Almodóvar del Campo

Además de la nutrida procesión en honor al santo

El día grande de san Antón se celebra con una doble bendición de animales en Almodóvar

La tradicional candelaria del miércoles y la procesión del jueves volvieron a contar con el calor de decenas de vecinos de todas las edades

La Comarca

18/01/2019

(Última actualización: 20/01/2019 16:55)

Imprimir

Con la nutrida procesión en honor a san Antón, en la que no faltaron mascotas de diferentes especies llevadas sobre todo por niños, se cerraba la programación de festejos en honor a san Antón, santo que da nombre a uno de los barrios de Almodóvar del Campo.

La procesión comenzaba a las cuatro y media de la tarde. Era abierta por los músicos de la Escuela Municipal de Música, tras cuyos acordes iba, en carroza, el patrón de los animales, que realizaba el céntrico itinerario que también discurría por las calles Darro y Corredera, regularizado por los agentes de la Policía Local.

Tras la imagen del santo se situaban los que junta al Ayuntamiento han coordinado la organización de los actos, así como el sacerdote almodovareño fray Javier de María, quien ya a las doce del mediodía había oficiado la misa en honor a san Antón y, a su término, bendecido los animales congregados. Una acción que luego, al término de la procesión, volvió a realizar con las mascotas acompañantes.

A lo largo del recorrido se pudieron ver y en casi todos los casos a manos de niños y jóvenes, animales domésticos de variadas especies en especial perros y canarios. Pero también conejos, hámster, etcétera.

Como es habitual, la tarde-noche de vísperas estuvo marcada por la quema de la candelaria ante la ermita del santo, que ha visto renovado su acerado interior por parte del Ayuntamiento. Allí hacia las ocho de la tarde se prendía la leña, en una fogosa luminaria que bomberos de Puertollano se encargaron de controlar.

Mientras, decenas de personas se arremolinaban ante ella o en el interior del templo para venerar la imagen del patrón, recibir las rosquillas típicas y una estampa a cambio de un donativo o tirar de la inagotable campana cuyos tañidos se fundieron con los sones de la Banda de Cornetas y Tambores ‘Jesús Rescatado’.

Una cita en la que no faltó la pirotecnia, que iluminó la noche, así como la “limoná” típica y hasta un puesto de castañas asadas para completar una tradición con que Almodóvar del Campo pone de manifiesto, año tras año, su condición de población agrícola y el empleo de animales para las tareas del campo.