Región

Según un informe de Idealista.com

El precio de la vivienda en alquiler sube un 7,4% en Castilla La Mancha durante 2018

Todas las provincias incrementan el precio en los últimos 12 meses, excepto Ciudad Real

La Comarca

09/01/2019

(Última actualización: 09/01/2019 22:14)

Imprimir

El precio de la vivienda en alquiler experimentó en Castilla La Mancha una subida del 7,4% durante el año 2018 hasta situarse en 5,1 euros/m2, según el último informe de precios de Idealista.com.

Las provincias castellano manchegas

Todas las provincias registran precios de alquiler superiores a los que tenían hace un año, con la excepción de Ciudad Real donde cayeron un 0,9%. Las mayores subidas se han producido en Toledo (13,7%) y Guadalajara (11,1%). En Albacete el incremento fue del 6,8%, mientras que en Cuenca la muestra ha sido insuficiente para analizar su evolución.

Guadalajara sigue marcando los precios más elevados, con 5,7 euros/m2 al mes, seguida por Toledo, con 5,4 euros/m2. En Albacete el precio está situado 5,3 euros/m2, superior al de Ciudad Real (4,5 euros/m2).

Capitales de provincia

La situación en las capitales es similar que la de las provincias. Ciudad Real marca la única caída (-0,1%), mientras que la mayor subida se produce en Guadalajara (10,4%) y Toledo (9%). La menor subida se ha registrado en Albacete (7,6%).

La capital toledana es también la más cara de la comunidad, con 6,7 euros/m2, seguida por Guadalajara (6,3 euros/m2) y Albacete (5,7 euros/m2). En cambio, Ciudad Real (5 euros/m2) es la más económica.

Subidas ralentizadas en España

El precio de la vivienda en alquiler ha suavizado su ritmo de subida en España durante 2018 y ha acabado el año con un incremento del 9,3% que ha dejado el metro cuadrado en 10,6 euros al mes, frente al 18,4% que creció en 2017. En el último trimestre del año los precios han experimentado, incluso, una leve caída del 0,6%.

Un total de 6 capitales españolas registran en diciembre de 2018 precios superiores a los de hace 12 meses, mientras que en la mayoría de mercados las rentas que piden los propietarios se han incrementado.

La ciudad de Barcelona ha visto cómo sus precios bajaban un 1% en el último año, situando el precio de sus alquileres en 17,3 euros/m2. El ritmo de caída parece haberse parado en el último trimestre, ya que los precios no tuvieron variación estadística.

Madrid finaliza 2018 con una subida interanual en el precio del alquiler de vivienda del 4,3%, lo que sitúa el precio del metro cuadrado en la capital en 16,2 euros. Durante el último trimestre del año la capital ha visto cómo sus precios se reducían un 1,5%.

Burgos ha marcado la mayor subida este año, con un incremento del 12,7% hasta los 7,1 euros/m2, muy similar a la registrada en Guadalajara (10,4%). En todos los demás mercados alcistas los incrementos han sido de un solo dígito: A Coruña (9,6%), Lugo (9,5%), Pamplona (9%) y Toledo (9%). La mayor caída, en cambio, se produjo en Castellón (-6,8%), Tarragona (-5,3%) y Jaén (-3,1%). Los precios también cayeron en Barcelona (-1%) y Ciudad Real (-0,1%).

A pesar de la caída, Barcelona sigue siendo es la capital española con los alquileres más caros (17,3 euros/m2), seguida de Madrid (16,2 euros/m2) y San Sebastián (15,3 euros/m2). En cuarto lugar se sitúa Palma con un precio de 12,3 euros por cada metro cuadrado. En la parte opuesta de la tabla encontramos Cáceres, la capital más económica, con un precio de 4,7 euros/m2 mensuales.

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “los números evidencian lo que venimos diciendo desde idealista hace tiempo: no hay burbuja de alquiler. Y de haberla habido los datos demuestran que se está deshinchando. Los precios han subido en el conjunto del estado en 2018 pero este crecimiento está ya muy lejano de los de ejercicios anteriores. Además los grandes mercados del alquiler, básicamente Barcelona y Madrid, adelantan la tendencia de lo que veremos más adelante en resto de las ciudades: en Barcelona los precios de alquiler han caído por segundo año consecutivo y en Madrid se estabilizaron con una ligera subida anual del 4%, aunque en los últimos meses de 2018 se registraron ya caídas.

Ante un escenario de normalización y de ajustes de los precios de alquiler consideramos muy arriesgado legislar ahora una realidad que ya no existe y que puede perjudicar muy gravemente el crecimiento del mercado. No hay datos estadísticos que justifiquen en estos momentos la urgencia con que se quiere regular el control de los precios, que de hecho ya están ajustándose en los grandes mercados. En los próximos meses veremos cómo los precios del alquiler se estabilizan y entran en una fase de mesetización o incluso más caídas. En algunos barrios puede haber aún tensión en los precios pero estará basada en una alta demanda que choca con una escasa oferta en esas calles. Pero en general esperamos una moderación de los precios. Únicamente podría romper esta tendencia a la estabilidad unas políticas de vivienda que estrangulen la oferta y que provoquen una reducción de la misma de forma dramática”.