Puertollano

Asegura que "no eran en absoluto gravosas para las arcas municipales"

FEPU lamenta que el Pleno de Puertollano rechace todas sus alegaciones a las ordenanzas municipales

Cree que representaban "una importante inyección de apoyo a la actividad empresarial y comercial de la ciudad"

La Comarca

10/01/2019

(Última actualización: 11/01/2019 20:13)

Imprimir

La Federación de Empresarios de Puertollano y comarca (FEPU) ha lamentado que la mayoría del Pleno del Ayuntamiento de Puertollano no haya tenido en cuenta ninguna de sus alegaciones a la modificación de las ordenanzas municipales.

Unas alegaciones que "solo pretendían la adopción de medidas acordes al grave detrimento económico que afecta a todos los sectores sociales, comerciales y empresariales de la ciudad", según puntualizaba FEPU.

La Federación reconoce la necesidad de mantener "un nivel impositivo mínimo para garantizar la sostenibilidad de determinados servicios municipales", pero advierte de que sus alegaciones "no eran en absoluto gravosas para las arcas municipales y sí representaban una importante inyección de apoyo a la actividad empresarial y comercial de la ciudad".

De tal manera, la propuesta de esta federación respecto al IBI era reducir la tasa en un porcentaje superior al 5% "teniendo en cuenta y ponderando la situación actual del mercado inmobiliario en Puertollano, con depreciaciones ostensibles que pueden alcanzar porcentajes alarmantes como el 50 o el 60% de su valor anterior o de compra inicial, y aunque se comprenda que es necesario mantener los servicios y costes que ello supone, también es cierto que mantener un IBI en cuantías desproporcionadas supone agravar la situación e incluso fomentar la depreciación o pérdida de valor de los inmuebles".

FEPU propuso también sin éxito una reducción de un 10% en el IAE "necesaria para mantener la actividad económica actual y fomentar la incorporación de más empresas o proyectos".

Respecto al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) "y teniendo en cuenta la situación de inactividad e inoperancia que existe en el sector de la construcción", la Federación considera que "cualquier impuesto que pueda gravar las construcciones, instalaciones y obras debe ser reducido de forma claramente apreciable y ostensible, en porcentajes que supongan un incentivo para el fomento de la construcción en general, teniendo en cuenta que los gravámenes actuales pueden suponer un freno para tal fomento de obras".

En relación a la tasa por el inicio de aperturas de nuevos establecimientos, FEPU defiende una bonificación del 50 %.

En la tasa por ocupación de terrenos de uso público con mercancías, materiales de construcción, escombros y otras instalaciones análogas, esta Federación no entiende ni comprende "que se aplique un recargo del 100 % en una población en la que prácticamente ha desaparecido la construcción privada. Esta tasa debiera estar acomodada al volumen de obra previsto en la ejecución de cada proyecto". FEPU propuso, sin que prosperase la enmienda, no solo que no se produjera el recargo finalmente aprobado, sino que se redujera en un 10% esta tasa.

Por último, presentó igualmente una propuesta de reducción de un 10% en el precio público por el tratamiento y depósito de residuos inertes en el vertedero municipal y en la tasa por el suministro de agua.

Adjuntos

Ruiz - Alegaciones FEPU: