar importantes avances de I+D.

Se detectaron problemas de competencia en 19 Concentraciones y solo se autorizaron, después de que las empresas, ofrecieran compromisos de resolver adecuadamente, las incidencias detectadas.

Un total de más de Mil millones de euros son las cantidades sancionadas desde 2009, a través de 29 resoluciones contra empresas farmacéuticas o compromisos vinculantes destinados a subsanar prácticas contrarias al derecho de la Competencia.

Es posible, que en el anterior monto se encuentre la cantidad de 427,7 millones de euros, con los que el gigante francés Servier, Teva y otras cinco empresas farmacéuticas, fueron sancionadas en Julio de 2014, por confabularse según EuropaPress, para retrasar una versión genérica de un popular tratamiento sobre la presión arterial.

Otras empresas de ámbito europeo fueron abordadas ante la detección de prácticas anticompetitivas, que nunca se habían tratado en el marco del derecho de la competencia de la UE.

La reducción de precios, juega también un importante papel en dicho Informe, ya que la responsabilidad efectiva de los medicamentos genéricos y los biosimilares, contribuyen a reducir los precios de forma significativa. (en el caso de los medicamentos genéricos, una media del 50%).

Es sabido, qué con objeto de mitigar el impacto de la entrada de los genéricos en el mercado, las empresas fabricantes de medicamentos originadores, suelen tratar de prolongar en ocasiones de forma ilícita, la vida comercial de sus productos más antiguos.

En el ámbito europeo, son de destacar los casos de la multinacional: Lundbeck; Fentanyl (opiáceo) y de nuevo, Servier.

En España, destacó un boicot de entidades farmacéuticas contra Laboratorios Davur.

El interés de los farmacéuticos en el boicot, residía en que la venta de estos medicamentos genéricos, más baratos, también implicaban menores ganancias para ellos, según la Audiencia Nacional.

Francia, ha sido pionera en varias decisiones favorables, destinadas a los medicamentos genéricos.

Igualmente, se han llevado a cabo distintas investigaciones sobre la fijación de precios de determinados medicamentos sin patentes (en un caso, el precio aumentó hasta el 2.000%,) acto desleal y abusivo.

En Italia el asunto Aspen; en Reino Unido, (Pfizer/Flynn); y en Dinamarca, (CD Pharma).

Por último, y en España, según la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, hemos tenido casos de cárteles de licitaciones colusorias, siendo la Autoridad de Competencia española la encargada de sancionar estrategias intuidas, para impedir que los rivales tuvieran accesos a insumos especiales o clientes, por la oposición descarada del Colegio de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, zona, con tradición opaca en otros asuntos, que mediante acuerdo ilícito, daba lugar a un reparto de mercado, al introducir un sistema de rotación entre farmacias para suministrar medicamentos a los centros de salud.

El historial de casos pasados proporciona una base sólida para que las autoridades de Competencia continúen y señalen sus actividades en este sector en aplicación de la legislación vigente.

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho (Cum Laude)

Diplomado en Estudios Avanzados U.E

Caballero de Mérito por Real Orden Noruega