Nacional

Juan Sánchez Muliterno, presidente de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE)

“Hay que celebrar que por fin la Educación Infantil sea un tema prioritario del debate mundial”

El G20 incluye por primera vez en su agenda un debate sobre la educación en la primera infancia

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles confía en que las intenciones de este documento se materialicen

La Comarca

30/11/2018

(Última actualización: 02/12/2018 14:04)

Imprimir

Durante la cumbre del G20, que se celebra este fin de semana en Argentina, se hará público por primera vez en la historia un documento de consenso entre las principales economías del mundo sobre la prioritaria cuestión de la Educación Infantil.

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE), por medio de su presidente, pone en valor esta declaración de intenciones que “muchas instituciones y asociaciones reclamamos desde hace mucho tiempo”, explica Juan Sánchez Muliterno.

“Por suerte, los grandes líderes mundiales se han dado cuenta que invertir en la primera infancia es clave para romper los ciclos de pobreza intergeneracional y estructural, las disparidades sociales y la desigualdad de oportunidades, un objetivo que enlaza con el deseo del G20 de alcanzar el desarrollo sostenible”.

La agenda del principal espacio de deliberación política y económica del mundo incluye al fin un apartado sobre la importancia de la educación para el desarrollo de habilidades que estimulen un aprendizaje flexible y el empoderamiento económico de las mujeres, para cerrar brechas entre niños y niñas y la promoción de políticas de cuidado infantil que faciliten la participación laboral femenina.

En esta línea, Sánchez Muliterno expresa el deseo de que estas intenciones se trasladen a España y se actúe de una manera decidida durante los primeros 1000 días de la vida del niño, algo que la propia Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) trasladará la próxima semana durante su reunión en el Ministerio de Educación.

En cuanto al documento que se aprobará durante la cumbre del G20 nace con la vocación de garantizar que todos los niños tengan acceso a los servicios básicos y a ambientes sensibles y estimulantes que aseguren su máximo desarrollo.

“Es especialmente importante que este documento tenga un enfoque especial sobre los primeros mil días de vida de los niños”, explica Juan Sánchez Muliterno. “Su alcance será particularmente relevante considerando que el 43% de los menores de cinco años de países de ingresos medios y bajos está en riesgo de no desarrollar plenamente su potencial”.

En el documento se propone:

1. Revisar la inversión para la primera infancia para asegurar que los recursos están siendo destinados a programas de alta calidad con una visión integral de la infancia, así como analizar las situaciones en las que la inversión debe aumentar.

2. Buscar alianzas con bancos multilaterales de desarrollo y el sector privado para desarrollar políticas y programas. Es fundamental que las acciones y estrategias se implementen de manera coordinada para evitar duplicación del gasto.

3. Invertir en los más vulnerables, en las áreas rurales o remotas, en minorías étnicas, en países de bajos ingresos sin acceso a servicios básicos y en áreas en conflicto.

En esta línea, AMEI-WAECE también considera de vital importancia que se creen estructuras de cooperación y conocimiento entre los países, algo que recoge la declaración sobre infancia temprana del G20 en dos puntos:

1. Coordinar esfuerzos, compartir lecciones y experiencias, fomentar la innovación, y mejorar la rendición de cuentas a nivel local, nacional y global. Esto es fundamental para aumentar la efectividad de los programas.

2. Compartir insumos sobre experiencias y mejores prácticas en programas para el desarrollo infantil a la Red de Acción para el Desarrollo de la Primera Infancia, (ECDAN por sus siglas en inglés). Esta plataforma se encargará de elaborar una base de datos que facilite el acceso a la información a los responsables de la toma de decisiones y que evite la duplicación de esfuerzos.

Según explica Juan Sánchez Muliterno, “aunque existen múltiples iniciativas, plataformas y redes que trabajan en diferentes ámbitos del desarrollo infantil en todo el mundo y a todos los niveles, no hay suficiente intercambio de conocimiento e información sobre el tema. De ahí, que la iniciativa sea aún más positiva”.

“Para poder transformar el mundo hay que transformar la educación desde la primera infancia. Reducir las desigualdades desde el inicio de la vida permitirá tener sociedades más justas, y mejor preparadas, y permitirá hacer realizables los urgentes retos de la humanidad”.