Aldea del Rey

Durante su etapa de alcalde, entre 1959 y 1967, gestionó la llegada de infraestructuras cruciales para el municipio

Aldea del Rey llora a uno de sus grandes propulsores, Marcelino Sánchez Molina

Veterinario de profesión, fue una persona íntegra, humilde y de marcados valores humanos y cristianos

La Comarca

16/01/2019

(Última actualización: 18/01/2019 09:49)

Imprimir

Aldea del Rey despide este jueves 16 de enero de 2019 a otro de sus vecinos más insignes pues, Marcelino Sánchez Molina, además de alcalde de la localidad entre 1959 y 1967, fue todo un ejemplo de humildad, valores humanos y religiosos y muy gran persona, a quien toda la localidad recuerda por sus esfuerzos para el bien común y por el ánimo fraternal en el trato más cercano.

Padre de seis hijos, entre ellos el actual regidor de esta población calatrava, Luis María Sánchez Ciudad, durante sus años de responsabilidad en el gobierno del municipio, se batió el cobre para que las viviendas de la población pudiesen contar con abastecimiento de agua desde el manantial de 'La Higuera' con los preceptivos depósitos, construyó el campo de fútbol con vestuarios y duchas o el edifico consistorial con dos plantas.

También fue artífice en aquel periodo de gestión de necesarias infraestructuras educativas como un centro escolar o cinco viviendas para maestros, sentando también las bases de la Biblioteca Pública Municipal y otras, como el adoquinado de calles, se instaló iluminación eléctrica, la fuente de la calle Rollo que todavía funciona, se habilitó el alcantarillado y contribuyó a la reparación de la torre de la iglesia.

Impulsor decidido de la restauración de Calatrava la Nueva

Y en este plano patrimonial, estuvo decidido a la restauración del Sacro Convenio y Castillo de Calatrava la Nueva, con múltiples actuaciones costeadas desde el Ayuntamiento y gracias a las gestiones que llevó a cabo Marcelino Sánchez Molina.

Así, se elevaron muros de mampostería, se reparó el recinto de la iglesia, las bóvedas y nervaduras, el camino empedrado de acceso, etcétera. Dando así ya por entonces pie a la celebración de numerosos actos culturales, civiles, políticos o militares

Veterinario de profesión

Nacido el 24 de agosto de 1923 en Aldea del Rey, su primera formación y educación la realizó en la escuela aldeana, siendo orientado para los estudios de Veterinaria, habiendo cursado Bachillerato en el Instituto 'Virgen de Gracia' de Puertollano. Ejerció su profesión en Calzada de Calatrava, Aldea del Rey y en la provincia de Córdoba.

Este también aficionado a la genealogía, también vivió con gran profundidad la fe cristiana que, junto a los valores que acarrea, inculcó a toda su familia junto a su esposa, Purificación Ciudad Villalón. Y por eso mismo se implicó personalmente en actividades parroquiales durante toda su vida, siendo también tres lustros hermano mayor de la Hermandad del Cristo y partícipe de la restauración de la iglesia parroquial de San Jorge Mártir.

Claro Barba Merino sintetiza toda esta andadura vital e íntegra indicando que don Marcelino "ha sido [...], como suele decirse, una institución verdaderamente ejemplarizante, es decir, digna de encomio, admiración, aprecio, consideración y respeto". Y es que, añade Barba Merino, tuvo "una enorme experiencia en todas las facetas de su vida, como estudiante, como veterinario, como alcalde, como persona, un hombre bueno, y con todo su bagaje enorme de conocimientos, sabe escuchar, facultad o virtud esta digna de encomio".

La misa funeral por Marcelino Sánchez Molina, cuya biografía recogió su hijo Luis María Sánchez Ciudad en un volumen de memorias hace unos años, se oficia esta tarde a partir de las cuatro, precisamente en el templo parroquial de San Jorge Mártir.