Ciudad Real

En el acto del Día de la Patrona

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real reivindica el acceso al historial farmacoterapéutico y un mecanismo de comunicación más ágil con el médico

Francisco José Izquierdo, destaca el papel del farmacéutico en el proceso asistencial y apela a la colaboración interprofesional para obtener el “máximo valor asistencial de cualquier intervención sanitaria”

El COF nombra Colegiado de Honor al Colegio de Médicos de Ciudad Real y Colegiada Distinguida a la farmacéutica comunitaria Gemma García Guijarro

La Comarca

08/12/2018

(Última actualización: 08/12/2018 23:01)

Imprimir

El Colegio Oficial de Farmacéuticos (COF) de Ciudad Real ha festejado hoy el día de su Patrona, la Inmaculada Concepción, con un acto institucional que ha tenido lugar este mediodía en la sede del Colegio y donde se han entregado, como es tradicional, distinciones y reconocimientos.

Este año, el COF ha nombrado Colegiado de Honor al Colegio Oficial de Médicos de Ciudad Real y Colegiada Distinguida a la farmacéutica de Alcolea de Calatrava Gemma García Guijarro. Además, se ha reconocido a los profesionales que cumplen 65 años y 25 de colegiación, así como los que este año celebran sus bodas de oro con el colegio y a todos aquellos nuevos farmacéuticos que se han colegiado durante el último año.

El acto, presidido por la tesorera del Consejo General de Colegios Oficiales Farmacéuticos de España, Ana López-Casero, la directora general de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, Mª Teresa Marín, y el presidente del COF Ciudad Real, Francisco José Izquierdo, así como por el vicepresidente, secretario y tesorera del COF, Javier Quintanar, José María Cruz y Cristina López-Casero respectivamente, ha congregado a numerosos invitados y autoridades, entre ellos la diputada nacional Carmen Quintanilla.

El acto ha comenzado con la intervención del presidente del COF, Francisco Izquierdo, que ha aprovechado la efeméride para reivindicar herramientas que permitan cumplir lo que está recogido en la ordenación sanitaria, el acceso al historial farmacoterapéutico del paciente para vigilar la efectividad y seguridad de la medicación y un mecanismo de comunicación bidireccional más ágil con el médico que permita intervenir de una manera más eficaz.

También ha abogado por la colaboración interprofesional: “Farmacéuticos, médicos, enfermeros y otros profesionales de la salud tenemos la obligación de colaborar entre nosotros para garantizar un uso seguro, responsable, efectivo y eficiente de los servicios, las intervenciones sanitarias y los medicamentos”. En este proceso asistencial ha puesto en valor el papel del farmacéutico que –en su opinión- debe seguir desarrollando servicios recogidos en la ordenación sanitaria como el seguimiento farmacoterapéutico a polimedicados.

En este sentido, ha resaltado que el COF está empeñado en trabajar en una farmacia centrada en el paciente innovando con el desarrollo de nuevos Servicios Profesionales Farmacéuticos entre los que ha citado deshabituación tabáquica, riesgo cardiovascular, revisión de la medicación y SPD que se van a implantar en la red de oficinas de la provincia con el impulso del COF y de su Formadora Colegial.

Finalmente, ha querido poner en valor el “gran potencial sanitario” de la red asistencial de farmacias que permite que el 99% de la población tenga una farmacia en su lugar de residencia llegando donde otros servicios sanitarios no llegan. Por eso, se ha dirigido específicamente a la directora general para solicitarle que se apueste por mantener esta red. “En Castilla-La Mancha tenemos 175 farmacias en riesgo real, de las que 102 son únicas en sus municipios y 52 se encuentran en municipios sin consulta médico. Seguir desarrollando medidas que azoten la estabilidad de la farmacia puede afectar a 90.000 pacientes de nuestra región que se quedarán sin una farmacia en su municipio y a 23.000 pacientes que no tendrían ningún profesional sanitario cerca”, ha manifestado.

Ana López-Casero, por su parte, se ha referido a los grandes retos a los que se enfrenta la farmacia en la era de la hiperconectividad. Retos que, ha dicho, no hay que afrontar con miedo sino “con ojos de oportunidad”. Por eso, ha abogado por “desplegar todo el potencial sanitario de la profesión, trabajando en coordinación con otros agentes para construir la fórmula magistral de la farmacia del futuro”. Una farmacia que necesitará como principios activos que el farmacéutico mantenga su esencia, su ética y su vocación de servicio y que aporte valor innovando con una nueva oferta de servicios asistenciales. Todo ello con “dosis muy altas de ilusión” por seguir consolidando la labor social del farmacéutico “como compañero vital en la vida del paciente”.

Finalmente, Mª Teresa Marín, ha calificado de “fundamental” la labor de los colegios profesionales “no solo por la defensa de los intereses corporativos sino porque son imprescindibles para el avance de la profesión y para movilizar a la Administración que, a veces, es una rueda pesada y difícil de mover”. La directora general ha dicho que por delante hay “grandes retos” que habrá que afrontar “juntos”, entre ellos el problema de la despoblación que afecta especialmente a Castilla-La Mancha. Aun así, ha considerado que el sistema de farmacia que tenemos es de los mejores y por eso hay que protegerlo.

Tras recibir la distinción que le acredita como Colegiado de Honor, el presidente del Colegio de Médicos, José Molina, ha mostrado su agradecimiento por este reconocimiento justo en el año en el que su institución celebra su 100 aniversario y ha asegurado que es un aliciente para seguir fomentando la colaboración entre colectivos, colaboración que es “histórica” y que recientemente se materializó con unas jornadas que fueron punto de encuentro entre ambas profesiones. “Ser Colegiado de Honor del Colegio de Farmacéuticos nos estimula para seguir potenciando la relación entre ambos colectivos porque, afortunadamente, es mucho más lo que nos une que lo que nos separa y tenemos el deber de remar en el mismo sentido para mejorar la salud de la población”, ha dicho.

Por su parte, la Colegiada Distinguida, Gemma García Guijarro, visiblemente emocionada, ha querido compartir su distinción con todos los compañeros profesionales farmacéuticos con los que ha trabajado y colaborado durante su trayectoria en el Colegio donde fue vocal de Alimentación y de Dermofarmacia, coordinadora de Formación, tesorera y vicepresidenta en distintas Juntas Directivas.

Distinción a los farmacéuticos con 50 y 25 años de colegiación

En el acto también se han entregado las distinciones a los profesionales que en 2018 han cumplido 50 años de colegiación y que son: Ana María Aguilar Leiva, Juan Antonio Requena Moreno y Bartolomé Palomo Romero.

E igualmente a los que han cumplido 65 y 25 años: Josefa Aguilar Letrado, Antonio Arévalo Romero, Felicidad Asensio Delso, Mª Jesús Bernaldo de Quirós Tomé, Pedro Cañadas Polo, Mª Teresa Cid Fernández, Mª Isabel Fernández Bayón, Enrique Fernández Martín de la Torre, Isabel Mª Gómez Molina, Joaquín Hernández Cañizares, Manuel Muñoz Manchado, Mª Pilar Prado Fernández, Joaquín Ruiz-Valdepeñas Sánchez-Hermosilla e Isidoro Villalobos Real.

Reconocimiento a 25 nuevos colegiados

Los 25 nuevos colegiados de la institución que también han recibido sus insignias son: Bárbara Anguita Montenegro, José Gabriel Berrio García-Navas, Patricia Bodoque Muriel, Imane Bouhjar, Consuelo Cabañas Gimeno, Sara Carvajal Parrondo, Almudena Columé Díaz, Sonia Costa Martín, Enrique Díaz Neira, Lara Fernández-Roldán Galán, Ana Mª González de Juan, Diego González Gutiérrez, Rafael González Jiménez, Martín Gutiérrez López, Victor José Iniesta Martín-Buitrago, Natalia Jiménez Lama, Noelia León Barba, María Luque Jiménez, Carmen Moya López-Peláez, Belén Moya Moreno, José Mª Ortega Moreno, Ana Mª Ramírez López, Rosa Mª Redondo García, Enrique Salmerón Inmedio e Irene Sanz Lobo.

La jornada, que ha comenzado antes del acto institucional con la habitual Misa por el eterno descanso de los farmacéuticos fallecidos este año en la Iglesia de Santiago Apóstol de la capital, ha finalizado con la Comida de Hermandad en el Restaurante Bodega Pago del Vicario, a partir de las 14,30 horas, con el habitual sorteo de regalos.