Argamasilla de Calatrava

Fue el año en el que se agravó la crisis económica

El desempleo en Argamasilla de Calatrava vuelve a índices del año 2011

Satisfacción en el municipio por su reconocimiento como Zona Prioritaria de Castilla-La Mancha

La Comarca

07/08/2018

(Última actualización: 07/08/2018 16:03)

Imprimir

La positiva evolución a la baja de los datos del paro en Argamasilla de Calatrava ha posibilitado para este municipio ciudadrealeño, que cuenta con polígonos industriales ocupados por diversos sectores de actividad, volver este mismo a la misma tasa de desempleo que regía en 2011, año en que se agravó la crisis económica.

En el ecuador de 2018 el número de personas afincadas en la localidad y que carecen de trabajo es de 565, cuando en junio de hace siete años era de 589. Entre ambos hitos temporales, la población rabanera sufrió como tantas otras el azote de una situación muy seria que llevó a alcanzar los 768 parados.

Desde el equipo de Gobierno se subraya que “si bien queda todavía margen para mejorar y en ello seguimos trabajando, lo cierto es que la recuperación del mercado laboral en Argamasilla es un hecho y más allá de que desde Administraciones como la nuestra gestionemos planes de empleo, la propia dinámica empresarial e industrial atraviesa nuevos revulsivos que propician las contrataciones de personal”.

Evolución constante a la baja

José Antonio García Serrano, concejal de Empleo, expresa así la satisfacción consistorial ante una realidad que refleja “la evolución constante, a la baja, en sectores especialmente determinantes como son la construcción o los servicios, acompañada también por datos esperanzadores en agricultura”.

El munícipe confía en que con la inclusión del municipio en el reglamento de Zonas Prioritarias de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, “confiamos en que esta tendencia también se traslade a nuestro sector industrial, gracias a los incentivos y medidas que nuestras empresas van a recibir tras la estupenda decisión del Gobierno autonómico y sensibilidad para con Argamasilla de Calatrava”.

De hecho, como informa el propio Ejecutivo castellano-manchego, las líneas de ayudas contempladas se destinan a empleo y formación, autoempleo y emprendimiento, fomento y potenciación de la economía social, empresas, competitividad e internacionalización, turismo, comercio, artesanía y cultura, industria, energía, medio ambiente y economía circular, innovación y desarrollo tecnológico, suelo industrial, industrias agroalimentarias, mejora de explotaciones agrarias, regadíos e incorporación al tejido empresarial de jóvenes en la agricultura, servicios de ayuda y atención a personas en situación de dependencia, servicios de proximidad para la atención de personas y financiación y captación de inversiones.

“Sin duda una gran noticia para Argamasilla de Calatrava, porque entre otras cosas va a suponer un incremento del 20 por cierto en la intensidad de las ayudas recibidas durante un horizonte de al menos estos próximos cuatro años”, tiempo suficiente en opinión de García Serrano, para que el municipio vuelva a ser “plenamente competitivo”.

Planes de empleo y formación

En estos años, además de los planes de empleo que se vienen sucediendo para paliar durante unos meses la falta de ingresos entre quienes carecen de empleo, el Consistorio rabanero viene promoviendo también diferentes puestos destinados a servicios municipales como la Universidad Popular. Además, se han elaborado bolsas de trabajo para plazas como oficial de pintura, coordinador de actividades deportivas, auxiliar administrativo, etcétera.

A nivel formativo, también el municipio viene haciendo una importante apuesta en esta faceta, con diversidad de cursos homologados y con certificado de profesionalidad que permiten a sus participantes allanar la entrada en el mercado laboral y hacerlo en las mejores condiciones. Para ello habilitó un aula reglamentaria que facilita a consultoras la impartición de contenidos y también se ha beneficiado del programa ‘Emple@’ de Diputación.

Y en breve, además, se va a poner en marcha una Escuela Taller destinada a recuperar el patio manchego de la Casa de la Inquisición para ofrecer usos culturales y de cuyos trabajos se van a hacer cargo ocho jóvenes durante seis meses, que aprenderán a la vez diversos oficios.