Nacional

Observa la conformación del primer ciclo de educación como uno de los cambios urgentes de la legislación actual

AMEI-WAECE reclama a la comunidad educativa defender la Educación Infantil en la modificación de la Ley de Educación

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) anima a los profesionales de la educación infantil a hacer llegar al Ministerio su opinión sobre el anteproyecto de Ley orgánica de modificación de la actual Ley de Educación

La Comarca

07/11/2018

(Última actualización: 07/11/2018 23:50)

Imprimir

El Ministerio de Educación ha publicado un documento en el que se plantean algunos de los cambios que quieren incluir en un próximo anteproyecto de ley de reforma de la actual Ley de Educación (LOMCE).

Según informan desde la asociación AMEI-WAECE, analizando el documento se comprueba que en ningún momento se habla de la educación infantil, cuando uno de los problemas que tiene la legislación actual es la conformación del primer ciclo de la educación infantil.

Dado que el documento, según el Ministerio, “está abierto hasta el próximo 10 de noviembre a toda la comunidad educativa, que puede opinar sobre los cambios en la ley, y cuyas propuestas serán tenidas en cuenta por el ministerio" desde la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) instan a todos los profesionales de la Educación Infantil de primer y segundo ciclo a “hacer llegar una opinión fundada y necesaria para los intereses de los más pequeños, los cuales además tienen el derecho a recibir una educación digna desde las primeras etapas de su vida”.

Como explica su presidente, Juan Sánchez Muliterno, AMEI-WAECE ha enviado lo que sigue al Ministerio, e invitan a que los maestros hagan lo mismo. El mail para mandarlo es consulta.seefp@mecd.es

Aportaciones al Anteproyecto de Ley Orgánica de modificación de la actual Ley de Educación

Los centros de Primer Ciclo de Educación Infantil están sufriendo una crisis sin precedentes que es urgente y necesario superar. Me permito recordarles la enorme relevancia que este ciclo educativo supone para la vida del niño y su trascendencia en el posterior éxito escolar, como ha quedado demostrado por infinidad de estudios, así como ha sido reconocido por diversos organismos internacionales como la OCDE.

Desde la desaparición de la disposición adicional sexta de la LOGSE, en las posteriores leyes educativas se ha dado pie a que existan centros no educativos que atienden a niños de esta edad. La proliferación de centros ilegales que acogen niños de 0 a 3 años se ha disparado, con la complacencia de las administraciones educativas a pesar de las continuas denuncias. Las madres de día son ya multitud, y como saben, no están reguladas a excepción de la Comunidad Autónoma de Navarra. Lo mismo ocurre con las ludotecas, salas habilitadas en empresas y recientemente con la proliferación de academias de inglés para bebés. A ello hay que sumar que, al ser centros ilegales, están alimentando la economía sumergida y provocan daños formativos en este período tan relevante del desarrollo infantil.

Por otra parte, la situación económica hace, según datos de la reciente Encuesta de Condiciones de Vida, que más de 200.000 familias en España no pueden llevar a sus hijos menores de 3 años a una escuela infantil, lo cual es un atentado a la real igualdad de oportunidades para todos los niños, con lo que, desde el punto de vista social, habría que buscarle solución. No parece lógico que existan conciertos para centros de educación infantil de 2º Ciclo y no se planteen para los del 1º Ciclo.

Por otra parte, y pensando siempre en el bien de los niños, entendemos que la escolarización en los colegios debe comenzar antes de los 2 años, ya sea en centros públicos o privados. Lo contrario, algo muy extendido en España, mo solo atenta contra la legalidad vigente y lo dispuesto en los decretos que regulan este tipo de centros en todas las autonomías al exigírseles, sino que vuelve a representar un perjuicio para la real igualdad de oportunidades de todos los niños.

Como expertos en temas educativos, sabrán que los centros de educación infantil tienen toda una serie de exigencias educativas que, aunque en parte son comunes a los demás niveles de la enseñanza, tienen características específicas.

Nadie pone en duda que una universidad no tiene nada que ver con un centro de bachillerato, tanto desde el punto de vista arquitectónico, como de organización. Lo mismo ocurre con un centro de bachillerato que tiene que tener características distintas de uno de primaria. Siguiendo este razonamiento, nada tiene que ver, desde el punto de vista arquitectónico y organizativo, un centro de educación infantil con uno de primaria. Esto se hace más palpable si analizamos las necesidades y espacios de las aulas de los centros de educación infantil del 1º Ciclo y los de primaria.

Dadas las edades de los niños, en el informe que el Doctor Mialaret realiza para UNESCO, con participación de más de sesenta países, éste afirma de manera categórica que un Centro de Educación Infantil no debe recibir un número demasiado grande de niños por dos razones principales.

• En primer lugar, debe conservar el carácter de una gran familia, en cuyo seno el niño se sienta en seguridad y pueda conocer a todos los demás miembros de la comunidad (niños y adultos, al margen de conocer las instalaciones para poder transitar seguro por ellas) y establecer con cada uno de ellos relaciones de amistad. La educación preescolar, considerada desde la perspectiva de sus elementos sociales, es un vínculo de unión entre el pequeño grupo familiar de unas pocas unidades y el pequeño grupo social relativamente más extenso. Si se impone al niño un paso demasiado brusco de uno a otro, se les puede traumatizar a algunos de ellos y llevarlos, por falta de seguridad, a replegarse en sí mismos y a no establecer los contactos sociales que son indispensables para la formación y el desarrollo de su personalidad.

• En segundo lugar, para conservar ese carácter familiar, en el establecimiento no debe trabajar un número demasiado grande de adultos por razones análogas a las antes expuestas.

Ello nos devuelve una vez más a la exigencia fundamental: conservar en los edificios su carácter de intimidad, con objeto de que los niños pequeños puedan conocer y reconocer fácilmente las caras adultas y las caras infantiles que van a formar parte de su nuevo universo, cosa que no se da en los colegios que incorporan aulas de 2 años.

Como resumen de lo anterior, entendemos que ante una revisión de la legislación educativa para todo el estado español, esta debería recoger los siguientes apartados:

1. Que, por razones de protección a la infancia, los centros privados que acogen de modo regular niños de edades correspondientes al 1º Ciclo de la educación infantil quedarán sometidos al principio de autorización administrativa que otorgarán las administraciones educativas (en definitiva volver a recoger la disposición Adicional Sexta de la LOGSE, promulgada, además, por un gobierno socialista)

2. Que se estudiará un sistema de financiación de la educación infantil de 1º Ciclo, que permita la universalización de la misma.

3. Que los centros de educación infantil de 1º Ciclo deberán construirse en locales de “uso exclusivo” para el ciclo, aislados del resto de edificios escolares.