Puertollano

Entrevista con Pedro Antonio García Sánchez "Pedrito"

Pedrito: "El Calvo Sotelo de Puertollano ha sido el club donde mejor he estado"

Ha sido bombero, defensa central con varios equipos de fútbol entre los que está el Calvo Sotelo, director de la escuela de fútbol base de Puertollano e incluso entrenador de la selección castellano manchega alevín en la que pudo conocer a un jovencísimo Iniesta

Víctor Rivilla Cañadas

12/06/2018

(Última actualización: 12/06/2018 15:55)

Imprimir

Pedro Antonio García Sánchez "Pedrito" ha podido cumplir el sueño de la mayoría de los niños, ser bombero durante 28 años y futbolista durante 14 temporadas en la cantera del Atlético de Madrid, en el Badajoz cuando tuvo que hacer la mili, concretamente el año que murió Franco, en el Cádiz cuando jugaba en primera división, en el Terrassa y en el Calvo Sotelo de Puertollano cuando compitieron en segunda división, en 1975, y en equipos amateur como el Almagro o el Miguelturreño.

Cuando colgó las botas, siguió vinculado al fútbol, tanto de director de la escuela de fútbol base de Puertollano durante 8 años y como seleccionador de la selección castellano manchega alevín entre 1992 y 1994, periodo de tiempo que le dio tiempo de ver como Andrés Iniesta empezaba a demostrar su valía como futbolista.

Es extremeño de nacimiento, lleva media vida viviendo en Puertollano y actualmente está desvinculado del mundo del fútbol. Sin embargo, yo he tenido la oportunidad de tener con él la siguiente entrevista:

No ha pasado un mes desde la muerte de Odair y todavía nos sigue pareciendo reciente su muerte, sobre todo para gente que pudo ver al mejor Calvo Sotelo de su historia. ¿Qué significó la llegada de un jugador brasileño como Odair a Puertollano, sobretodo en los años 70 y que aportó al club en sus 3 temporadas de azul?

“Fue una novedad porque era un jugador técnicamente y tácticamente superior, ya que los jugadores brasileños estaban más avanzados que los españoles, por ejemplo, destacaba por su conducción y su habilidad para desmarcarse.

Con respecto al club, Odair fue un jugador que tenía carta de libertad, por lo que pasó a ser propiedad del club, y cuando se vendió al Levante, el club pudo ganar dinero con su traspaso. Eso era difícil para el Calvo Sotelo porque la mayoría de los jugadores solíamos venir cedidos del Atlético de Madrid y del Betis”.

Con respecto a ti, ¿cuál es tu mejor recuerdo como jugador del Calvo Sotelo? ¿Cuál fue tu peor recuerdo?

“Mi mejor recuerdo fue cuando conseguimos ascender a Segunda División en la temporada 1974-75, y además, fuimos campeones de grupo. Mi peor recuerdo fue cuando tuve que irme del club en 1984. Había conseguido sacar una plaza de bombero, podía compaginar mi vida de bombero y de futbolista y si conseguía ser convocado en más de 15 partidos, me duplicaban el sueldo. Sin embargo, cuando llegué a las 14 convocatorias, dejaron de convocarme. Por tanto, tuve que pedir la baja”.

Después de haber jugado la temporada 1976-77 en el Calvo Sotelo, tuviste la oportunidad de formar parte de un equipo de 1º división, el Cádiz.C.F. Sin embargo, no tuviste los minutos que quisiste. ¿Qué circunstancias no te permitieron triunfar en tierras gaditanas?

“Le dieron 5 millones al club por mi traspaso. Jugué cinco partidos de Copa en los que pude marcar dos goles y solamente me convocaron para dos partidos. Esto se debió por dos razones: en primer lugar, la plantilla era numerosa, 24 jugadores y había jugadores con más calidad que yo que hacían más dura la competencia. Por ejemplo, Canito (central que acabó jugando en el Barça), el vasco Urruchurtu o José Catalán Catalán”.

Después de tu experiencia en Cádiz, volviste a Segunda División, concretamente al Terrassa. ¿Cómo valoras tu temporada a nivel personal y por qué crees que se descendió de categoría?

“Se bajó de categoría porque se ficharon a jugadores con mucho nombre como Ferrer Díaz (centrocampista del Hércules), Rubial (extremo derecho internacional procedente del Zaragoza), pero no rindieron al nivel esperado, sobretodo, a la hora de marcar gol.

Fui titular en aquella temporada, pero decidí rescindir el contrato al haber descendido, el club me debía 300.000 pesetas y volví al Calvo Sotelo porque ha sido el club donde mejor he estado y además, mi mujer ya vivía allí.

Sabemos que jugaste en las categorías inferiores del Atlético de Madrid, al igual que el malogrado Salvador Asensio. ¿Qué te aportó como futbolista el hecho de formar parte de una de las mejores canteras del fútbol español?

“Cuando me fui al Atlético, vivía en una nube, entrenaba los jueves con los grandes (Rubén Cano, Gárate o Luis Aragonés). Además, vivía con el central colchonero que en aquel momento era paisano mío, Eusebio, y fue mi mentor.

Aprendí a llevar una vida de futbolista profesional, tanto a la hora de prepararme y sobre todo, supe mantener los pies en la tierra porque la humildad es importante para un futbolista.

¿Cuáles son los mejores jugadores a los que te has enfrentado cuando jugaste en la División de Plata?

“Los tres mejores jugadores con los que me he codeado han sido el búlgadro Ciofy (del Castellon) Chaves (pichichi de la temporada 1976-77 con el Salamanca) y Bio (del Terrasa que lo ficho posteriormente por el Barcelona). Menciono a delanteros porque ellos eran los más valorados en el mercado y a mí siempre me tocaba “bailar con la más fea”.

Sabemos que el C.D.Puertollano desapareció, renació con el nombre de Calvo Sotelo y ha vuelto al fútbol de categoría nacional. ¿Qué debería hacer la actual directiva para evitar los errores del pasado? ¿Qué se debería llevar a cabo para que una ciudad tan pequeña como Puertollano pueda llegar a ser un buen equipo en el fútbol profesional al igual que lo han hecho el Huesca o el Eibar?

“Para empezar, no deberían gastar el dinero inútilmente al fichar un jugador que tenga mucho nombre, pero que luego no tenga la calidad suficiente para rendir bien en el equipo.

Para llegar al fútbol profesional, se tiene que establecer una buena cantera, que los entrenadores apuesten por ella y que haya 3-4 entrenadores que ejerzan la capitanía del equipo.

El Calvo Sotelo ha tenido un gran año y no solo por su ascenso a tercera división, sino por el Juvenil Masculino y por el Cadete Femenino que ha ganado trofeos y ha sacado jóvenes promesas, como la nieta pequeña del mítico Chone. Por tanto, ¿crees que sería una buena idea que el Calvo Sotelo tuviera un equipo Senior femenino porque muchas chicas están demostrando el talento que tienen?

“La idea es buena, pero no tenemos la cantidad suficiente de chicas para estar federados y por tanto, que les ocurra como al Puertollano Cid Travel que tuvo que desaparecer por falta de jugadores.

Cuando dirigiste a la selección castellano manchega de alevines, tuviste el honor de entrenar a Andrés Iniesta. ¿Qué aprendiste en aquellos dos años de seleccionador? ¿Cómo era Iniesta? ¿Prometía en aquellos años?

“Aprendí poco porque se te da poco tiempo para entrenar con los niños y aún así fuimos quintos en el campeonato de España de selecciones regionales de Coruña en el año 1993-94. A Iniesta se le veían cosas diferentes a los demás como el regate el control se juego y la agilidad. Era introvertido, pero era muy educado.