Nacional

CCOO rechaza el plan que la multinacional presenta a la mesa de negociación

Alcoa abandona al 70% de la plantilla de Avilés y A Coruña y se desprende de la parte que consume más energía

La parte social propone que ponga las plantas en manos del Estado para buscar una salida global

La Comarca

11/01/2019

(Última actualización: 13/01/2019 11:50)

Imprimir

700 trabajadores tienen las plantas de Alcoa Avilés y A Coruña. El plan social que la multinacional del aluminio presentó ayer solo recoge una solución para el 30% de la plantilla. Al resto del personal le ofrece el despido. Por eso, CCOO rechazó la propuesta. El sindicato exige a la empresa un mayor compromiso en la búsqueda de una alternativa al cierre. La parte social le propuso que entregue al Gobierno la cantidad que tiene previsto desembolsar en este proceso, junto a la titularidad de las dos empresas. Sin presión, y sin Alcoa, el Ministerio de Industria podría encontrar otro productor que se haga cargo de las dos plantas, junto a los gobiernos autonómicos y a los sindicatos.

11 de enero de 2019

Se cierra una semana de infarto en la negociación del expediente de regulación de empleo de Alcoa. A última hora de ayer, CCOO rechazó los términos de la propuesta que la multinacional del aluminio puso sobre la mesa. Ofrece prejubilaciones a los trabajadores y trabajadoras de más edad de la planta de San Ciprián. Sus puestos de trabajo serían ocupados por el medio centenar de personas que abandonarían las factorías de Avilés y A Coruña. Además, otros 22 empleados y empleadas de entre 57 y 63 años se prejubilarían en la planta gallega y asturiana. También propone mantener operativas las dos fundiciones, en las que trabajan unas doscientas personas.

Los negociadores de CCOO rechazaron la propuesta. La consideran insuficiente, porque no ofrece ninguna salida a más de quinientas personas y porque no contempla ninguna alternativa que permita mantener las factorías de Avilés y A Coruña tal y como las conocemos en la actualidad. Alcoa es partidaria de mantener la fundición de las dos plantas y paralizar de forma controlada las series de electrólisis (las que consumen más energía) a través de un expediente de regulación temporal de empleo, a la espera de que pudiera aparecer un socio inversor antes del 30 de junio. CCOO cree que será difícil poner en marcha este proyecto.

CCOO defiende el aluminio como un sector básico, ya que Europa tiene un déficit de este material. El sindicato cree que la economía española no se puede permitir la pérdida de una actividad clave. Es partidario de encontrar otro inversor para mantener las fábricas operativas con o sin Alcoa. Desde que se conoció la noticia de que la multinacional tenía previsto cerrar la planta asturiana y la gallega, CCOO insiste en que no se le debe permitir dejar el país sin ponerle ningún obstáculo. Lamentablemente, abandona el barco cuando encuentra dificultades, pese a que ha recibido cuantiosas subvenciones y ayudas.