Región

El comité denuncia ante la Inspección de Trabajo las diversas formas de esquirolaje con las que la empresa trata de minimizar los efectos de la huelga

La plantilla de Lyreco sostiene masivamente la huelga contra la flexibilidad horaria a la que les somete la empresa

“Lyreco tiene que negociar y acordar los límites de la flexibilidad y la forma de retribuirla; que no piense que con un comunicado diciendo que va a aplicar el convenio va a paralizar la huelga, porque lo que aplica es lo que le da la gana”

La Comarca

07/11/2018

(Última actualización: 07/11/2018 23:47)

Imprimir

El personal de Almacén de Lyreco sostiene masivamente por segundo día consecutivo la huelga contra la flexibilidad horaria a la que les somete la empresa.

Juan Ruiz, miembro del Comité de Empresa por CCOO, ha subrayado y agradecido “la determinación y el respaldo a la huelga por parte de la inmensa mayoría de los compañeros y compañeras” y ha señalado que hoy “el seguimiento es el mismo de ayer: de las 115 personas de la plantilla fija del Almacén, sólo entran a trabajar siete o diez”.

Otra cosa son los trabajadores de ETTs, a los que Lyreco, empresa dedicada a la comercialización de material de oficina y radicada en Alovera (Guadalajara), “llama en mayor número de lo habitual y a los que está exigiendo que echen muchas horas para tratar de minimizar los efectos de la huelga”.

El abuso en la contratación de personal de ETT, superando los porcentajes permitidos en el convenio colectivo de referencia -el convenio estatal del Ciclo del Comercio del Papel y de las Artes Gráficas- es una de las actuaciones de la empresa denunciadas ayer por el comité ante la Inspección de Trabajo.

Los representantes de los trabajadores también han denunciado ante la Inspección los cambios horarios que impuso ayer la dirección de Lyreco incluso a personal con reducción de jornada.

La empresa también trató ayer de disuadir a los huelguistas emitiendo un comunicado en el que afirma que va a aplicar el convenio colectivo, dando a entender que renuncia a seguir manteniendo vigente el acuerdo suscrito en 2009 por el que la plantilla quedaba sometida a disponibilidad y flexibilidad horaria absoluta y no retribuida.

Los trabajadores de Lyreco se vieron forzados a aceptar aquel acuerdo como exigencia de la empresa para afrontar sin despidos la pérdida de pedidos a consecuencia de la crisis. “Pero el acuerdo tenía fecha de caducidad, estaba ligado a la recuperación de los pedidos, que hace ya tiempo que son incluso más numerosos que antes de la crisis, y Lyreco sigue aplicándolo”.

Tras el anuncio de la convocatoria de huelga, e incluso después de fracasado el acto de mediación preceptivo previo, la empresa y el comité mantuvieron la negociación en busca de un nuevo acuerdo de flexibilidad, hasta que la posición inamovible de la empresa en vísperas de la fecha fijada para iniciar los paros llevó a la asamblea de trabajadores a decidir, con el 80% de los votos a favor, ir a la huelga.

El seguimiento está siendo incluso superior a ese 80%, puesto que muchas personas que votaron en contra asumieron la decisión mayoritaria y están secundando los paros.

“La empresa dice ahora que va a aplicar el convenio, pero ¿cómo? Que llame al comité, que se siente a explicarlo, a negociarlo y a firmarlo, porque dice que aplica el convenio, pero aplica lo que le da la gana”.

“El convenio dice que tenemos una jornada anual de 1.771 horas y que sólo se podrán flexibilizar un máximo del 10% y solo en ‘circunstancias extraordinarias’. Nosotros ya dijimos que aceptamos flexibilidad horaria en agosto, en navidades y semana santa, concediendo que estas fechas sean ‘circunstancias extraordinarias’. Pero entre esos tres periodos ya suman más del 10% de la jornada anual”.

“También les dijimos que podemos aceptar su exigencia de adelantar el turno de tarde durante 15 semanas ‘por razones de productividad’; pero que nos lo retribuyan, esa ganancia de productividad no puede ser sólo a cuenta nuestra y a beneficio exclusivo de la empresa”.

“Lyreco tiene que negociar y acordar. Que tenga claro que con un comunicado diciendo que va a aplicar el convenio no va a paralizar la huelga”.

Por otro lado, el comité de empresa pide al subdelegado del Gobierno en Guadalajara que “no se extralimite en el envío de fuerzas del orden a las puertas de Lyreco. Que no malgaste recursos públicos”.

“Anoche, después de muchas horas durante las que los huelguistas permanecimos a las puertas de la empresa sin ningún incidente, acompañados de guardias civiles y policías locales que en ningún momento tuvieron que intervenir, aparecieron de pronto 15, 20 o no se cuántos antidisturbios, con toda su parafernalia intimidadora. Su presencia allí no venía a cuento, sólo somos trabajadores y trabajadoras ejerciendo pacíficamente el derecho de huelga”.