Cultura

Imágenes del Ayer

Las históricas penurias económicas de las escuelas del Ave María en Puertollano

A mediados de la década de los 50 se construye en parte de su solar el Mercado Central de Abastos y se aprovecha para derruir las obsoletas instalaciones

José Domingo Delgado Bedmar

15/07/2018

(Última actualización: 15/07/2018 16:56)

Imprimir

Ya no se llamaban escuelas del Ave María sino Colegio Nacional Ramón y Cajal, pero todo el mundo seguía llamándolo con su antiguo nombre. En Puertollano se establecieron estas escuelas en 1916 y, dada la escasez de medios, lo hicieron en los bajos de la Plaza de Toros.

El propio Padre Manjón, que fundó las primeras escuelas en Granada en 1889, vino a Puertollano para tratar de solucionar los problemas económicos planteados: Pronto se creó un Patronato a cuyo frente se pusieron industriales tan acreditados como Don Jorge Alcántara Palacios y Don José Díaz Díaz, y con las 53.000 pesetas que se lograron reunir y un empréstito por otras 50.000 se adquirieron unos terrenos en las inmediaciones de la Plaza de Toros y allí se comenzaron a construir las primeras seis aulas en junio de 1.918. Entonces había en Puertollano otros colegios: las Escuelas San José, en la calle del mismo nombre; el Centro Popular de Instrucción, en cuyo solar se edificó más adelante el ambulatorio “Santa Bárbara” en la calle Lope de Vega; y el Colegio Municipal Virgen de Gracia, adosado a la ermita de la Patrona. Pronto los problemas económicos se agudizaron para el Ave María y se intentó la venta del Colegio al municipio, asunto que se prolongó durante muchos años. Por fin, a mediados de la década de los 50 se construye en parte de su solar el Mercado Central de Abastos y se aprovecha para derruir las obsoletas instalaciones y construir los tres pabellones que, con un total de 10 aulas, subsistieron hasta su reciente remodelación.