Opinión

Varapalo del Supremo al Ayuntamiento de Puertollano

El litigio de las obras de accesibilidad entre las barriadas del Carmen y Las Mercedes en Puertollano

En mi opinión, nos encontramos claramente ante una situación de un “enriquecimiento injusto” por parte del Ayuntamiento de Puertollano, que asume la figura según doctrina del “reformado anticipado”

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

07/08/2018

(Última actualización: 07/08/2018 22:04)

Imprimir

Al parecer nos encontramos ante una Sentencia de nuestro Alto Tribunal, relacionada con la suscripción de un Convenio entre el Ayuntamiento de Puertollano y la Junta de Comunidades de Castilla y La Mancha – por reclamación de la obra de Accesibilidad de las barriadas del Carmen y de las Mercedes en Puertollano -.

El capítulo económico del supuesto de hecho asciende a la cantidad de 1.818.355 € más 4.000 € de costas procesales.

Al no haber tenido acceso al Expediente y tampoco poder valorar las actuaciones procesales, nos detendremos únicamente en el supuesto que da origen al litigio y que aparentemente procede de la existencia de una modificación del proyecto, aprobada por el Ayuntamiento de Puertollano en abril de 2011, y que no fue comunicada a la Administración autonómica, siendo posteriormente rescindido por la Consejería de Fomento según un medio local.

En mi opinión, nos encontramos claramente ante una situación de un “enriquecimiento injusto” por parte del Ayuntamiento de Puertollano, que asume la figura según doctrina del “reformado anticipado”, beneficiándose de la supuesta obra realizada, por un lado, y por otro, el empobrecimiento correlativo de la Junta de Comunidades, que tiene que hacer frente a un tema no autorizado por ella y forzada por unas circunstancias de carácter unilateral y desconocidas.

Según Vázquez Matilla se definen estas circunstancias anómalas, como una variación del Convenio que se ejecuta antes de ser autorizada y aprobado el Modificado de obra.

El “enriquecimiento injusto” tiene su origen histórico en el Derecho Romano, para posteriormente ser asumido por LAS PARTIDAS DE ALFONSO X EL SABIO. (nadie debe enriquecerse torticeramente causando daño a otro), posibilitando la reclamación reparadora.

Finalmente, citar al Consejo de Estado, cuando en su Dictamen del 06.11.1997, manifiesta: La Modificación de los Contratos, se encuentra sujeta a unas solemnidades en su aprobación que se constituyen como esenciales, de tal forma, que para llegar a la novación contractual y a la ejecución de las obras objeto del proyecto modificado, primero, y de la novación, después, hay que seguir por sus trámites, y en su orden, el procedimiento legal instituido.

Otro el 1281/1994, creo que es el que mejor, se identifica doctrinalmente con el caso que nos ocupa, y se refiere al “reformado anticipado”, por haberse introducido modificaciones en la obra, sin esperar a su aprobación y contraviniendo el procedimiento establecido.

El columnista es coautor en su última obra y trata de forma pormenorizada el comportamiento de esta figura jurídica, de singular aprecio por su especialidad, pero que obvio y natural, no debe realizar publicidad gratuita de la misma.

A tenor de lo expuesto, entiendo que en este caso lo citado respecto a la Sentencia del Supremo, se ajusta plenamente a derecho.

A JOSE M. MARTINEZ ARIAS, natural de Puertollano y Abogado laboralista retirado.

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho (Cum Laude)

Diplomado en Estudios Avanzados U.E.

Caballero de Mérito por Real Orden Noruega

www.modificadosobraspublicas.com